Guerra personal de Fidel Castro

Un nuevo intento de mejorar el diferendo entre Cuba y los EU promueve Barak Obama el ocupante de la silla presidencial de la gran nación. Más de una docena de presidentes han ocupado ese cargo en el transcurso de las más de cinco décadas de gobierno comunista en la Isla dirigido por la dinastía Castro y el partido comunista como único representante legal según la constitución del feudo en que convirtieron la nación. Cada uno ha emprendido la gestión con distinta estrategia política y en diferentes circunstancias porque en cada ocasión el gobierno de la Isla, ignorando los intereses del pueblo y respondiendo a los del poder, ha creado las condiciones para burlar el propósito pacífico y reactivar la discordia. Repasando la historia, a la que no tengo ni el conocimiento ni el acceso veraz para nombrar con exactitud, podremos comprobar la vileza y la perversidad del gobierno isleño aplicado en los distintos momentos, utilizando  la justicia social como justificación y al pueblo como escudo para conservar el conflicto. Todos infectados por la soberbia, el falso patriotismo y el fraude de la independencia.

Al poco tiempo de ocupar el cargo en la Casa Blanca Obama intentó mejorar  las relaciones entre los dos estados con vistas a una reconciliación que, en apariencia y por la falsa divulgación del comunismo, puede parecernos entre el  pueblo norteamericano y  el cubano, o entre los dos estados, pero que la realidad nos demuestra que somos nosotros los cubanos quienes hemos tenido la necesidad de la reconciliación. Desgraciadamente son las familias cubanas las desintegradas por la emigración o la escapada huyendo del enfrentamiento al régimen. Son los cubanos los que nos enfrentamos unos a los otros por la sobrevivencia.

Todo parecía marchar bien aun con la gran injusticia de ignorar la oposición tanto exterior como interior que, en última instancia, obviando algunas diferencias de intereses, concuerdan en el objetivo común  de hacer de Cuba una nación en la que se materialice la libertad y el derecho para todos por igual. Sin embargo ni aun de esa forma fue aceptada por la alta jerarquía gobernante acostumbrada a la imposición de sus intereses antes que los justos reclamos del país como patria, pueblo y nación y no como un partido político. El beneficio más directo de tal gestión  lo recibiría  el pueblo cubano tanto de un lado como del otro y sin condicionamientos políticos para el ejercicio de sus derechos.

Entonces comenzaron las intrigas políticas primero con insinuaciones cargadas de cinismo y desidia en   algunas reflexiones del enfermizo  coma andante. Le siguieron como es usual  otros  sátrapas  con provocadores discursos oficialistas culpando al vecino país de todas nuestras miserias. Toda esta jerga de soberbias y envidias,  enriquecida con el morboso dialecto de la prensa oficialista vendida al poder dándole el más ruin de los enfoques, muy diferente y alejado de toda razón de justicia.

El caduco y obsoleto  método de la  guerra fría estaba nuevamente en acción pero ahora  en un mundo  cada vez mas interrelacionado y comunicado, además de  los estrechos lazos entre los cubanos, lo condenaban  a un fracaso seguro. Las falacias del socialismo sumadas  a las demagogias filosóficas y los subterfugios gubernamentales ya no prenden en el pueblo con la facilidad de los primeros años después del 59. Era necesario buscar un pretexto más efectivo, visible y eficiente  para hacer fracasar las intenciones, algo que involucrara más directamente al gobierno norteamericano y ahí estaba el pobre Alan Gross, llegado a la sazón para hacer un gesto de pragmático  humanismo para Cuba  y  la humanidad y  no una violación de leyes que constituyen delitos graves en la mayoría de los países incluyendo los Estados Unidos como declara en suma desvergüenza la Directora del Departamento de Estados Unidos de la Cancillería Cubana Josefina Vidal, y por lo cual fue juzgado más tarde el subcontratista en uno de los más arbitrarios e incivilizados  juicios de los tiempos modernos.

Cuba es uno de los pocos países donde los derechos internacionales pertenecen a un grupo de delitos contra la seguridad del Estado y la soberanía nacional, evaluados así constitucionalmente.

No podía  perderse la oportunidad de una mercancía tan valiosa que utilizada con astucia y maldad podía alcanzar cuatro exclusivos valores.

Persuadir y atraer  la atención internacional acerca del embuste de calificar de  mercenaria las autenticas aspiraciones de libertad de un grupo valeroso de cubanos, y la intromisión en los asuntos internos de Cuba por parte de los EU.

Presionar al país en cuestión para  la liberación de los cinco espías cubanos que un poco quedaba solapada tras los acontecimientos del Oriente.

Reactivar la protesta internacional contra el embargo y atemorizar el internacionalismo libertario hacia Cuba. Porque Cuba puede inclusive enviar su ejército a combatir en cualquier estado en contra del gobierno, y es un derecho, pero considera un acto terrorista cualquier gesto de bondad hacia un cubano que de forma pacífica exija sus derechos.

Sobre Allan Gross y su familia se cometería el crimen perfecto donde ellos serian las víctimas. Sin embargo, la campaña política intentaría hacer parecer al norteamericano como un asesino.

Estas son las campañas políticas usuales de la indolencia del poder dictatorial del régimen: confundir a las víctimas con los victimarios y siempre por supuesto los victimarios son los Estados Unidos.

Los resultados son apreciables al simple análisis. La justicia encerrada en las egolatrías y las soberbias del poder.

Hoy permanece enfermo y  en prisión injustamente el humanitario norteamericano. Todo parece indicar que es el mayor de los obstáculos para la normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos que traerá como consecuencia la reconciliación entre los cubanos. Yo no lo veo así, el peor obstáculo para estas relaciones  es el poder enterado de que en esa gestión de normalidad se verá   obligado a devolverle los derechos y las libertades al pueblo y a la instauración de un régimen democrático donde poco o ninguna efectividad tendrán las ideas del totalitarismo comunista, es una maniobra burda y llena de bajeza pero creo en el arrepentimiento y el  perdón aun de los asesinos.

Beneficios del canje.

Las causas por las que cumplen prisión los cinco espías no son ni remotamente comparables a la de Alan Gross, pero las terribles consecuencias aplastan indolentes al  bondadoso hombre que, lleno de humanismo y sensibilidad por su prójimo, se consume en una celda de las cárceles cubanas y su familia atormentada por el sufrimiento llora cada noche su ausencia. Mientras el poder que lo ha encerrado disfruta de tal barbarismo.

Las campañas políticas y todas las gestiones  con relación a los cinco espías son pagadas con los recursos del pueblo, sus familias tienen el privilegio de recorrer el mundo sin preocuparse por  saber qué niño cubano se fue a la cama sin leche, qué padre cubano sudó la camisa durante todo el día y después se vio en la necesidad de robar para poner alimentos sobre la mesa, que madre cubana derrama una lágrima por el hijo ausente, en la cárcel o el exilio. A qué medico internacionalista se le entregó solo la tercera parte de los beneficios reportados al Estado.  Qué sacrificio tuvo que hacer el exiliado para enviar un dinerito desde el extranjero y después el poderoso Estado le roba el 20 %. Porque de todos estos impuestos a la justicia sale el dinero de estas campañas.

El canje del norteamericano por los cinco espías no dañaría su  honor o  dignidad, tampoco la de los Estados Unidos, en realidad y de diferente forma ambos han sido víctimas de las macabras y perversas maniobras del poder dirigido por la dictadura en la continuación de la guerra personal contra los EU iniciada por Fidel Castro en la que involucró al inocente pueblo. Para las familias de los hermanos al rescate las más afectadas por  la red de espías, debido a la pérdida física de sus valiosos  seres queridos que habían salvado incontables vidas en el estrecho de la florida, náufragos  victimas también del poder no creo que le sea ofensa, ni humillación el perdón, además creo que la calidad humana y cristiana de  esas sensibles personas está por encima de toda soberbia mundana, odios políticos  y rencores vengativos que si son propios de las autoridades castrocomunistas.

Aunque para la banalidad del miserable y misantrópico poder sería considerada como un triunfo y la sentencia de “volverán” lanzada por el perverso coma andante se cumpla, creo por encima de toda esta miseria humana del indigno gobierno que una lágrima menos de la familia Gross, un minuto más de libertad para el héroe, un dólar menos de los recursos del pueblo mal gastado y un niño más que tenga la posibilidad de ir a la cama con leche serian una gran recompensa del canje.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Guerra personal de Fidel Castro

  1. Y dónde queda la justicia si se hace ese canje?

  2. Historicamente, cada vez que un gobernante norteamericano ha intentado llegar a una conversacion, la tirania castrista ha respondido con acciones encaminadas a echar por tierra cualquier acercamiento del gobierno americano: la Primavera Negra, el homicidio de los pilotos de Hermanos al Rescate, el secuestro de Alan Gross, solo para mencionar algunos de los mas recientes.
    Al castrismo no le interesa un dialogo y sabotea cualquier intento para mantener su aura de victima y ocultar su verdadera esencia de victimaria de todo un pueblo.
    En particular, veo muy mal que cualquier gobierno inicie conversaciones de cualquier tipo con la tirania castrista porque el unico dialogo valido seria con el pueblo cubano y la oposicion. Un dialogo interno como tantos han propuesto y no las golpizas, las detenciones, la prision y el asesinato que han dado como respuesta los agentes represores del castrismo.

  3. Paco Perez dijo:

    No creo esta vez que tengas razon.Lo digo por mi mismo,que no albergo rencor contra la mafia castrista,pero tampoco me creo Jesus Cristo para poner la otra mejilla.El hecho de que no tengan que gastar mas dinero del pueblo en absurdas campanias,no garantiza ningun vaso de leche para los ninios cubanos ni que la maldad del repugnante regimen merme de alguna manera,al contrario,les dara razones para emprender nuevas campanias de distraccion y gastos innecesarios. Ellos estan en un sobresalto con el contratista,pues se comenta que su salud se deteriora paulatinamente,lo que pone al regimen en una encrucijada contra el tiempo. Saludos

  4. 154 % de acuerdo con Paco Pérez…
    Conociendo el paño…te inventan algo nuevo..!!
    Disculpe pero “de buenas intenciones está está lleno el camino al infierno”…

  5. barbaro dijo:

    LA TIRANIA CASTRISTA NO QUIERE NINGUN CAMBIO QUE PUEDA CONDUCIR A LA DEMOCRACIA NI AL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS,NO LO HARA CON NINGUNA ADMINISTRACION DE GOBIERNO DE NINGUNA PARTE DEL MUNDO,NO SOLAMENTE CON LOS ESTADOS UNIDOS,LOS CASTRO HAN INTRODUCISO EL COMUNISMO EN VENEZUELA Y OTRAS PARTE DE LA REGION,ES IMPOSIBLE PENSAR QUE LOS CASTRO PUEDAN HACER UN CAMBIO PACIFICO HACIA LA DEMOCRACIA,LOS CUBANOS HASTA QUE NO DESLEGITIMEN AL REGIMEN COMO GOBIERNO PACIFICAMENTE,RENUNCIANDO A LA CONSTITUCION NO VERAN EL CAMBIO,LOS CIUDADANOS SON LOS QUE LEGITIMAN O DESLEGITIMAN AL SISTEMA IMPERANTE EN LA ISLA POR SU PROPIA VOLUNTAN,CUANDO EL REGIMEN DEJE DE SER LEGITIMO ANTE EL MUNDO VENDRAN LOS CAMBIOS HACIA LA DEMOCRACIA EN CUBA.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s