LA VILEZA TIENE CASTIGO.

A agosto 15, 2021 domingo.

Es un día gris, el llanto del cielo por el beso imposible a su amada tierra ha estado cantando una dulce melodía natural sobre el techo durante toda la noche, parecen ángeles rondando en gemidos silentes entre tinieblas y escondidas estrellas, yo no puedo zafarme de la patria y la libertad que hace temblar mi cama y desnudar mis sueños a la impotencia áspera del mortal, cuya única esperanza de hacer justicia aun desconfiado por su naturaleza humana, la deposita en la sabiduría del creador de todas las cosas. El poderoso Jehová de los ejércitos. La calamidad de la nación me lastima con el pasado esté presente de llanto y castigos, rasgando los pedazos del alma que se niegan con intensa rebeldía a convertirse en polvo y aquí voy con mi dolor acumulado en toda una existencia.

Que pensaban los cubanos-me digo- que nunca las indignidades se transformarían en látigos manipulados por el verdugo de nuestra vil conducta. Lo recuerdo muy bien porque aún son colmillos de serpiente inoculando veneno sobre mi alma. Lo recuerdo muy bien, tengo esas imagines talladas en el corazón, tales como se proyectaban en los televisores Estalinistas, o en el noticiero ICAIC en todos los cines antes de comenzar los filmes. Los tengo aquí en mi cerebro imposibilitado de que alguien piense por él, aquí retumban los gritos eufóricos.  Cuba si Yanqui no. Viva Fidel, paredón, los compactos aplausos, las masivas marchas por la plaza, miles de cubanos al borde de la vía para vitorear a este o aquel presidente o dictador socialista. El 80% mentían.

Lo recuerdo muy bien, me roban el sueño esos gritos de: Escoria, que se vayan prostitutas y maricones, las palabras ofensivas en el lenguaje vulgar de los cobardes, después los letreros obscenos en las fachadas. Los huevos y las piedras lanzados a hogares de cubanos decentes y por ultimo los golpes. La miseria humana repartida en una jauría hambrienta con la sed de los vampiros contra sus hermanos que habían dejado de ser hipócritas, que habían dejado de ser miserables negándose a la servidumbre y la esclavitud.

Que pensaban, que un día no iba a llegar el castigo.

Yo escucho a cada hora de silencio los gritos de los ahogados en el estrecho de la florida, el llanto de las separaciones, y tengo una fotografía fija dentro del pecho, clavada con lanzas ardientes de los niños del remolcador alzando sus manitas con la esperanza de que una mano salvadora los sacara a la superficie.

 Los que se lamentan ahora que no hay medicamentos, ni alimentos, no los recuerdan. Todo esto bajo aplausos, burlas, risotadas y desprecios por los excluidos desarmados he indefensos. Eran nuestros hermanos.

Este deprecio desde la subida al poder de Fidel Castro por medio de la violencia, fue todo un pueblo, quien no lo ejecuto, lo acepto con su cómplice silencio, fueron indiferentes, indolentes, unos por perversos, otros por oportunistas, por cobardes, otros por soberbios, por fanáticos, ninguno por amor.

Que pensaban, que un día toda esa miarda no les caería encima, sino a ustedes a sus hijos, sino a sus nietos o bisnietos.

 Hoy el personal de la salud se lamenta por la situación crítica en que trabajan; recuerden que no hace mucho tiempo atrás os vendíais por una misión, y vendíais a vuestra familia por las migajas de los resultados. Hipócritas, no pensaban en el daño venidero. En verdad creíais en el bien que hacían. Mentirosos, hipócritas sin escrúpulos, os interesaba solo la ganancia, siendo incapaces de reclamar sus derechos, lo mendigaban y se lo restaban a otros menos afortunados. Sus misiones sostenían al régimen y ustedes lo sabían y se conformaban con sus sobras. Nunca tuvieron dignidad. El juramento de Hipócrates lo convirtieron en el juramento de los hipócritas.

No se lamenten los médicos ahora por las pésimas condiciones de trabajo, háganse la cuenta que están en una misión en Cuba con sus hermanos, en última instancia contribuyeron en parte a esta gran obra, o ¿me van a decir que no fueron participes de la entrada del virus?, o me van a decir ¿que no contribuyeron al discurso de la funcionaria de turismo cuando expreso que Cuba era un lugar seguro?, todos hemos contribuido a esta crisis, aun los que huyeron al exterior antes de pelear por sus derechos, (exceptuó a los de la década del 60 y el 70, huyeron para salvar sus vidas) lo peor de todo esto es que aún existen muchos dispuestos a continuar colaborando pensando que saldrán ilesos, y quizás lo logren como muchos lo han logrado, pero quedan sus hijos, nietos y bisnietos.

Y los otros, los que convertidos en instrumentos se brindaban como mercenarios para ir a matar a otras naciones agasajando y dando glorias al tirano, ir a pelear una guerra que ni era nuestra, ni conocíamos sus causas reales ¿nunca pensaron en la cosecha? Aquí está la cosecha ahora, los frutos del árbol de la revolución.

Con inmenso dolor veo a mis hermanos sufriendo y muriendo sin medicamentos, se me oprime el pecho al verlos contrayendo el virus, amontonados en permanentes colas con la esperanza de alcanzar algún alimento. Miles de familiares con el llanto en los ojos sin tener tiempo casi ni para dar el último adiós a sus familiares queridos, pero me pregunto ¿esto es debido a la pandemia, o a la revolución de Fidel Castro?

Quieren una intervención humanitaria, un canal para medicinas y alimentos, para remesas. Esas “ayudas” son las que han sostenido al régimen durante 62 años, son las que han prolongado la agonía, son las que han contribuido a la realidad actual, los parches nuevos a la ropa vieja, las podas al árbol enfermo e inservible de malos frutos. No escuchan al creador, se han burlado de sus mandamientos, hipócritas, mentirosos, inmorales, esta triste realidad son los resultados de la blasfemia.    

 Cubanos, desde que Fidel Castro y su partido comunista se adueñaron de nuestra isla, el llanto no se ha apartado de nuestros hogares, las víctimas inocentes, unas veces más y otras menos no han dejado de fluir, aunque era tiempo de paz.

 La verdadera pandemia no es el COVID sino la revolución de Fidel Castro. No se lamenten más y hagan lo correcto, y lo correcto no es arremeter contra el indefenso, hambriento y desafortunado pueblo por el reclamo de sus derechos, y lo correcto no es descargar la impotencia y el odio contra tus hermanos cubanos amparado tras un traje de policía o de avispas negras, o gallitos, u otro órgano de represión con la impunidad dada por el régimen, lo correcto no es sancionar a jóvenes por un delito que no es delito ni aun en las leyes vigentes en la nación amparados con la impunidad dada por un título profesional de fiscal, juez o abogado, ejerciendo las más desvergonzadas de las prevaricaciones.  Lo correcto es que dejes la cobardía y te unas a tu pueblo por una Cuba donde quepamos todos para ya acabar con esta agonía iniciada el 26 de julio de 1953 por Fidel Castro en el ataque al cuartel Moncada. Recupera tu dignidad, cubano, tu nuca fuiste así hasta después del 1959 y no olvides: la vileza tiene castigo.

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «LUCHA NO VIOLENTA, CUBA» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «EL GRAN BLONDIN» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=pfbid026Cf5yKUdWfnMQF9RfRnRgXbGWMpfvkqCkFgPLdtrgBDXmQrT7qRDPJtNBV5Z9mgHl&id=100016996654983&sfnsn=mo

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «EL GRAN BLONDIN» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «RESPUESTA AL PLEBISCITO DE ROSA PAYÁ A FONDO» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «QUÉDATE EN CASA Y NO VAYAS A LA PLAZA» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «OPRTUNISMO Y DOBLE MORAL.» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1099016604008218&id=100016996654983&sfnsn=mo

Publicado en social | Deja un comentario

https://youtu.be/u930BIIUMj4

Publicado en social | Deja un comentario

Ver «CUBA PUEDE PONER DE NUEVO EN PELIGRO LA HUMANIDAD» en YouTube

Publicado en social | Deja un comentario