El castrismo y la religión

Pro 28:15 Igual que un león rugiente o un oso vorazes el malvado que gobierna a un pueblo pobre.

Nidos de Judas y trajes de ángeles. Iglesia Episcopal de Cuba, 70 aniversario; culto de clausura.

La fotografía en primera plana, abrazos y sonrisas, caras rozagantes y abdómenes abultados, pulcritud en la ropa y en el gran salón, seguridad, impunidad y soberbia; el poder y la religión los humildes están lejos de estas publicidades, los discriminados , los presos y los desterrados también, los excluidos no existen y los cristianos están muertos y los derechos al DIOS de la libertad están detrás de la cruz volteada con la cabeza hacia la tierra. Pro 27:23 Mantente al tanto de tus ovejas, preocúpate por tus rebaños. Raul Castro, recibe a monseñor Giovanni Ángelo Becciu nuncio apostólico en Cuba, Bruno Rodriguez Parrilla y Caridad Diego Bello les acompañan, mas tarde en el después de Cuba habrá una misa o un aquelarre Eze 34:1 Y vino Palabra del SEÑOR a mí, diciendo:

Eze 34:2 Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y diles a los pastores: Así dijo el Señor DIOS: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿Los pastores no apacientan las ovejas?

Eze 34:3 Coméis la leche, y os vestís de la lana; la gruesa degolláis, no apacentáis las ovejas.

Eze 34:4 No fortalecisteis las flacas, ni curasteis la enferma; no ligasteis la perniquebrada, ni tornasteis la amontada, ni buscasteis la perdida; sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia;

Eze 34:5 y están derramadas por falta de pastor; y fueron para ser comidas de toda bestia del campo, y fueron esparcidas.

Eze 34:6 Y anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron derramadas mis ovejas, y no hubo quien buscase, ni quien requiriese.

Eze 34:7 Por tanto, pastores, oíd Palabra del SEÑOR:

Eze 34:8 Vivo yo, dijo el Señor DIOS, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser comidas de toda bestia del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas;

Eze 34:9 por tanto, oh pastores, oíd palabra del SEÑOR:

Eze 34:10 Así dijo el Señor DIOS: He aquí, yo a los pastores; y requeriré mis ovejas de su mano, y [yo] les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos; pues [yo] libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida.

Eze 34:11 Porque así dijo el Señor DIOS: He aquí yo, yo requeriré mis ovejas, y las reconoceré.

Eze 34:12 Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad.

Eze 34:13 Y [yo] las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; y las meteré en su tierra, y las apacentaré en los montes de Israel por las riberas, y en todas las habitaciones del país.

Eze 34:14 En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel será su majada; allí dormirán en buena majada, y en pastos gruesos serán apacentadas sobre los montes de Israel.

Eze 34:15 Yo apacentaré mis ovejas, y yo les haré tener majada, dijo el Señor DIOS.

Eze 34:16 [Yo] buscaré la perdida, y tornaré la amontada, y ligaré la perniquebrada, y fortaleceré la enferma; mas a la gruesa y a la fuerte destruiré. [Yo] las apacentaré en juicio.

Eze 34:17 Mas vosotras, ovejas mías, así dijo el Señor DIOS: He aquí yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos.

Eze 34:18 ¿Os es poco que comáis los buenos pastos, sino que [también] holláis con vuestros pies lo que de vuestros pastos queda; y que bebiendo las profundas aguas, [también] holláis con vuestros pies las que quedan?

Eze 34:19 Y mis ovejas comen lo hollado de vuestros pies, y beben lo que con vuestros pies habéis hollado.

Eze 34:20 Por tanto, así les dijo el Señor DIOS: He aquí, yo, yo juzgaré entre la oveja gruesa y la oveja flaca,

Eze 34:21 por cuanto empujasteis con el lado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las flacas, hasta que las esparcisteis fuera.

Eze 34:22 Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán en rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja.

Eze 34:23 Y despertaré sobre ellas un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David: él las apacentará, y él les será por pastor.

Eze 34:24 Yo, el SEÑOR, les seré por Dios, y mi siervo David, príncipe en medio de ellos. Yo, el SEÑOR, he hablado.

Eze 34:25 Y estableceré con ellos pacto de paz, y haré cesar de la tierra las malas bestias; y habitarán en el desierto seguramente, y dormirán en los bosques.

Eze 34:26 Y daré a ellas, y a los alrededores de mi collado, bendición; y haré descender la lluvia en su tiempo, lluvias de bendición serán.

Eze 34:27 Y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto, y estarán sobre su tierra seguramente; y sabrán que yo [soy] el SEÑOR, cuando [yo] quebrare las coyundas de su yugo, y las librare de mano de los que se sirven de ellas.

Eze 34:28 Y no serán más presa de los gentiles, y las bestias de la tierra nunca más las devorarán; sino que habitarán seguramente, y no habrá quien espante;

Eze 34:29 Y les despertaré [una] Planta por nombre, y no más serán consumidas de hambre en la tierra, ni serán más avergonzadas de los gentiles.

Eze 34:30 Y sabrán que yo el SEÑOR su Dios [soy] con ellas, y ellas [son] mi pueblo, la Casa de Israel, dijo el Señor DIOS.

Eze 34:31 Y vosotras, ovejas mías, ovejas de mi pasto, hombres sois, y yo vuestro Dios, dijo el Señor DIOS.

En la tarde del domingo las pantallas de los televisores trasmitían el aquelarre del consejo ecuménico, bendiciendo no a nuestros enemigos, sino la obra de SATAN.EL TEMPLO ESTABA REPLETO Mat 21:9 Y las personas que iban delante, y las que iban detrás, aclamaban diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

Mat 21:10 Y entrando él en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó, diciendo: ¿Quién es éste?

Mat 21:11 Y los acompañantes decían: Este es Jesús, el Profeta, de Nazaret de Galilea.

Mat 21:12 Y entró Jesús en el Templo de Dios, y echó fuera todos los que vendían y compraban en el Templo, y trastornó las mesas de los cambiadores, y las sillas de los que vendían palomas;

Mat 21:13 Y les dice: Escrito está: Mi Casa, Casa de oración será llamada; mas vosotros cueva de ladrones la habéis hecho.

Mat 21:14 Entonces vinieron a él ciegos y cojos en el Templo, y los sanó.

Mat 21:15 Mas los príncipes de los sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y [a] los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! Se indignaron,

Mat 21:16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dice: Sí; ¿nunca leisteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?

Mat 21:17 Y dejándolos, se marchó fuera de la ciudad, a Betania; y posó allí.

Mat 21:18 Y por la mañana volviendo a la ciudad, tuvo hambre.

Mat 21:19 Y viendo una higuera sobre el camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente, y le dijo: Nunca más para siempre nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

Entonces le encontré sentido a las sueños de unos días antes. Día miércoles 26 Mayo 2011; el cuerpo se estremece con un sobresalto, las manos deambulan en la oscuridad buscando la supuesta cámara con la que había tomado unos segundos antes las fotos del sueño, los parpados se han corrido y las pupilas miran para dentro, a la parte mas intrincada del cerebro donde una inteligencia de imaginaciones recorre como una película los últimos recuerdos vividos, no ha amanecido,pero el amanecer esta cerca, algún gallo ha declarado con su seguridad inequívoca, su fe grabada por el creador, es asombroso como puedo hacer retroceder con gran exactitud y paso por paso cada imagen haciendo volverse el tiempo sin la menor resistencia, veo perfectamente, los tres chivos, a la izquierda el cuello, del chivo cercenado por donde se une con las patas delanteras, descuerado, con sus carnes al descubierto, rojizos colgajos pendían como crin a todo lo largo hasta la parte superior de la cabeza , los belfos resoplan tés se destacaban al final de las mandíbulas moviéndose con vibraciones entrecortadas, dejándose escuchar una voz pausada y lastimada de un ultimo adiós resignado al ocaso final de la vida; cuídate mi amor, no te preocupes todo estará bien, el otro animal un chivo gigantón y peludo como esos, que utilizan en los carretones de tiro para dar vueltas a los niños por los barrios o por los parques, al precio de un peso, o los que custodian como machos padres sus arenes de chivas, un verdadero macho cabrío, permanecía sentado sobre sus cuartos traseros devorando pausadamente las carnes descubiertas al frente, se podían apreciar visiblemente como mordía con avidez pasmodica los trozos de las masas, hasta descubrir el blanquecino hueso, mas aparentaba una caricia, que una mescla de antropofagia y carnivalismo, pegado a la parte trasera del abultado vientre del animal por delante de sus patas en los ijares, una cadena daba varias vueltas, manteniendo prendida de espaldas una pequeña y debilucha chiva, el encadenamiento, había magullado la gruesa piel y el color carmesí denunciaba la laceración del rose en las carnes del animal, ante el asombro de tan inexplicable y a la vez homérico espectáculo, corro en busca de la cámara para dejar constancia tangible de un echo inefable y que difícilmente se repetiría, al enfocar la cámara por el visor distingo el rostro de una niña de rostro redondo y piel cobriza, interpuesto entre yo y aquel desafiante espectáculo, lamentando por un instante el desperfecto de mi videocámara que impide la grabación, apreté el obturador, mientras escuchaba las ultimas palabras pronunciadas por el animal devorado fríamente y sin lamentación; me mato el comunismo. Sin detallar el lugar donde ocurría esta visión, se asemejaba una vieja estación de ferrocarril muy similar por donde transito a menudo, dentro del sentido ilusorio que suelo dar a los sueños, este como el anterior, no poseía la menor lógica con relación al pasado, ni al presente, hasta este momento de Judas y Ángeles. QUIEN TENGA OIDOS OIGA, QUIEN TENGA OJOS VEA, QUIEN TENGA LENGUA Y VALOR USELA.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El castrismo y la religión

  1. job38-EL dijo:

    Yo vi en vision de suenos, un final muy cercano del comunismo, en otra ocacion; tambien en vision de suenos, vi desplomarce la dictadura de los castros, por el mismo desgaste del tiempo y la falta de reparaciones, vi desplomarce el gobierno que se sostenia sobre 4 columnas.
    Dios a dictado su juicio sobre los gobernantes de Cuba, su tiempo se a cumplido, y cercano este el tiempo donde habra justicia.

  2. Líbérrimo dijo:

    Genial su artículo, que Dios lo Bnediga!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s