Paginas de la autobiografía exorcista: Dekaisone en las Fauses del Diablo. Obra inédita que refleja su mundo interior he imaginario, contra un mundo exterior que trata de absorberlo, no triunfa pero no se rinde. Día 1º y 5 de julio

El dijo revolución y Dekaisone dijo desrrevolucion , el dijo conocernos y Dekaisone dijo, que bueno libertad, el dijo comunicación y Dekaisone dijo, que bueno derechos, entonces se alzaron muchas voces para que Dekaisone, no siguiera tratando de decir lo que muchos querían oír, pidió disculpas mas por ellos que por él, callo, pero no hizo silencio, no lo dejaron terminar el sonido de las palabras, pero el corazón siguió gritando,¿ como conocernos si no escuchan?,¿ como comunicarnos si no oyen?,¿ como revolución? si están estáticos, como piedras, se mueven solo cuando los empujan o arrastran.

Es la mañana del 3 de julio domingo, un sol grave y lucido sofoca el primer tercio del día, el cuerpo comienza a sudar y la camisa se adhiere a la piel, la calle esta poco concurrida, los cuerpos cansados de los días trabajados, deben estar disfrutando el receso del primer día de la semana o la juerga de la noche del sábado, Dekaisone va de prisa, deseoso de llegar y colocarse frente a la computadora que en decenas de ocasiones lo lleva al borde de la locura y la maldice con deseos de hacerla polvo, destruirla a puñetazos y después comérsela, digerirla si es posible, para después del momento de locura, tratar de llegar al imposible de retroceder el tiempo, con la pluma y el papel era todo mas fácil, la pluma obedecía dócil, amaestrada a los sentimientos, nunca respondía ni se revelaba haciendo lo que le viniera en gana, aceptaba el dolor, el llanto, la ira, la nostalgia y sobre todo el amor que salía por la mano a impulsos incontrolable, pero a pesar de todo Dekaisone sabe que la pluma, su compañera inseparable de tantos secretos va quedando en los rincones del alma, también como él para la vida en los rincones del tiempo, así camina por la calle, de prisa, enfrascado en el dialogo eterno e incansable del otro yo, haciéndose sin saber cual pueda ser el falso, una sola realidad, que es domingo y camina por la calle en busca de su refugio, el tinajón cuadrado de un Diógenes milenario al cual el poderoso emperador no le pudo dar respuesta a la mas sencillas de las afirmaciones, saluda a las gente, conocidos o no conocidos, no importa el sol nace para todos, y cada mañana la creación saluda sin discriminaciones, salta de sombra en sombra por debajo de los silenciosos arboles y las altas princesas con sus colgantes brazos, guardadores de secretos inefables, y acariciados por vientos unas veces fuertes, huracanados, casi violentos, con deseos de desnudarla o descuartizarla, para terminar toda esa furia con un beso, en una esquina el comerciante de sobras estatales ha tirado en el piso sobre un nailon cadáveres de pollo para vender al precio de una dignidad vacía, de donde los habrán robado, se pregunta mientras alza la mano con un gesto resignado y el buenos días saca del otro lado una sonrisa de indiferencia, en la parte opuesta se encuentra el negociante de gasolina, se ha puesto gordo, ya no trabaja, vive del alquiler de sus autos adquiridos con ardides desconocidos, hola buenos días, todo bien, si todo bien, que bueno. Es la calle de una ciudad perdida de deseos en un espacio fuera de predicciones, y llena de resentimientos, a Dekaisone le parece flotar sobre una nube de espejismos con efluvios alucinógenos, al final, después de la esquina del perro jibaro que come hierros alguien canta, la voz parece un eco remoto del pasado, arrastra el monte, la tierra del campo de yuca y malanga aparecen en un cuadro de Goya junto a los girasoles de Van Gog, después de haber dejado la oreja, tiesa y sangrante en la pincelada de la mona lisa, delante de él va un hombre delgado como una palma, con la melodía suave atrapada por el viento, entre arboles que sonríen, un sombrero alón maltratado por los años le cubre el cráneo, mas allá marchan dos vacas embadurnadas en estiércol, a una le cuelga un cencerro lastimero que marca en un tilín, tillan, el toque religioso de la misa, Dekaisone se siente preso en un instante donde se detiene el tiempo y el próximo minuto no cuenta o cuenta tanto como para no atreverse a definirlo, se estremece, a llegado a una sublime cumbre donde se aprecia el gran mundo civilizado como un pequeño huevecillo de araña, al fin habla, es bueno oír la voz del campesino entonando el canto de los silencios, entonces aun esta vivo, dice detrás del hombre que se vuelve y deja de cantar, no sabe si le pregunto, respondió a la interrupción, se lamento , sentencio o le pidió un consuelo, pudo haber pedido una razón, mira con los ojos achinados traspasando los umbrales de lo inédito a la pluma, de que vale el cantar cuando todo lo que te rodea esta triste, cuando dentro de la casa todo es miseria y tristeza. los arboles emprendieron un vuelo desesperado como fugas de estrellas, el sol callo lejos después de un salto invisible y las tinieblas se repartieron por la luz de la mañana, el cencerro enmudeció, detrás del hombre que cantaba a la mañana, caminaba otro llorándola desesperado, quisiera grabar sus palabras dice Dekaisone, el rostro del individuo se enquista, los ojos dejan de parecer asiáticos y se acercan a Cuba, la tristeza resignada de sus labios ensalivan un susto amargo dejando escapar palabras esquivas, no que va, no se puede. Dekaisone conoce del terror infundido por el estado , sabe cuanto trabaja el miedo en la nación, el alguna vez callo cuando debía hablar, no dijo cuando y donde debía decir y no hizo como debía haber echo, por ello insiste, solo las palabras no pondré nombre , no ni así tampoco hijo, entonces Dekaisones tiene deseos de decirle otras cosas aquel hombre, el encuentro del viernes donde fue a reclamar el derecho para todos, tratar de hacerle comprender lo necesario de someter los miedos, pero al volver a mirarle, la ojeada esquiva le hace comprender que por lo menos hoy será inútil todo lo que haga, para una respuesta afirmativa, son muchos años de miedo, les ha calado tanto como para ya casi no podérselo arrancar o vivir en su ausencia, los que no nacieron dentro del miedo lo obtuvieron después como un complemento dietético arrasando con sus capacidades, sepultando su talento, bloqueándole la inteligencia, el miedo les ha privado hasta la capacidad de pensar, la verdad del análisis propio es un lujo, una dilapidación del tiempo. Los arboles reaparecen, el cencerro se deja escuchar de nuevo, y el sol lanza señales de su presencia en lo alto del cielo cuando el hombre da la espalda a Dekaisone que compasivo continua el camino. La pagina del viernes aun no esta escrita

Día 1º de julio 2011

El muchacho pequeño y delgado habla, tiene una voz fina de niño mimado, sus labios delicados quieren decir lo que nunca podrá expresar, ni ahora ni cuando tenga 700º años, busca hacerse notar pero solo forma un filigrana de dependencias y amaestramiento, trata de encontrar un punto donde asirse, sin percatarse que necesita un punto de equilibrio pero no arriba, sino abajo en la base, en los pies, es muy joven, piensa Dekaisone, alguien quiere hacer creer que los jóvenes tienen la palabra, el casi neonato dijo algo que Dekaisone trata de copiar en una hoja, se parecía a revolución, y revolucionarios dispuestos a ser cubanos, le pareció escuchar también algo de conocernos y establecer lazos afables, libres de perjuicios y acritudes desafortunadamente tendientes a desigualdades y discriminaciones, por algún momento le pareció ver diatribas ascendiendo por las paredes del salón pero no hizo caso el estaba allí y tenia un objetivo muy lejos al de ellos, lo sabia pero solo si lo expulsaban no lo cumpliría, Dekaisone es de los que sueña y después DIOS le da una oportunidad de ver realidades de los sueños, de los que le pide a DIOS y cree al omnipotente con la obligación de concederle, por que pide para muchos, sabe que es egoísta pero siempre se dice no tanto, nunca se cree perdedor, ni vencido, esta consiente que hoy, en esta tarde, va ha establecer un desafío pero esa es la mayor razón, por que otros muchos no lo harán, no le interesa en realidad si existe peligro, dentro de el una confianza sin limites lo hace temerario y despreocupado, esta por los débiles y contra los poderosos, con los desposeídos y desamparados, y en contra de los corruptos y ahí si no existen equivocaciones, son fáciles de identificar, en valorar a este jovencito puede haber un error y aunque tampoco halla equivocado en los veredicto sobre hombres puede notarse una primera vez. El joven siguió emplazando buscando aunar un poco el abismo de 52 años, sembrar flores en el estrecho de la Florida, sobre los cadáveres en el fondo del océano, cubrir los ríos de lagrimas alrededor de los aeropuertos, daba lastima ver como tendía la manita de payaso, haciéndose un objeto mas del dueño del circo, pero con la diferencia de no divertir niños sino a viejos, y no por años sino por tercos, avaros y egoístas, termino con algo así como: para Cuba, podía ser verdad la Cuba de Dekaisone no era diferente a la de los demás, sino la misma Cuba masacrada y despedazada por la dictadura, la misma Cuba de los desterrados, de los desnacionalizados, de los disidentes, pero sobre todo de los que la amaran, no le intereso creerle sino cumplir y que ellos cumplieran, habían invitado a conocerse y a el lo conocerían no como twttero, ni como el de la a de la arroba, sino como al cubano, al hombre con nombre propio y sin dueño. la sala estaba ya bastante concurrida, rostros desconocidos, con facha de gente culta se confundían entre los twitteros y agentes de la Gestapo Castrista junto a cámaras y grabadoras, todos formaban una rara mescla de usurpadores de la ética y la decencia de la libertad, Dekaisone en algún momento se sintió raro como si la maquina del tiempo lo hubiese echo retroceder a la edad media, siguió escuchando, un poco mas halla aun de lo razonable y lo superfluo escucharía, había aprendido a escuchar por que para el era una forma de manifestar respeto, máximo cuando se ponía en juego el derecho de otros, la negra que acompañaba al joven se identifico y hablo sobre cosas raras sin mucho sentido, era del color del ébano, pero no parecía ni cubana ni africana sino una mescla de equivocaciones en los colores del arcoíris, detrás de toda esa apariencia de control parecía verse una sensibilidad oculta rebelde a la revelación. Dekaisone paso la vista por el salón y descubrió que estaba a punto de realizar otro de sus mas anhelados sueños, decir frente a un publico importante la palabra que el mismo parecía haber inventado desrevolucion, pero no decirla con enfado, ni ira ,ni rencor, ni saña, sino con la esperanza que lo había guiado todos los años de una vida contradictoria plagada de inconformidades cuya aceptación lo obligaban al aislamiento, razón suficiente para permanecer dentro de su patria bajo cualquier circunstancia, cerca de el estaban tres de sus últimos compañeros, pero apenas podía ponerle atención a lo que hacían, uno había llegado con el, los otros dos los había encontrado allí. Los tuiteros pagados por el estado( y no lo escribo con desdén, ni desprecio, es su trabajo y aunque me desagradan las prisiones respeto la solemnidad de sus paredes) tratan de establecer diálogos, ellos mismos se cohíben de sus propias ambigüedades, las vanidades corren al unisonó con el vacio del talento y ájala que subestime, pero si la inteligencia y la lógica predominaran sobre la abierta razón de la justicia Dekaisone no estuviese allí, se pasa la mano por la espesa y ya encanecida barba y un poco sugestionado intenta pedir la palabra, pero el muchacho delgado que esta a su lado toma la delantera, una voz suave y melodiosa invade el salón, también parece un vi tonguito, pero a diferencia con el otro se percibe una fuerza incalculable va mas halla de lo creíble detrás de sus palabras , un valor sin limites infringido a cada sonidos, en su voz se percibe la honda de David cortando el aire para ir a derribar al gran Goliat, las cámaras se acercan, hay silencio, las miradas lo cubren, su voz tranquila domina los espacios hechos para la razón, con ella acusa, reclama, exige, hace justicia sobre muchos sin titubear, como el CRISTO, desnuda a los fariseos, llenos de hipocresías e envidias, y después le pregunta con que derecho, yo no soy su esclavo y nunca lo seré, pero aun así, si se arrepienten los amo, están perdonados, los otros se sienten desorientados, solo la verdad sentida y dicha desde el corazón de un hombre es capaz de desarmar de esa forma, Henrry Constantin desde ahora como el David de Dekaisone se sienta con la misma parsimonia con que se irguió unos minutos antes, entonces Dekaisone se pone de pie, las manos le tiemblan, siempre ese maldito miedo escénico provocado y arraigado en su niñez, y convertido en trauma en su adolescencia, contra el cual ha tenido que luchar durante toda su existencia, obligándolo a veces a callar o no expresarse como lo ha pensado, una vez mas vence y controla el temblor de las manos, recuerda el temblor de las manos de su hija menor, la mas tímida al tomar completamente sola el vuelo hacia un país de centro América, para después pasar a Méjico y mas tarde a los EE:UU, todo mediante el burdo contrabando de personas, que resulto ser mucho mas serio y respetuoso que la justicia del estado, ella también percibo que el lo había notado, entonces sus hermosos ojos negros se posaron directamente sobre los suyos y con palabras firmes le dijo: papa las manos tiemblan pero el corazón late, dentro no tiemblo, entonces, el le contesto, tragándose su angustia y sorbiendo una intrusa lagrima que pretendía correr por sus mejillas , a mi me sucede igual. Para los presentes acostumbrados desde los primeros años de su niñez al desenvolvimiento de la comunicación entre mayores, les puede resultar desde lo irracional hasta lo ridículo, pero para Dekaisone es su mas fiero oponente, estaba allí para hablar y eso haría, DIOS lo podía impedir, no un hombre, la peor de las batallas están dentro del hombre, quien se vence a si mismo nadie le derrota y el estaba acostumbrado a vencerse. De pronto vuelve a los recuerdos y se ve subido al puente de un buque en la bahía de la Habana, después de subir reconsidero el atrevimiento, la altura era considerable para lanzarse al vacio aunque debajo lo que hubiese fuera agua, miro las escaleras y sin volverlo a pensar se lanzo al espacio, no era clavadista y sintió el golpe fuerte del agua sobre su cuerpo, subió de nuevo y repitió el salto por si le quedaban dudas, no a los que podían estar observando, sino a el, hay cosas que hay que hacer y eso es, nada mas hacerlas.

Al fin hace brotar las palabras: soy Dekaisone, tengo un bloc en vocescubanas . com , si le hubiesen dicho algunos años antes que en alguna ocasión pronunciaría su nombre con tanta vehemencia y orgullo, no lo hubiese creído, aunque en realidad para él la grandeza no estaba en su nombre, ni en él mismo, sino en estar en vocescubanas, y tener la oportunidad de publicar allí, lo que un hombre piensa y cree a cualquier riesgo, y que él había ansiado desde los 20 años, sin reglas de sometimientos, a no ser a las formalidades de la ética bajo la egida del respeto merecido por condición a todos los humanos, independientemente de sus convicciones. Si su nombre fue dicho con firmeza, y un orgullo casi ofensivo le invadió el rostro al punto del desafío, le siguieron palabras que delataban su condición de humilde, era de los últimos y de los de abajo y esto no le permitía la vanidad: perdónenme las incorrecciones, no estoy preparado para manifestarme en publico, yo soy del monte que devoro la” revolución” del arroyo y del carpintero real en lo alto de las princesas, de las noches de luciérnagas, del bohío y del guajiro cantando a los sueños de su conuco, debió decirlo, así pensó, pero por alguna razón desconocida considero que no entenderían, solo dijo: no se hablar en publico, después de todo las capitales hacen necios a los hombres y le sacan la naturaleza de dentro, al punto de no desear la lluvia para no salpicarse la ropa de lo sucio de la ciudad, ni mojarse los pies, o no desear el sol para no sudar, o no aceptar el cambio de estación para cumplir deseos indeterminados y mediocres. Los vio ponerse grandes y orgullosos de su estirpe, de ser gente que podía hablar mucho y bien en publico aunque dijesen tan poco, fue para Dekaisone su primer triunfo, se convirtió en un potro insignificante, los subió a la grupa con delicadeza y decencia, los acomodo para poder después de una sola encabritada, derribarlos al camino, esto cuando intentasen dominarlo por las riendas, si no alaban las riendas no había problemas, los trasladaría a la otra parte del mundo desconocida para ellos donde el hombre se respeta a si mismo y a los demás, los haría cruzar el planeta del pequeño príncipe y hasta regarle en alguna ocasión su rosa y aunque la áspid lo mordiera, no los abandonaría después de todo, eran cubanos, hermanos y humanos, dentro de sus pechos latía un corazón de carne y bombeaba sangre de igual color a la de él, cada uno debía tener su propia alma, abarrotada de sentimientos, aunque para algunos las emociones no pudiesen fluir entorpecidos por vanas y equivocas ideologías, estaba seguro que estaban presentes, enquistadas o encerradas, con una gran posibilidad de semejanza con las propias. De cualquier forma estaba allí con un propósito, había asistido aquel encuentro para que lo conocieran no por sus cualidades de twittero o de experto en la cibernética, o de gran navegante por el ciberespacio, el había navegado en barcos de verdad, de los que atraviesan el mar y cruzan las tormentas y las emociones se suben a la garganta y muchas veces se vomitan, donde se ve hundir y emerger la proa y el agua barrer la cubierta con el sentido incierto del vacio y en algunas noches se trata de atrapar la estela de fosforescencia que va dejando la propela o se deja caer la mirada en la lejana estrella pensando que del otro lado la mujer amada esta haciendo lo mismo, el estado daba muy pocas oportunidades para enseñar los rostros de los que no admiten necedades, de los que piensan diferente, de los que no están dispuestos a concebir la libertad, el derecho y la justicia como una doctrina impuesta por las egolatrías y el poder que adquiere un hombre o un sistema en base a las debilidades de un pueblo, allí estaba para dejarse ver desnudo de verdad, descubierto de disfraces sociales y libre de concupiscencia, era de los de abajo y a ellos se debía, su voz era para todos pero por los privados de ella, para los sordos y los ciegos, un poco para todos los que estaban allí, no perseguía un beneficio propio, así lo creía, mas halla de todo lo razonable o lógico de sus fuerzas, estaba también la necesidad espiritual de cumplir y hacer lo correcto, podría creerse irrazonable e ilógico que CRISTO fuera crucificado, sin embargo era necesario y correcto para salvar la humanidad y aunque él apenas merecía tocar el manto de Cristo si estuvo dispuesto por necesidad espiritual a sacrificarlo todo por el bien del prójimo, de echo lo hizo como supo, eso pudo pensar Dekaisone cuando después de haberse presentado, dijo desrrevolucion y se opuso a la falta de libertad y derecho ya sin temblarles las manos, sintió que volaba sobré su querida isla, un vuelo nupcial para mantener la especie, no la especie desnacionalizada o desterrada sino esa especie rara a la cual pertenecía y que ya casi se encontraba en extinción, aun no había llegado a la cumbre pero estaba ahora por encima del poder, los reinos del mundo eran insignificantes ante sus dominios, una sola encabrestada basto para derribar a todos los que se habían subido a su lomo, como lo había calculado ahora ya estaban revolcados por la tierra unos sobre otros como un montón de basura, en el desatino solo tuvieron la certeza que debían ponerle grilletes al bruto que ya trotaba orgulloso a su libre pradera, por esta vez era imposible alcanzarlo para volver a montarlo. No puede seguir hablando eso es un manifiesto político, dijo casi airado el canoso, era la primera vez que lo veía pero tenia el rostro de una chequera y las prebendas del derecho mendigado, sus ojos de pandillero amaestrado se movieron inquietos y desafiantes, secundados por otros no menos semejantes, este encuentro es para conocernos y hablar del twitter, no para un manifiesto político, no par, no pa, no p, no….. muchas preguntas a la vez que Dekaisone apenas les hizo caso, lo tildaron de conocer poco la técnica de hablar por twitter, de infiltrado donde no debía estar, quien lo había invitado cualquier imbecilidad posible para evitarles el ridículo, que de echo los colocaba mas en el, sandeces y estupideces propias del irrespeto y la incapacidad volaban hacia Dekaisone que le pareció que debía decirles, a mi el twitter me importa un carajo, sus seguidores otro carajo, sus maquinas otro carajo, sus direcciones otro carajo, los primero que hablaron de política fueron ustedes mencionando la palabra revolución, por que eso y solo eso es la revolución política burda y mezquina, hablaron de conocernos y eso hago, darme a conocer, yo a ustedes los quiero conocer como cubanos, como hermanos, como humanos, como seres imparciales a la razón del amor, implacables para ejercer la justicia y el derecho, sin discriminación o desigualdades, en realidad las maquinas no pueden ir mas halla de la condición humana, pero callo, pensó que debían haberlo escuchado hasta el final, el había escuchado con todo el respeto que le permitía su rustica educación y ahora eran irrespetuosos y aborrecible la actitud asumida por ellos hacia el, no era un hombre tendiente a absolutizar sus verdades, si estaba equivocado, escucharía los argumentos en base a la reflexión, pero la mayor parte de estas personas demostraban que no estaban capacitados para el amar a tu prójimo como a ti mismo por lo tanto tampoco serian capaces de establecer un dialogo abierto a la hermandad, o por lo menos eso dejaban entender, dentro de todo el barullo que formaron como gallinas cloqueando atino a escuchar a una señora que desde la esquina cerca de la puerta reclamaba la dirección de su blog , entonces se irguió casi con vanidad y repitió las palabras del comienzo, mi blog se llama Dekaisone y esta en vocescubanas. Com. Han pasado unos segundos desde que cerro la boca y el sonido de su voz acusadora se dejo de escuchar en el salón, se sentó y una discreta sonrisa de satisfacción se dibujo en sus labios, su rostro debió resplandecer como si hubiese logrado rejuvenecer 20 años, dentro un inmenso placer lo invadía, el alma le pareció que volaba sobre las nubes en el espacio de un atardecer dorado de enamorados sosteniendo la mas hermosas de las mujeres dentro de sus brazos mientras con sus labios le entregaba la mas bellas de las rosas y declamaba uno de esos poemas sin tiempo brotados del alma sin la prudencia del lenguage, siguió escuchando el murmullo de los demás y de nuevo percibió el silbido de la honda del nuevo David derribando Goliat, pero el éxtasis que le provocaba haber realizado uno de sus temerarios planes casi no le permitía poner atención ya a lo demás que allí ocurría.

Retrocedió en el tiempo, unos días antes había estado meditando sobre como comportarse en el encuentro, y no desaprovechar la oportunidad para dar un mensaje positivo y ausente de los miedos inculcados por la dictadura, entonces la primera ocurrencia que tuvo fue conseguir una cantidad de DDH y entregarlas personalmente a cada uno de los participantes, pero el intento no resulto, hizo tres llamadas fallidas para comunicarse con Elizardo Sanches con la intención de obtener los documentos, y con la dificultad evidente desistió de esa idea, concibiendo al instante otra en la que de inmediato se disponía a cumplir, escribió una especie de arenga reflexiva intercalando entre los propios algunos textos de uno de los mas bellos y profundos discursos del apóstol pronunciado el 26 de noviembre de 1891 en el liceo de la ciudad de Tampas con el objetivo de hacer varias copias, pero debido a los pocos recursos con que contaba se vio malogrado su propósito, por ultimo grabo el discurso en su pequeña grabadora para si le daban una oportunidad de unos minutos en un micrófono, siempre estuvo convencido que por cualquiera de los proyectos iba a ser repudiado y en el caso de la palabra solo un milagro podía hacer que se escuchara y si bien estaba seguro de la existencia de DIOS seria egoísta si le pidiera dos milagros en un solo día, pues hacer parte de su pretensión y estar allí ya de por si era un milagro, de cualquier forma aunque el final espiritual no estaba definido por ellos el virtual y momentáneo si, a él lo que lo conducía allí era el amor a su patria, a su pueblo, a su nación a la humanidad y todo ello basado en el segundo mas sublime de todos los derechos, el de la libertad dado por el creador y ningún hombre sobre la tierra, tiene facultades para violarlo o negarlo, la mayor parte de los demás estaban plegados o parcializados a intereses mundanos y paganos, basados mas en posiciones sociales y sostenimiento del poder que la poderosa razón del amor. Desde su silla donde se enternecía, con el sopor de la utopía propia del romántico que aun la pena le enriquece el alma, con la melancolía de atardeceres donde el rojizo sol danza en las crestas de las olas o flota en las copas de los arboles, pudo escuchar como salido a través de un túnel el nombre de la diva de la libertad, pretendió reaccionar con un intento de defensa por la amiga sin saber si racional o irracional y no por el elogio a la amistad sino por el respeto a la patria y la justicia, pero no fue necesario el nombre de Yoanís ya coloca limites aun sin su presencia, se defendía solo, si no se pronuncia con la humildad con que existe, como el bumerán cuando retorna puede herir las manos de quien lo usa, todo termino con un intento bochornoso de enfocar la libertad para fanfarronear con un hipócrita aplauso por fornicar con la historia, a la salida la negra de colores confundidos esta entregando una pequeña calcomanía donde esta plasmado algo del tuitap, al entregarla a Dekaisone le agrega un comentario que a este se le antoja provocativo, aquí tienes, le dice para que luego no te digan que no asististe al encuentro, él la mira como un objeto amorfo y desanimado, su sicología natural le asegura el sarcasmo, entonces esbozando una sonrisa con algo de ironía le dice: yo no tengo jefe, tampoco quien me gobierne.

Carta de Dekaisone a su madre el 31 de enero de 1978

31-1-78

Mi querida madre: Que orgulloso me siento al representar el honor y la dignidad de la patria en un país extranjero pero como me duele que otros la ultrajen.

Apenas me han dicho que hoy se enviaran cartas, y ya vez comienzo ha escribirte sin preguntarte siquiera como estas, Pero estas palabras están demás entre nosotros. yo se que ustedes no les temen a los sacrificios y por muy mal que estén y mucho que me necesiten no se sentirán débiles y siempre se sentirán fuertes para enfrentar un nuevo sacrificio, siempre dispuestos para enfrentar la vida, y eso es lo que importa.

Me encuentro perfectamente bien, aproximadamente nos queda un mes aquí creo que después vamos a España y después para Cuba, no te preocupes por nada, cuídense mucho ustedes.

Vi aquí al compañero angolano que estuvo allá en la academia, nos sentimos muy contentos de vernos. Le di el nombre y los datos de Mercedes, para si viene que no tenga problemas, el es oficial y la cuidara, puede tener confianza en él es mi “amigo”

Bueno besos para todos

Tu hijo y después la firma.

Nota: no utilices la dirección pera escribirme sino es un caso imprescindible.

Dale recuerdos a Maria Elena, oye entre nosotros, cada vez que me acuesto pienso en si ella esta pasando frio.

Para mi madre

La patria, la patria que no se olvida ni se cambia, ni se vende, ni se alquila ni se presta, la patria que hoy la toman como utopía, que la banalizan y la convierten en una ideología

Martes 5 de julio 2011

El auto patrulla de la PNR atraviesa la ciudad desde el Vedado hasta Boyeros, en el asiento trasero tres hombres de la raza blanca y de diferentes edades viajan callados y apretujados victimas del abuso del poder, en el extremo de la derecha se encuentra un opositor de nombre Arabel, al centro el menor Jeovanis Diaz Cristo y en la extrema izquierda Dekaisone, cuyo cerebro no cesa de maquinaciones en un constante ir y venir de ideas, donde suposiciones y presunciones se mesclan, tratando de dilucidar el futuro incierto y presumiblemente amenazador y represivo que presiente, mientras su mirada va recorriendo el relieve desértico de transeúntes y las construcciones sumida en el sopor del descanso o la paranolla de una ciudad resignada a un toque de queda interiorizado en su diario existir, las conjeturas calculan un presagio de incógnitas todas resumidas a la pregunta imposible de tener una respuesta exacta¿ a donde nos llevan?. Falta muy poco para la media noche, apenas unos minutos antes, los agentes de la sección 21 los habían interceptados en el preciso momento que abandonaban el edificio de apartamentos donde el periodista independiente Jose Alberto ocupa un espacio, no ofrecieron resistencia a la detención, pues además de ser inútil, los agentes de la 21 están preparados y autorizados por la mas alta jerarquía de la república, para golpear, cometer cualquier tipo de atropello o violación de derechos con toda la impunidad proporcionada por la fuerza del poder, quizás en esto, este incluido la posibilidad de asesinar y aunque sus métodos no están aprobados por los organismos internacionales que defienden los derechos humanos, todo parece indicar que bien poco hacen al respecto. La Gestapo Castrista había detenido a Jose Alberto cerca de la una de la tarde y hasta esa hora de la noche su esposa Lilian no tenia razones de su paradero, los tres hombres le habían echo una visita ignorando esta situación pero al verla consternada decidieron acompañarla en la angustiosa espera y a la vez tratando de establecer comunicación con otros periodistas y opositores para obtener razones o por lo menos informarle de los sucesos, Arabel había bajado en dos ocasiones al teléfono publico situado cerca del edificio, en la segunda fue impactado desprevenidamente por un individuo, el encontronazo aparentemente premeditado por él otro lo lanzo al piso de la calle y le hizo volar el teléfono celular que fue a parar echo pedazos a un charco de agua pestilente, al incorporarse solo pudo ver la figura que se alejaba rápidamente del lugar, después de resultar todos las gestiones infructuosas habían decidido marcharse, fue ahí entonces cuando al bajar desde distintos puntos de la calle, salidos de la oscuridad, avanzaron varios hombres vestidos de civil y los interceptaron, ellos saben que son pacifistas, ciudadanos que ansían una sociedad de paz, derecho y justicia, donde la libertad sea la base de todas las relaciones de fraternidad y respeto, sin embargo manifiestan ese aire de superioridad y desdén característico de los cuerpos represivos de las dictaduras identificándose como agentes de la policía política o departamento de la seguridad del estado, cualquier cosa es lo mismo, las pocas veces que le han obstaculizado ni siquiera se digna a mirarles la identificación, ese acto ritual de autoridad de poder le asquea sobre todo por que hacia la parte que lo ejercen no representa peligro y trabaja al descubierto, para el la identificación es su problema para con ellos mismos, sabe que así solían actuar los agentes de la Gestapo en la Alemania Nazi seguros de poseer la fuerza, Dekaisone que se había quedado rezagado se descuelga de la muñeca el Orient tres estrella obsequiado por la hija buena expulsada al país de los malos para seguir siendo buena, y a donde se marchan los cubanos para ser buenos ,y se lo coloca en el bolsillo trasero del pantalón, se corren muchos rumores en cuanto a las pertenencias que caen en las manos de estos individuos, sobre que en muchas ocasiones no son devueltas a sus dueños, de la penúltima detención a Jose Alberto le fue arrebatado su cámara junto con el teléfono y hasta ahora no se han podido recuperar, uno de los esbirros se acerca al menor Jehovanis Diaz Cristo, sobrino de Dekaisone y le arranca bruscamente un anillo blanco que lleva colocado en la muñeca con al palabra cambio, la misma palabra que menciona el ex presidente y el presidente de la república, la ira por la injusticia, se aprecia en el rostro del adolecente, que exclama, ¡he! ¿ por que? pero debió calmarse al mirar a su tío y verlo pasivo y controlado, los combinan para alejarlos de la esquina en que se encontraban visibles y los hacen avanzar hacia un lugar mas oscuro detrás de unos arbustos, donde una farola por largos intervalos dejaba de alumbrar, todo parece indicar que no desean publicidad, desde el lugar anterior cabe la posibilidad de ser tomados por las cámaras de vigilancia de la oficina de intereses de los EE;UU allí en la penumbra revisan los carneces de identidad y uno de ellos pide a otro un pedazo de papel, escribe los nombres y llama a una patrulla de apoyo, el que parece estar a cargo del grupo llama a Arabel para pedirle explicaciones por no aportar el carnet, a lo que el hombre le explica que lo había olvidado por ello le había entregado la licencia de conducción, Dekaisone y el menor permanecían recostados a un muro con las manos a la espalda, después de unos minutos aparece el auto patrulla, que se detiene casi frente al grupo, un negro alto de aspecto belicoso se acerca conversa algo con los demás y después con los agentes uniformados del auto y a la vez le entregan la documentación, Arabel se queja de su presión alta, el maldito padecimiento de la hipertensión que unos días antes lo había obligado a permanecer hospitalizado durante casi una semana, los agentes de la Gestapo no parecen haber escuchados pero Dekaisone se percata que su rostro se ha enrojecido y le aconseja calma y pasividad, una respiración controlada evitaría males mayores, aunque el personalmente no consideraba a nadie enemigo los agentes se habían convertido en tales y al contrario no se le descubre la debilidad, por que en ella se apoya mas tarde para sobornar la voluntad, recordó los consejos del entrenador de judo, el punto débil protégelo, tu contrario no lo puede detectar, por esa razón cuando estaba lesionado del tobillo era cuando mejor lo apoyaba y si el brazo era cuando mas fuerte agarraba, y si era golpeado en alguna parte del cuerpo se tragaba el dolor que se convertía en furor y le aseguraba su característica de que ni muerto era vencido, nunca se supo en sus primeras competencias el por que contrarios mas expertos y mas fuertes físicamente no lograban dominarlo, miro nuevamente al amigo y pensó en los próximos minutos cuyo contenido lo presentía monótono y desabrió frente a un pedante oficial de la Gestapo haciendo uso de sus poderes intimidatorios, protegido por el poder. uno de los agentes les abrió la puerta y los combino a subir, el primero fue Dekaisone, al centro quedo sentado el menor y por ultimo Arabel, el auto continuo por calzada y cruzo frente a la oficina de intereses de los EE:UU, pudo ver la acera iluminada y la garita y los guardias de seguridad enfrascado en una tenas lucha contra la abulia, mas adelante la tonta plaza de las banderas donde unos días antes 6 valientes mujeres se habían atrevido a desafiar abiertamente al régimen, después giraron a la derecha y tomaron g hasta Boyeros, cuando el auto cruzo frente a la plaza de la revolución donde estaban las oficinas del primer ministro Dekaisone recordó, la primera vez que estuvo allí hacia ya 20 años atrás portando documentos para el primer ministro y presidente de la república de Cuba comandante Fidel Castro, el miedo escénico lo golpeaba pero la decisión era irrevocable, sabia que aquel atrevimiento le podía costar 20 o 30 años de privación de libertad y quizás mas tarde la pena de muerte, criticar al presidente y cuestionar el actuar del gobierno y además traer esa critica al lugar donde radicaba se suponía, todo el poder, era una gran osadía, un desafió imperdonable. Dejo correr la vista por la entrada donde los mustios custodios aburridos se empeñaban en adelantar el tiempo, cuan distinto se sintió en aquella ocasión después de haber salido de allí aliviado del peso de la indiferencia social y con la esperanza siempre de ser escuchado, se sintió orgulloso de si mismo, pero además seguro, ahora eran distintas las circunstancias, aunque la situación del país solo se había agravado cumpliéndose los pronósticos de aquellos manuscritos. También hoy cruzaba frente a la entrada, pero encerrado en el asiento trasero de un auto patrulla como un vulgar delincuente, y con un destino impredecible, eso si, las ideas solo se habían consolidado mas, era el mismo hombre con una diferencia de 20 años, tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de guardar y tiempo de desechar, dice el predicador, se preguntaba si había guardado? Se arrellano mas en el asiento y trato de esconder la pequeña grabadora que mantenía en el bolsillo, trasladándola para el borde interior del zapato, en el intento rompió el viejo pantalón tostado por el uso, lo lamentó, por las necesidades a que estaba sometido, en estos últimos tiempos se vestía gracias a la caridad de otras personas y de su hija, la que salió al país de los malos para ser buena, pero aunque solo aceptaba lo necesario y mas por amor a ella, que por la propia necesidad, no le agradaba recibir esa prebenda, siempre había sido capaz de ganarse lo propio y también para repartir, no era cuestión de criterios sino de dignidad, entonces se contesto la pregunta echa unos segundos antes, sí había guardado, no poseía nada material pero conservaba su estirpe de hombre incorruptible, no tanto como ROBESPIERE , y aunque no era suficiente, sí era bastante, no obstante por algunos momentos le cruzaba la idea de los inútiles interrogatorios en la 21, pero quizás no fueran tan vacios y otros escucharan lo que él intento expresarle al presidente, se habían equivocado, el sistema no funcionaba y se atrevería a asegurar que no funcionaria nunca, continuo observando las casas aparentemente dormidas soñando la esperanza de que mañana fuera diferente, exactamente igual de cómo lo hicieron ayer, resignándose a un día mas de esperas infructuosas, el auto patrulla no rebasaba los 60 km a pesar de lo desierto de la vía, esto le causo extrañeza, ha intervalos irregulares se escuchaba por la planta las ordenes de otros superiores en el puesto de control al cual pertenecían, a lo que el agente uniformado que atendía las trasmisiones respondía, que se encontraba al servicio de la 21 esa respuesta era suficiente, como en la Alemania nazi, la Gestapo, era un cuerpo represivo que actuaba por encima del resto de los demás, aquí resultaba ser similar con la Gestapo castrista, con la diferencia que 60 años después de la miseria de la segunda guerra mundial debían haber sido suficiente para excluir tal barbarismo contra pacifista que solo utilizan la poderosa razón de la libertad para consolidar la paz, unas cuadras antes del puente de 100 Dekaisone se le ocurrió pensar que iban ha ser conducidos al famoso centro de investigación criminal 100 y Aldabos pero al ver que el auto no se desvió para subir, le coloco la mano a su sobrino sobre la rodilla y lamento un poco haberlo traído, descubrió un futuro aparente donde la madre del menor no acostumbrado a su ausencia se desesperaba durante la noche y ya no lograba recuperar el sueño hasta llegar a la mañana con los nervios destrozados, le pareció verla mas tarde investigando en las estaciones de detención el paradero de su hijo y también recibiendo información falsa, unas veces por desconocimiento y despreocupación y otras como método de intimidación y tortura síquica, su hermana sabia los peligros concernientes a los disidentes considerados por el régimen como parias del siglo 21, de echo ella también obcecada por tanta injusticia y violaciones de derecho se había convertido en una mas, pero a pesar de todo y como nos ocurre muchas veces nos es difícil aceptar la adversidad, ya casi en la intercepción del semáforo de Capdebila, solo a dos cuadras de la casa, Dekaisone pensó pedirle a los dos uniformado un acto de compasión para comunicarle a su hermana que los conducían detenidos hacia un lugar indeterminado, pero le pareció algo inútil apelar a la piedad, además de no agradarle pedir favores con sometimiento y que por él nunca lo haría, le resultaba inaceptables cuando se trata de reclamar derechos, tampoco creía que aquellos asalariados fueran capaces de tener decisiones propias, para el operaban sin estar confundidos, pero tampoco se conducían por convicción, que era peor, sus conciencias cauterizadas se acomodaban incondicionalmente a la obediencia al poder, cumplir ordenes sin atreverse a cuestionar, motivados en muchas ocasiones por las prebendas y la posición social de la cual se beneficiaban, aunque realmente eran victimas ingenuas al desenlace futuro, ahora consumaban el barbarismo sobre el presente, escucho cuando Arabel le dijo a los dos hombres, si quieren nos pueden dejar en el semáforo, ya estamos cerca de la casa, miro al amigo y le sonrío pero sin aprobación, lo creyó como una burla, y las burlas no las concebía hacia ninguna persona sin excepciones, se asombro cuando el auto se detuvo a la derecha de la intercepción y los dos policías bajaron y les abrieron las puertas del vehículo combinándolos a bajarse a la vez que le entregaban sus documentaciones, no salía del estupor, le pareció aquello un milagro, el impacto causado a su sensibilidad lo obligaba a la gratitud hacia la forma de actuar esta vez de la Gestapo y la policía, así como era reacio al irracional ejercicio de la fuerza, también era extremadamente dócil a la practica de la amabilidad , de la misma forma que cuando le enseñaban la mano cerrada para golpearle se erguía cuando le extendían los brazos abiertos para el abrazo de amor sincero, lloraba y se arrodillaba como el mas humilde y agradecido de los esclavos, a pesar de que sabia que aquellos hombres solo cumplían ordenes quiso saber sus nombres para recogerlos en sus apuntes testimoniales, pero a los agentes le faltaba el valor necesario y la decisión para identificarse, atravesaron la avenida cuando el quiño del semáforo se puso de acuerdo con la historia, in discutiblemente les habían violados sus derechos, pero no se sentía ofendido, por ello cuando Arabel propone la idea de denunciarlo a la prensa internacional, no lo aprueba y casi lo hace desistir, de todas formas es un día mas que Dekaisone sobrevive en las fauces del diablo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s