Libertad para Allan Gross.

.

La dramaturgia en la “justicia revolucionaria” para justificar la ausencia de derechos y los medios para alcanzarlos se hace ver una ves mas, no importa quien sufra la misantropía, el echo es crear, concebir y evidenciar un enemigo que nos obligue a tener enemigo virtual, mientras el verdadero enemigo permanece agazapado, enmascarado dentro del estado. Me refiero al teatro político en el lamentable caso del norteamericano Allan Gross. Siempre supe, que como en el caso Ochoa, los tres jóvenes condenados a pena de muerte y decenas de casos mas, ante la reclamación, las condenas serian irrevocable, me atrevería haber dado el veredicto antes de la apelación, el desafío abierto, el régimen, no lo perdona, los fiscales están obligados, no a administrar la justicia, sino, a justificar la política, porque el poder jurídico esta doblegado al poder político como condición de existencia, de ello depende la posición social y la estabilidad económica del jurista, la incondicionalidad al servir al estado, le proporciona la cobertura, no para ejercer la justicia sino para hacer cumplir la ley, cuyo propósito no es la equidad en la praxis, sino justificar la prevaricación mediante su ejercicio, por encima de cualquier razón que proporcione un equilibrio entre el amparado por la fuerza y el desvalido. El contratista de la USAID es acusado de entrar equipos de comunicaciones a grupos judíos en la isla, el poder de la dictadura se muestra cruel, colocando violaciones punibles que solo se conciben como delitos en Cuba, esto mas la venganza por los cinco espías basta para recibir una condena de crimen de lesa humanidad. Pero mas allá de los propósitos posible de la ley por la cual es sancionado me atrevo a especular en la posibilidad de una conspiración contra el pueblo para entorpecer las posibles relaciones con los E.U de esta forma renace el careo del gobierno cubano y se le cierran las puertas a Obama, es una forma sutil de colocar un freno a la posibilidad de erradicación al embargo y condicionandolo a los propósitos de mantener el poder, a la vez que la dictadura alega la no imposición de condiciones, ella las condiciona dejando al pueblo fuera, la patraña política es otras de las virtudes del estado en las que pretende legitimar la soberanía y la independencia, con tal de culpar el gobierno de turno en los E.U cualquier ardid es valido, esta vez le toco a Allan, en otra ocasión fue el derribo de las avionetas, otra pretendió ser Granada, otra los tres jóvenes asesinados con la intención de dar escarmiento, otra los éxodos y así sucesivamente según el momento y la necesidad. El propósito de esta condena esta ausente de toda intención de soberanía o independencia para el pueblo, mucho menos lo acerca a libertades, el objetivo es impedir algún tipo de ayuda a la sociedad civil e inculcar el miedo a quienes se arriesguen a contribuir con ello, todo el tiempo lo que represente un peligro para la política del poder es causa de largas condenas o de muerte, sin embargo la corrupción generalizada disfruta de orgias por toda la isla. Lamento tal injusticia y a la vez admiro la dignidad del contratista, ruego al gobierno reconsideración, la Primavera Negra fue un fracaso , donde se hizo sufrir injustamente a muchas familias, este es otro que lamentaran por que no creo que el gobierno norteamericano lo permita.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s