Cuestiones de respeto que Raúl Castro no respeta

“Reiteramos, una vez más, a las autoridades norteamericanas la disposición de Cuba al dialogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, sobre todos los problemas bilaterales. Continúan sobre la mesa nuestras ofertas de cooperación en cuestiones de interés común´´, pero, “ sin precondiciones o gestos previos, jamás renunciaremos a la defensa de la independencia y autodeterminación´´. Son palabras del presidente Raúl Castro ante el Parlamento. Como si se pudiera   confiar en el uso de la palabra respetuoso  ejercida  por el presidente de un Estado al frente de un  único  partido de gobierno que no respeta los derechos humanos. ¿Es que acaso la palabra respeto condiciona su significado al poder que la utilice?

En el preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos y aprobada por Cuba  dice: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables a todos los miembros de la familia humana. Que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad´´ … y más adelante, en el primer artículo expresa que  “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros´´ y el segundo que  “toda persona tiene todos los derechos y libertades en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o de cualquier otra índole´´.

Raúl Castro se dirige al gobierno norteamericano como si desconociera que la presidencia cubana antes representada por Fidel Castro y ahora por él ha hecho caso omiso a las consideraciones y condicionado públicamente el ejercicio de la libertad, la práctica religiosa cristiana y la opinión política al ejercicio del poder como si eso no formara parte del respeto. La discriminación pública y solapada, la exclusión social, el ostracismo, el presidio y el destierro han estado plasmados en los programas de gobierno y no como casualidad sino como objetivo y propósito. Hasta las últimas reformas acompañadas de demagógicos discursos declamando libertades y derechos  están llenas de mentiras por un lado y  vergonzosas  calumnias a la oposición y a los Estados Unidos  por otro. ¿Qué respeto puede creérsele a Raúl Castro y al gobierno, si sigue penalizada la discrepancia política en franca y descarada violación del derecho plasmado en el articulo numero 19:“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir información y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión´´. Y en el 20 “toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación pacífica´´. ¡Cómo se asume el respeto cuando  las casas de los pensadores diferentes a la ideología comunista amanecen cercadas por  agentes de la Seguridad del Estado y policías a su mando ante la suposición de alguna reunión con fines netamente pacíficos! Esto,  para impedir la salida o llegada de algún atrevido a desafiar el poder. Cómo se puede aceptar el respeto cuando decenas de cubanos son detenidos y golpeados impidiéndoles el ejercicio de esos derechos. Cómo es posible que un presidente de una nación no respete los derechos internacionales ni los de su pueblo y pretenda que el presidente de otra nación le crea. ¿Cuáles son las ofertas de cooperación y de interés común que están puestas sobre la mesa? ¿Se contemplan en ellas los derechos y las libertades inalienables por condición humana? ¿Dónde queda la oposición, encima o debajo de la mesa? Esta gran masa de cubanos que ya componen más del  50%  sumando  entre la exterior y la interior que aunque existe diversidad en trivialidades contemplan los mismos objetivos de democratizar, y reconocer que Cuba más allá de ser un feudo o un partido político como está concebida por el poder, es un pueblo, un país, una nación, una patria de cubanos antes que todo.

Podría considerarse injusto que los Estados Unidos condicionaran las relaciones a un cambio de gobierno, a la destitución del presidente y toda esta caterva de mediocres que han hundido al país en la miseria material y espiritual con sus ególatras improvisaciones. Aunque sería  correcto; árbol que no da buen fruto córtalo y échalo al fuego, pues tampoco dará buena semilla. Están plagados de    soberbias y necedades con escasa receptividad y menos comprensión  de la libertad plena, esto los convierte en acéfalos que obstaculizan el progreso. Pero las razones democráticas no deben ser discriminatorias. Sin embargo, que los EU condicionen las relaciones al ejercicio colectivo de los derechos humanos por parte del gobierno comunista, esto además de ser justicia es digno de elogio, honorable más que a la gran nación a la pequeña isla. ¿Es que acaso la esencia que sostiene la gran representación del pueblo en el poder compuesta por el partido comunista está definida por la inexistencia de otro partido? ¿Es tan débil y frágil la confianza depositada en el pueblo hacia los líderes del  partido gobernante que no se puede ni tan siquiera poner a prueba la transparencia en  elecciones como fue capaz de hacer Hugo Chávez en Venezuela?

No pretendo oponerme a las relaciones entre ambos países, el poder cometió cuatro grandes errores que a largo plazo han sido como un bumerán: negación, exclusión y persecución de la religión cristiana y la oposición política buscando su exterminio; no considerar la existencia de la propiedad privada sirviendo a intereses sociales y la  permanencia de la ruptura de las relaciones con EU. Todo esto derivó en una secuencia destructiva en términos generales  de toda la nación. Raúl Castro aun sigue afanado en que Cuba propone la cooperación sin precondiciones. Estas insinuaciones de pasar por alto los derechos, las libertades y la oposición caen en las precondiciones. Pero es ignorante ante su propia condición de poder. La oposición existe y ocupará un espacio político de una forma o de otra, como también de una forma o de otra se restablecerán las relaciones con los Estados Unidos. Solo queda esperar del presidente Obama una respuesta y actuación con el respeto suficiente que le ha faltado a la presidencia cubana donde el grito de dolor del pueblo de abajo y de adentro sea escuchado antes que todo grito. Quien no respeta a su pueblo difícilmente será respetuoso en la relación con un pueblo extranjero.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cuestiones de respeto que Raúl Castro no respeta

  1. Javier dijo:

    Es una una pena como esta Cuba con el potencial que teneis, potencial humano sobre todo, con ganas de hacer cosas y solo os encontrais trabas por todas partes, es como si el regimen hubiera ido mas lejos que la oscura novela de George Orwell, 1984, sobre los totalitarismos, y es que la realidad siempre supera la ficcción. Los regimenes personalistas no acaban bien, deberian haber tomado buena nota vuestros jefes de lo que sucedió en la Europa del este, y tarde o temprano la democracia estará a la vuelta de la esquina.

    Bueno, lo de dices que quien no respeta a su pueblo difícilmente será respetuoso en la relación con un pueblo extranjero, llevas razón, pero algunos politicos pueden hacer de la demagogia su forma de ser y sacarse de la chistera, como un mago, y quedar bien con los de fuera y no tan bien con los de adentro. Te lo dice un español, que tiene un gobernarte tan respetuoso con Bruselas que esta haciendo con sus medidas sean cada vez mas impopulares entre sus ciudadanos y compatriotas. Hoy por hoy, en España, aqui no gobierna ningun español, nos gobiernan desde Alemania y la economia de los mercados. Aqui cada vez hay mas gente que emigra. Ya sé, aqui tenemos la libertad de expresión y de reunión, oposición, etc pero preguntale a un trabajador sobre la opinión que tiene de los politicos (ya sean de izquierdas o derechas) y te quedaras pasmado de su apatia y desilusión, su falta de confianza en la clase politica (salvo los que tienen el carne del partido correspondiente, los que menos). Llegan al poder y hacen lo que les da la gana. Estan desmantelando el estado de bienestar por el del malestar, cada vez hay mas pobres.

    Espero que Cuba el cambio llegue cuanto antes, pero no creais que la democracia es un camino de rosas. Los mecanismos de represión son mas refinados y quedan en manos de los anominos mercados. Y la mediocridad entre los politicos parece que Dios la repartio con mucha equidad entre todos los paises, lastima que en vuestro pais tenga tanto poder. Ahora bien, que tampoco el espere respeto por parte de los suyos cuando llegue el oportuno momento del cambio. Las lecciones de la Historia estan ahi, y por desgracia, se acabaran repitiendo en tu pais.

    Un saludo y buena suerte en tu lucha.

    Javier

    • agustinv dijo:

      Profundo comentario, yo solo quiero por ahora un pais donde el hombre tenga dignidad y aunque el poder sea de los ricos que el hombre pueda ganar su pan sin denigrarce ni corromperce forzado por la necesidad

  2. Esas proposiciones de RC son una descarada demagogia. ¿Por qué no conversa con el pueblo cubano?

  3. juafrantines dijo:

    Son tantas las cosas de mi Cuba hermosa que se pueden cosiderar como falta de respeto que, por ejemplo, en desdecuba.com hay una partida de bergantes que no promedian 4 pots por mes.
    Ahi estan exibiendose porque un dia escribieron algo sin importancia y no les ha ocurrido mas nada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s