Internacionalismo. 4ta parte. Caminos de libertad

 

El internacionalismo es otro de los caminos de libertad elegido por los cubanos, privados del derecho de salir de su país y entrar a el cuando lo estime necesario miles han optado por aceptar brindar servicios en países extranjeros bajo la condición de esclavos, como mercenarios o usurpadores de trabajos, emisarios de la muerte o salvadores de la vida, educando en el fraude, la mentira y la hipocresía donde la matemática del dos más dos son 6 porque el dos restante se hace propiedad personal o en la ciencia de un materialismo desabrido donde el amor es un sentimiento encerrado en el materialismo y el monetarismo y la vida espiritual una carga inservible, siempre negando la existencia de Dios, pero lo mas terrible no es que hayan ido a matar o curar a enseñar o entorpecer las capacidades del intelecto, sino la condición y las razones que los han conducido a ello. Además de la violación generalizada del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos vigente solo para la elite gobernante y sus propósitos, el cubano privado de un salario justo que le permita la estabilidad económica o por lo menos cubrir sus necesidades ve en el servicio del internacionalismo la oportunidad de zafarse por un tiempo del yugo estatal. Alberga la esperanza entonces de algo de prosperidad, las prebendas y privilegios que le brinda el Estado ocultan un poco la miserable condición a que son sometidos. A pesar de hacerles la trampa de no poder viajar con sus familiares que quedan como rehenes del Estado, dentro de cada cerebro está la disyuntiva o la duda de la escapada. Para un extranjero, con casa y comida segura además de otras comodidades es un sacrificio ir a brindar servicios a otro país, para el cubano sin casa ni comida segura es una suerte, el internacionalismo les puede proveer de una casa, un auto, una computadora, un fogón eléctrico, muebles, o simplemente un poco de ropa decente que de otra forma quizás no pudieran adquirir durante toda su vida laboral, sin establecer diferencias por el rango social o el grado cultural entre un simple constructor o un maestro o un médico, esto, además de brindarles espacios de libertad en otros aspectos del pensar y el actuar cotidiano que le serían imposibles en el territorio nacional sin la constante persecución de la política estatal. Degradante camino de libertad.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s