Navidades de los castros

Comienza el último mes del año, mes de navidades para el mundo, no para Cuba, algún arbolito mustio, triste y silencioso relampaguea en alguna sala defendiendo tradiciones arrancadas y echadas en los inodoros castrista por las demagogias, las falacias y el fanatismo del socialismo, son pocos, la mayoría les queda solo la resignación del vacio encajado en la espera de las suplicas y de alguna lastima para un día después del sepelio, lo han perdido todo, un año mas no importa, la navidad para ellos es un susto que sorprende, una culebra escurridiza en las piedras del desvelo, un tizón caliente abrazando el alma, así recibimos la navidad, en esta isla condenada a rencores y odios eternos, a mezquindades y aberraciones, a vicio y corrupción, podríamos, como en una clase de caligrafía rehabilitar el concepto a intramuros de espacio racionales y dejarla en esta realidad, NA-VIDA-ES. Un desespero nos arrebata la razón, como zascandiles deambulando entre deterioradas calles infectadas de basuras de hombres y desperdicios putrefactos, donde ancestrales vehículos mutan la naturaleza a simbiosis de polución. Esperemos la próxima navidad para recuperar nuestras tradiciones de nación, que no son una panacea para el sacrificado bregar por la vida, pero si un escudo de esperanza contra la muerte.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s