Militarismo de Chávez

En estos últimos años la carrera armamentista en América se ha duplicado, millones de dólares han pasado a las bancos Europeos, en sentido inverso viaja el armamento bajo la firma de jugosos tratados comerciales, los presidentes y sobre todo los de izquierda de corte marxista, cambian el pan de los pueblos por la espada, y mientras esos millones de dólares van parar a las arcas de Europa, que no los necesita, millones de desesperados y hambrientos deambulan por el continente americano. El presidente de Venezuela como seguidor de Fidel Castro en su guerra personal contra los E.U, argumentando una inevitable confrontación bélica, intenta hacerle creer al pueblo venezolano en la necesidad de estar armado para combatir al supuesto enemigo, cuando la realidad es otra, mantener un ejercito poderoso y complacido para ser utilizado contra el pueblo, al igual que ha sucedido con los estados del oriente, dando como resultado centenas de muertos civiles que solo salen a reclamar sus derechos.

Después de la segunda guerra mundial y durante todo el tiempo de la guerra fría, las URRSS se dedico al desarrollo de una profunda carrera armamentista con vistas a formar un imperio comunista en Europa y enfrentar a los E.U, para ello intento contar con Cuba, donde desplazo gran cantidad de pertrechos para tener un punto estratégico desde América, que podría servir también como puente de abastecimiento a otros países en el enfrentamiento bélico contra el Norte, esas pretensiones fracasaron, pero no parecen para Cuba y algunos países de América, haberse extinguido con la supresión de la guerra fría, y así lo esta demostrando el comportamiento de Hugo Chaves, haciendo pasar los obsoletos equipos desde Rusia a Venezuela sin la menor preocupación por el pueblo, que es en ultima instancia quien pondrá los muertos, las ganancias de la explotación indiscriminada del petróleo dan esta posibilidad, además de la de elevar el salario de los militares para evitar una posible incomodidad, esto es una copia del régimen de Fidel Castro donde los militares disfrutan de excepcionales privilegios como cuotas especiales, centros recreativos y la posibilidad de hogares los cuales no están obligados a pagar. Así funciona el imperio de los sátrapas, tontos los pueblos que los admiten y pérfidos y cobardes los hombres que lo callan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s