No reconocemos derechos, pero legalizamos la corrupción.

El socialismo es una utopía para entretener a la clase obrera y colocarla en la explotación en base a sus miserias, desviándola de la realidad innata de las diferencias de los individuos en cuanto a sus capacidades y dones, que de echo se hacen una necesidad para la continuidad de la existencia, esta sustentado en una ideología errada basada en el igualitarismo por fuerza y no en el equilibrio de las discrepancias engendradas, conducidas por razonable lógica a la justicia social, partiendo del reconocimiento de dichas desigualdades como necesidad para la fuente del desarrollo, el gran error radica en pretender su eliminación y no la aceptación para trabajar con ellas, eso lo convierte en feroces dictaduras depredadoras de la justicia social.
Muchos de los cubanos acatan alegres y jubilosos el anuncio de la legalización de la venta de vehículos automotores, el 80% de los de adentro y de abajo envueltos en sus miserias e infortunios permanecen en la indiferencia, y mientras se anuncia en el periódico Granma esta autorización legal, se incrementa la represión contra los opositores. Las aparentes medidas para la reformación del sistema económico son manipuladas para el enfrentamiento del pueblo contra el pueblo creando para unos la falsa impresión de una futura prosperidad, para otros la realidad de más necesidades. Raúl Castro, no ha a hecho reforma alguna que no estuviera vigente mediante la corrupción. En el caso de la venta de vehículos automotores la única diferencia sustancial radica, en que ahora quienes ya poseían los vehículos pueden agenciarse el derecho legal de propiedad, algo verdaderamente lógico y que no se necesitaban 50 años para obtener tal logro que en el 1959 existía ya, quizás esto sea una conquista de las mas resientes de la revolución. Mayormente los vehículos que no se les permitía el traspaso legal eran aquellos que el estado había vendido como premios, cobrado varias veces por encima de su costo de producción, otros asignados a dirigentes o introducidos al país por marinos, sino comprados en el territorio mediante cartas de asignación, también algunos del personal que trabajo en los países del antiguo campo socialista y el resto de los implicados en este barbarismo feudal del siglo xi correspondía a trabajadores extranjeros, que al marcharse, a pesar de haberlo comprado no se le permitía la venta, sino a otro extranjero, sin embargo todas estas prohibiciones se burlaban por medio de la corrupción, la legalización de estos tramites costaba desde 5000 dólares hasta 15000 la mayor parte de las veces implicados directamente funcionarios del estado, todos con caneces del partido en sus bolsillos, una carta de marino para la compra de un auto costaba 5000 dólares y la legalización de un motor de petróleo moderno 15000 dólares, en los precios intermedios oscilaban los demás casos, nadie de los de abajo, los pobres y los humildes, recibía algún tipo de benéfico, quienes así obtenían los vehículos, también habían adquirido el dinero producto de la corrupción. Hoy el 90% de los vehículos que circulan en el país y su mantenimiento no fueron ni son obtenidos mediante el trabajo honesto y honrado, sino mediante el latrocinio, el desfalco, la malversación, aparentemente al estado, pero en realidad el estado no produce, sino el pueblo, por lo tanto una parte del pueblo le roba a otra parte, estos son logros del socialismo y la revolución de los Castros bajo la dirección del partido comunista, esta demás decir que en la vivienda ha sucedido similar, solo ahora se le esta dando curso legal a lo existente, logrado por medio de la corrupción, pero pienso que el estado persigue varios objetivos esenciales en el que aparentemente incluye la mejoría para el pueblo. El primero es crear en el descontento popular, una falsa expectativa y esperanzarlo en un futuro de prosperidad mediante la legalización de lo ya existente por medio de la aberración social, tratando de hacer creer, cada iniciativa privada como una futurista prosperidad e independencia económica para los individuos y sus familias, aparente legalidad, que prende fácilmente en el ingenuo, porque, el contenido de la constitución, ley máxima de la república, niega la esencia legal, permaneciendo como esta sustentada y basada en la construcción del socialismo, de este objetivo se desprenden varios efectos como, el incremento de la autocensura y la censura de unos por las de otros, para anular las dos partes siguiendo el método de enfrentar al pueblo contra el pueblo, donde cada cubano aparte de ser el lobo de si mismo es el lobo del otro. Como segundo objetivo se permite recoger capital mediante impuestos, sin invertir ni producir, ya que el estado, fracasado en las gestiones económicamente y desfalcado por la corrupción que hace un fraude de los cálculos, las estadísticas y las planificaciones, además de la obsoleta política de gobierno, no es capaz de crear nuevos puestos de trabajos, tampoco de aumentar las fuerzas productivas vinculadas directamente a la producción con vistas a su incremento productivo y la disminución de sus costos, pues las fuerzas de trabajo que se han vinculado a la aparente legalidad social pertenecen en mas del 70% a las no vinculada directamente a la producción, pero así logra con lo recaudado de unas pagar a las otras, medida paliativa para muy corto plazo. El tercer objetivo esta en relación directa con la oposición que cada día ha ido ganando espacios dentro de la ciudadanía y aprovecha la distorsión sicológica del pueblo producto del esperanzamiento, para arremeter y hacer parecerla como opuesta al aparente progreso de la nación. Todo en realidad es una trampa, un burdo engaño para ir pasando a una economía de mercado estrictamente controlada por el estado con vistas a no perder el poder, donde controla todo el capital fuerte en contratos con países prestados al juego del poder y que no les interesa en lo mas mínimo el estado del pueblo cubano, como Brasil, China, Rusia, España, y otros, que se están adueñando de nuestros recursos con la garantía de una fuerza de trabajo condenada a la servidumbre o la esclavitud socialista moderna, donde el derecho es solo propiedad estatal. Hoy regresamos al pasado, pero no al pasado basado en una constitución que defienda los derechos del pueblo sin discriminación, sino una donde los derechos son exclusivos del estado como poder, como dictadura y teniendo el individuo la posibilidad de ejercerlos solo si responde a los intereses de esa dictadura. El régimen capitalista según la teoría marxista progresa mediante la acumulación del capital y como consecuencia de la plusvalía, producto de la explotación del obrero, el régimen socialista en Cuba, progresa mediante la acumulación de necesidades como plusvalía, consecuencia de la desposesión de la propiedad privada y el argumento de la propiedad social y no solo explota al obrero, sino lo coloca en la condición de esclavo. Retrocedemos al 1959, además de con una constitución que nos impone solo el derecho de servidumbre y esclavitud, con un país sin industria azucarera, perdida la cafetalera y la tabaquera, sin industria pesquera prácticamente, a pesar de ser una isla, el pescado solo corresponde a la dieta de enfermos o de esos ladrones de de guantes rojos en conjunto con los cuentapropistas que sobrevivan y nunca reclamaran los derechos del pueblo. Hoy se ha divulgado un gran logro del socialismo cubano existente antes del 1959, con la legalización de la venta de vehículos, pero el cual costo 50 años de este tragedia de desintegración de Cuba como nación y esto todos lo sabemos, mañana serán los aviones, las casas, los hoteles, las tierras pero, si todo permanece debajo del podrido árbol de esta constitución, el estado seguirá siendo el mas parasito del mundo y nuestro pueblo el mas miserable del continente americano. Me pregunto, cuando será el día, que el órgano oficial del partido comunista, el Granma, hará rezar en un gran titular: se pondrán en vigencia para todo cubano los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entonces, si habrá una razón para el jubilo y la alegría de los cubanos de adentro y de abajo, pues nos estarán reconociendo como ciudadanos de nuestro propio país, además de universales. Dudo, que el socialismo y la revolución obtengan esta razón innata y universal. Cuando los justos dominan el pueblo se alegra; mas cuando domina el impío, el pueblo gime, prov veintinueve dos

Rio Verde no, Rio Rojo, dice el poder.
Sara Marta la valiente opositora pacifista de Rio Verde apenas puede ingerir alimentos, la golpiza esta vez fue mas fuerte, el opositor Julio Ignacio Leon Perez uno de los que se encontraba con ella se encuentra hospitalizado en la sala de penados del hospital militar Carlos J Findlay, no es la primera vez que esto les sucede por tratar de ejercer sus derechos, las fuerzas represivas del régimen, sumadas a las brigadas fasistoides de respuesta rápida, vienen sobre su casa, la ofenden, la vituperan, los golpean y al final los detienen, los conducen hacia los calabozos y allí continúan el improperio, pero esta vez los acusan de agresión a los agentes del orden, solo que los agredidos gozan de especial salud y los agresores desarmados e indefensos como es usual están lesionados. La justicia de Raúl Castro humillante grilletes que arrastrara Cuba durante décadas y generaciones .¿donde están los defensores de derechos humanos universales que no ven a Cuba?. Hagan lo correcto.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No reconocemos derechos, pero legalizamos la corrupción.

  1. lazaro dijo:

    Gracias Agustin, usted define con precision las “medidas” del neocastrismo dirigidas a lograr un “entrenimiento” social que socave la integridad de la oposicion pacifica y obnubile a la poblacion con vistas a evitar el apoyo a la misma y por consiguiente la inestabilidad social. Con su permiso lo reproduzco en mi sitio.

  2. Angel Martinez dijo:

    100% de acuerdo,pero que otra cosa podia ser si ,cuando los esclavistas hacen sus llamados,el pueblo sumiso y cordero acude a sus concentraciones , manifestaciones,asambleas,guadias,trabajos voluntarios y lo mas vergonzoso ,acudepresto a las urnas para elegir y reelegir a los esclavistas.No estoy en condiciones de excitar a la violencia ,al enfrentamiento,de todas formas no lo haria,pero por no participar no meten a nadie en la carcel y el riesgo de perder , no se , los cubanos nada tienen q perder pues no son duenos de nada.Mientras sigan participando,ningun cambio habra en la isla mas destruida que ojos humanos hayan visto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s