La prisión: un negocio político

Durante todo el tiempo del poder de Fidel Castro y su hermano, los presos han resultado ser una especie de mercancía política, y no solo los políticos, también los comunes, así ha quedado demostrado por el curso de la revolución. Los primeros prisioneros convertidos en negocio fueron los apresados en Playa Girón, mas tarde los cientos extraídos de las prisiones, forzándolos a incluirse en los grandes éxodos masivos, después las salteadas excarcelaciónes a pedidos y como obsequio a presidentes o personalidades de gobiernos extranjeros, en ocasiones de visitar Cuba, sumándose a ello el último negocio con los prisioneros políticos de la primavera negra, hecho con el cardenal Jaime Ortega a nombre y denigrando la imagen de la iglesia Católica, ahora, son las excarcelaciones de mas de dos mil reos, dejando para el obsequio papal una de las mas inocentes victimas extranjeras del castrismo: el norteamericano Allan Gross, que de seguro y por convicción el papa estará obligado a pedir su inmediata libertad, y el presidente Raúl Castro también por convicción a concederla.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s