La elección.Caminos de libertad 2parte

 

Cuántos caminos en busca de libertad se ha visto el hombre obligado a elegir en el trascurso de su existencia, para formar y conducir sistemas sociales, es casi una incógnita. El más usado de todos y también el más inhumano e irracional ha sido, así lo creo, la violencia: el matar a otro ser humano que supuestamente lo oprime y le niega la libertad que por derecho y condición humana le corresponde. Si bien es cierto que en apariencia conduce a la libertad las secuelas que dejan las guerras hacen detenerse o retroceder el progreso de la humanidad. En este contexto el cubano ha superado todos los pronósticos, después de la toma en forma violenta del poder por el dictador Fidel Castro hemos utilizado métodos y formas que si bien tienen como razón esencial conservar la vida, la denigran de tal forma que hacen indigna su existencia.

La corrupción es una consecuencia de la concupiscencia que innegablemente forma parte de las sociedades, en unas más que otras pero cuando ésta se generaliza sin dudas el sistema ha fracasado y la condición humana pasa a formar parte de los residuos de la justicia social después de satisfacer las egolatrías del poder.

El hombre desposeído de sus medios de producción queda imposibilitado prácticamente del sustento, que paradójicamente es uno de los objetivos teóricos de la formación socialista donde el trabajo debe servir para satisfacer las necesidades materiales y espirituales de una forma honesta y honrada dentro del marco legal. Digo teórico porque en la práctica debido a la estructura de la sociedad y sus relaciones de producción entre fuerzas productivas e instrumentos de producción, además del sometimiento de la base económica a una superestructura política que crea un Estado completamente parásito, es imposible lograr el cumplimiento de esa ley. O sea, el Socialismo se niega a si mismo en la práctica y crea una lucha subterránea y opuesta entre pueblo y Estado, entre fuerzas productivas que están formadas por el pueblo y relaciones de producción que son definidas por el Estado, que posee los medios de producción. El individuo sometido a esta presión y explotación social se ve prácticamente en la necesidad de corromperse para alcanzar el objetivo de existencia, entonces recurre al robo, la malversación, el desfalco ,la estafa, el cohecho, la prevaricación, el fraude en los cálculos del capital que se invierte y se obtiene se desfasa y los valores se ven falsificados. El desequilibrio en el sistema bancario es una consecuencia inmediata. Se estanca el progreso de la nación en todos los sentidos, desembocando toda esta tragedia existencial en una definición equivoca de la moral que se deteriora hasta desaparecer. La prostitución del carácter del individuo como ser social se hace cotidiana, se vuelve costumbre hasta formar parte de su cultura. La profundidad de la justicia aunque no es desconocida deja de ser una realidad necesaria en la manifestación de la conciencia social del individuo y pasa a formar parte del formalismo y no del sentimiento que debe primar por razón humana en la sociedad. Esto hace variar todos los patrones de conducta negando a su vez los valores humanos.

El respeto por la sociedad deja de formar parte del orden social, los códigos y las leyes solo sirven para dar una apariencia de organización y decencia ciudadana, mientras dentro reina la anarquía, porque el ciudadano mismo deja de existir con esa condición para adquirir la de un zombi o zascandil social, arrastrado por las necesidades que lo envilecen en la miseria espiritual aun más lugubre que en la miseria económica.

La mediocridad prima. El talento, la genialidad y la inteligencia se convierten en una sustancia o un cuerpo amorfo inapreciable para el Estado: ser castrocomunista primero; inteligente, talentoso y genial, después.

La elección en los caminos de libertad se convierte en unos casos en años de meditación y análisis. En otros bastan segundos para elegir. Las causas son disimiles, las vividas en Cuba tienen el trasfondo del miedo, excepto la que yo he nombrado como patriotismo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La elección.Caminos de libertad 2parte

  1. Agustín, Lo que más ma gusta de su comentario es: “

  2. “La prostitución del caracter del individuo como ser social se hace cotidiana, se vuelve costumbre hasta formar parte de su cultura. Que asociada al pensamiento de Martí: “La queja es la prostitución del carecter”, estamos diciendo que entre los governantes, sus seguidores y sus disidentes, han convertido a Cuba en un prostibulo gigante por lo mucho que se quejan.

  3. mercy dijo:

    y luego llegan al mundo real. al del sacrificio per se y no se acostumbran…. qujas y mas quejas , esto,,,, ” NO ES PARA MI” escucho decir copn fecuencia….. en fin…. HOMBRE NUEVO….. que mas?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s