Quien no entre en corrupción, nunca tendrá ni casa, ni auto

No dejo de reconocer que la reciente ley de la vivienda es tardía pero positiva, entrega al cubano una parte del derecho negado durante 50 años y después de haber generado millares de injusticias y corrupción, donde se manifestó y practico, además del abuso de poder a todos los niveles, la estafa, el fraude, el desfalco, la malversación, la prevaricación y todo tipo de ilegalidades imaginables e inimaginables para la lógica de la justicia social, pero me pregunto, ¿que beneficios recibe el pueblo de adentro y de abajo?, el humilde hombre que ha vivido de un trabajo sin poder o querer corromperse para ascender en la escala económica, esta, como otras reformar que se han implantado, solo benefician, en la mayor parte, a los que ausentes de honor, honra y honestidad, y traicionando la confianza del pueblo, que son muchos y muchas, han sabido aprovechar oportunidades en los cargos públicos civiles o militares, y a otros que como resultado de esos oportunismos, en el mayor de los casos partidista, inescrupulosos y resumidos a la conciencia del valor del dinero, por encima de los valores humanos, se dedicaron a obtener oscuras ganancias adquiriendo algo de capital. Me pregunto ¿que simple obrero tendrá un capitalito para comprar un auto?, cuando, quizás el salario obtenido durante toda su existencia incluyendo el saldo del retiro, no haga el computo de la suma necesitada, suponiendo un salario de 500 pesos mensuales, que solo en estos últimos años ha llegado a esa cifra, como salario medio en algunos sectores, al año, son 6000 pesos, en 30 años 180 000 y gasta por encima de eso 60 000 más en el sustento, esto durante toda su vida, y el auto de menos valor, esta por los 100 000 pesos, me pregunto ¿que familia necesitada, tiene lo suficiente para adquirir una vivienda de características humildes, cuando la menos valoradas habitables están por encima de los 60 000 pesos? No excluyo de estos obreros a aquellos que hayan existido con honestidad y dignidad creyendo en la justicia del socialismo, que son en última instancia los más traicionados en estas burdas y pérfidas maniobras del poder, para el poder y por el poder. ¿a cual de los necesitados en estos casos se les brindara un crédito o una formula no mágica, ni corrupta, basada en la justicia social a tiempo, para que no sea devorado por la burguesía corrupta e inescrupulosa, surgida y abastecida por el sistema, y que ahora se asegura en la legalidad social, ¿donde están los productos de primera necesidad, los materiales de construcción, los instrumentos de trabajo al costo asequible o subsidiado para el simple obrero o el cubano de a pie?,¿ a caso alguna reforma ha bajado los costos de producción, a creado puestos de trabajo, ,( no intercambiado) para vivir con decencia, o aumentado las fuerzas vinculadas directamente a la producción creando producción, nada de eso, solo han incentivado el desorden social hacia un capitalismo mísero y degradante, irrespetuoso a la dignidad y el merito del obrero integro, primero se debió reformar el sistema salarial o en todo caso hacer efectivas todas las industrias que el sistema había destruido, que de echo son casi todas. El humilde aspira y cree ahora erróneamente en el desenvolvimiento y el ascenso a un nivel de vida superior, sin percatarse, que seguirá siendo explotado por el poder y absorbido mas tarde por el corrupto e inescrupuloso, que conseguido su capital producto de la expropiación indebida, lo pone en funcionamiento, no con los fines individuales del capitalismo, que al final, conducen al desarrollo social general, sino con fines tan egoístas e individualistas, que obstaculizan el progreso. No me opongo a estas medidas, pero no las acepto como justicia, respeto y gesto de buena voluntad para el progreso de la nación, están a destiempo. Una vez más, los humildes con, por y para los cuales se hizo la revolución son burlados y siguen tan o más marginados y olvidados que antes de 1959, como es usual, todas las reformas y a través de todo el tiempo, pretendidas o realizadas por el gobierno castrista, se ponen en practica presionadas o por exigencias coyunturales sociales, producto de la política o por necesidad del estado cuando peligra el poder, y además, después de haber causado el contenido de conducción del gobierno, incontables daños e injusticias, que en ningún caso serán resarcido, ni tan siquiera equilibrados, se rectifican errores con errores y que ya han ocasionado otros errores, lo que forman un circulo vicioso de errores, esta llegando un sombrero viejo, depauperado y roto cuando ya parte de la cabeza no existe, pero el pueblo desposeído, empobrecido, necesitado de cualquier maniobra que parezca derecho, aplaude y se regocija, cree erróneamente en la prosperidad y el progreso, ahora también brindado por la revolución, y en este entretenimiento, pierden de vista y se olvidaran un poco, de los que verdaderamente han hecho valer y conquistado este derecho violado, por el abuso del poder y la dictadura totalitaria, convirtiendo el socialismo en un capitalismo de estado, donde se capitalizo todos los derechos del hombre en particular y del pueblo en general durante mas de 6 décadas.

Tenia un amigo campesino, de poca cultura, pero esmerada educación, considerado quizás y no por mi, sino por los habitantes del barrio, sino el mejor, uno de los mejores hombres, caracterización dada por sus profundos valores humanos. En una ocasión, conversábamos frente a su casa y pasa una mujer y le grita a otras,¡ vino el picadillo de soya¡, las dos mujeres sonríen, y además todo el barrio se alegra, entonces mi amigo se ríe y me dice: míralos Agustín, le quitaron todo y ahora saltan de jubilo y alegría cuando le traen las sobras, primero le regularon la carne a unas libras mensuales o semanales después a unas onzas, y mas tarde solo para dietas, ahora hacen una fiesta cuando le venden el apestoso picadillo echo de desperdicios, y se muestran agradecidos, en un análisis sencillo y un lenguaje humilde resumió mi amigo toda la doctrina miserable y ruin del partido gobernante y la lamentable resignación del pueblo a mendigar con agradecimiento el pan y el derecho, recordé la fabula estalinista leída en el spuknit ; cuando le preguntaron a Stalin, como iba a gobernar el pueblo; ordenó que le trajeran una gallina, la desplumo toda y la dejo en el piso, el ave, para cubrirse del frio seguía al dictador entre sus botas, entonces el sátrapa se detuvo, y exclamo, ¡ese es el pueblo¡ señalando con su dedo índice hacia la gallina. ¿Cuál es la razón de un estado para dilatar la entrega y el disfrute de los derechos y libertades que le corresponde al pueblo por condición humana, sino la de seguir gobernando como sátrapas y dictadores?, la hora del conformismo esta fuera de tiempo, queremos todos los derechos ahora y aquí.

En el primer quinquenio del 90, después de haber echo un análisis social sobre la situación de la vivienda, y sacado algunas conclusiones, que ahora puedo asegurar no erradas, sobre el porque del agravamiento de las necesidades habitacionales, y el surgimiento de una arquitectura deforme a la lógica de existencia, surgiendo cientos de barrios marginales alrededor de las ciudades, a pesar de las supuestas inversiones con carácter prioritario del estado, y cuando la corrupción todavía no se había apoderado de la sociedad, hube de entregar personalmente estas conclusiones en el consejo de estado dirigidas al entonces primer ministro y presidente: Fidel Castro Ruz, donde recomendaba toda esta serie de reformas y muchas mas que ahora se pretenden hacer vigentes con extrema tardanza, cuando son otras las que requiere el momento, me llevo a esta investigación, como a muchas otras posteriores, la necesidad espiritual de cumplir con mi conciencia y la justicia, en defensa de los humildes incapaces de reaccionar, ante la discriminación a que eran sometidos, era el tiempo de reformar, no ahora, que es tiempo de extirpar. Escribo esto, no porque me crea el único que halla visionado el futuro, es mas, estoy seguro, que aunque pocos asumieron esta actuación, muchos lo vieron, pero no actuaron, sino, porque como estaba seguro de mis ideas futuristas y el tiempo ha demostrado su veracidad, hoy, estoy seguro de esta fatal necedad del poder, pérfida, ególatra y mediocres reformas que nos conducen a un caos y nos precipitan a un abismo. Para testimonio de lo escrito aún poseo alguna respuesta formal del consejo de estado donde me dice: agradecemos las sugerencias que usted le hace al comandante.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s