El sepelio de la esperanza

En la Cuba de hoy gobernada por Raúl Castro esperanzada en la trampa de las reformas, muchos y no solo desconocedores de la economía, sino versados en ella, creen con ingenuidad, que los cambios económicos traerán como consecuencia los cambios políticos. Según Marx la base de las estructuras sociales es la economía, y sobre ella se sienta los distintos poderes para gobernar. Los regímenes dictatoriales marxistas violan esta teoría porque someten la base económica y todas las demás estructuras y formulas de gobierno exclusivamente a la convicción política, en base al poder, por encima de cualquier razón o lógica de convivencia, ese es el problema de Cuba, que debido al control absoluto y una economía centralizada, nunca se llega a la independencia económica individual que es determinante para los cambios políticos.

Se dice que la independencia económica trae la consecuencia de independencia ideológica y política, y por lo tanto autonomía individual para elegir a quien y como se apoya para ser gobernado, eso también lo conoce el poder y en base a ello ha trabajado estas reformas. Preguntaría yo a los ingenuos esperanzados en que mediante estas reformas se alcanzaran cambios políticos ¿Cómo se alcanzara esta independencia?. Han aplicado en toda esta estafa y al pie de la letra, la ya consigna gubernamental, dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada, convertida ahora en: dentro del poder todo, fuera del poder nada.

Hoy un disidente u opositor se excluye socialmente, ya sea expulsándolo o haciéndole por sutiles métodos la vida laboral prácticamente imposible, que le sucedería a un cuentapropista que al independizarse económicamente se convirtiera en opositor, y que en algún momento saliera a la calle a la protesta, cuantas leyes y por cuantos motivos diferentes le aplicarían para expropiarlo del capital y decomisarle sus vienes como ha sucedido tantas veces, a cuantas presiones de los organismos gubernamentales estaría expuesto. Los negocios por cuenta propia están controlados por la policía, por un cuerpo de inspectores estatales, su capital esta fiscalizado en el sistema bancario y ahora intentan agregarles el control mediante sindicatos, este tipo de independencia tardara años en lograr cambios políticos y cuando halla acercamiento a ellos, ya el poder habrá logrado nuevas formas de control y explotación.

Demostrado esta a través de la historia que los cambios económicos no producen cambios políticos sino presionados por la sociedad a través de revoluciones violentas o pacificas, nuevas formas de producción y comercio solo declaran la necesidad de cambios políticos que solo se logran con el salto para no quedar rezagados en desproporción con el desarrollo mundial, de lo contrario, no hubiese existido la necesidad de revoluciones para erradicar el feudalismo, el esclavismo, el colonialismo, el neo- colonialismo, el zarismo, el fascismo , los regímenes totalitarias de Europa y ahora por último estos regímenes del medio oriente que no se como llamarlos, si monárquicos, dinásticos o simplemente regímenes donde la razón es el poder y no la justicia. Cuando se trata de dictaduras precisamente como la nuestra, con el control absoluto del poder y disponiendo de todo el capital necesario para sostenerlo, deforman con la ilogicidad de los necios, no reforman, solo ceden en busca de más control, no son entonces nuevas formas de producción para el progreso de la nación y el pueblo, sino de explotación y hegemonía sobre lo que se les va escapando y por supuesto, por donde también escapa su poder.

Los cambios no tiene el objetivo del progreso, sino el de evitar una absorción del sistema, por los E.U, el enemigo personal creado por Fidel Castro y seguido por el supuesto partido comunista, convertido ahora mediante la corrupción en el peor enemigo del propio poder y de todo el sistema. Si el pueblo primero y toda la comunidad internacional después, no entienden la necesidad de presionar al gobierno para bien y beneficio de todos, acomódense a la espera en colchones de espuma para que no se les enllaguen las nalgas a los esperanzados, que no verán los cambios políticos jamás, pues ya su generación, al igual que hoy pasa la mía, habrá pasado aferrada al sepelio la esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s