Veinticuatro horas más de DEKAISONE en las fauces de Satán

Día martes 27 enero año 2002, era prehistórica moderna, etapa intermedia de la ultima dictadura comunista. Las sombras se han afianzado sobre la ciudad que duerme sus sueños o pesadillas sin muchas diferencias, el sol se fue, y la tarde muda recogió su lucidez detrás de un horizonte melancólico y monótono, esta noche los zombis y zascandiles se han recogido temprano, temerosos y asustados, todas las fuerzas de control y represión están esparcidas , en cualquier rincón oscuro o iluminado, de dos y de cuatro, con uniformes del minint, de policías o simplemente vestidos de civil, se agrupan los hombres y mujeres de la “revolución” presente , sin duda, un toque de queda no declarado públicamente se ejecuta como una sentencia trágica de razones equivocas, yo también duermo temprano, pero sin pesadillas, las pesadillas se fueron desde que decidí y logre la metamorfosis a hombre de cualquier tiempo y me quite la carga de lo innoble que me aplastaba como un gusano debajo de una bota indolente, ahora sueño, embriagado con una paz espantosa y aunque algunas veces despierto abrumado con la miseria de mi pueblo presionándome el pecho he imposibilitándome la respiración, no son parte de una pesadilla, son parte de un sueño mas, para lograr otro sueño de paz, comprensión, amabilidad, reconciliación, y amor entre todos los cubanos, de dentro y de fuera, de arriba y de abajo, del encierro y del destierro, negros y blancos, verdes y azules, amarillos o rojos, jóvenes o viejos, hombres o mujeres, afeminados o lesbianas, respetándonos las diferencias, y soñaba este sueño eterno cuando mi hermana me despierta sobresaltada. Te buscan los agentes de la seguridad, vas ha salir, me dice, podemos cerrar la puerta y que la tumben, ella al igual que las gentes no entienden la necesidad de estos encuentros, claro, le respondo sin inmutarme. No me sorprendo ni me molesto, al fin han llegado me digo. Salgo del cuarto con los pantalones apenas sostenidos, en la puerta hay un joven de rostro ceñudo he ideas confundidas del poder sobre la vida y la muerte, le considero, se tambalea en la cuerda floja en que intenta cruzar las cataratas del Niágara, no es equilibrista, su caída es inminente y aun no se percata. Espera para vestirme, le digo y cambio la vista para evitar que me este enseñando el carnet con las sigas DSE que tanta repugnancia me causa, es mi ego, quizás una valentía en la que se oculta la cobardía y por eso considero humillante la identificación de la fuerza, hasta ahora avanzo con cualquiera a cualquier parte, con uno y con mil, armados o desarmados, me basta para ello el Dios de Israel y la defensa de mis ideas que sin ellas estoy demás en esta vida. Mi hermana se altera y se revela, mi sobrino se enardece mas dispuesto y con menos miedo para hacer un desatino que el agente colocado en la puerta, mi cuñado, que es quien ha abierto la puerta se siente arrepentido, mis pequeñas sobrinitas se agitan y me preguntan constantemente tío, a donde vas, te llevan preso, las tranquilizo con algunas caricias, el agente de la puerta intente apurarme y eso me cae mal, espera, le digo, voy al baño, mi hermana sigue enardecida, no comprende ni confía en Dios, nos vamos todos hasta las niñas, le grita al oficial, de otra forma no se lo llevan, salgo del baño y la tranquilizo, calma, tranquila, todos se quedan y yo me voy con ellos es necesario, paso de nuevo al cuarto y llamo al sobrino, dejo el teléfono, comunícate con Reinaldo de cualquier forma, y tranquilo, una nueva caricia a las jimaguas y voy hacia la puerta, el agente de la Gestapo castrista vuelve con la agitación, que pasa tienes miedo, le digo un poco burlesco, se que lo están zarandeando sus superiores, me están llamando por teléfono dice sin pensarlo, sonrió con cinismo y salgo al exterior en la escalera hay otro esbirro en posición de combate, cuando llego al final y ya en el callejoncito donde esta el auto patrulla con tres policías uniformados me percato que a la izquierda otro agente permanecía alerta mientras en otra auto al frente se movían algunas figuras mas, uno de ellos me pregunta, si llevo algo encima, la respuesta negativa no les convence y me cachean casi hasta los guevos, me sientan en el asiento trasero, entre un robusto policía y un agente de civil, el auto parte aparatosamente como en los filmes de acción, y toma la avenida Boyeros, en el cruce del semáforo se desvía a la derecha primero, pero el uniformado a mi izquierda le hace una sugerencia y el conductor se decide por la izquierda hasta el entronque de la Cujae, ya deben ser cerca de las 11 de la noche, avanzamos por la vía poco transitada, mi vista va recorriendo las instalaciones de los estudiantes donde sueños, ilusiones y pensamientos abarrotados de concupiscencia confluyen cada amanecer hasta el anochecer, siguiendo los absurdos senderos de una sociedad que se desnaturaliza de la lógica evolutiva hacia la perfección humana basada en el amor, la libertad, la justicia y el respeto por la condición humana, subimos el puente de la autopista hacia Pinar del Rio, las luces de los faros van separando las tinieblas y descubriendo los contornos de la vía asfaltada, nadie habla, cada uno supongo esta inmerso en su soliloquio, me gustaría preguntarle en que piensan ellos, pero seria inútil, creo, a las personas les es muy difícil ser transparente, menos a los que pertenecen a los cuerpos represivos acostumbrados a recibir o dar ordenes y cumplirlas sin razonar o incumplirlas traidoramente cuando les beneficia, en algún momento me pregunto hacia donde me conducen, se cuenta que decenas de detenidos o secuestrados los llevan a lugares distantes y después de amenazarlos los abandonan sin la menor compasión o respeto, de pronto me veo en algún intricado lugar con el cañón de una pistola puesto en la cabeza y algún esbirro amenazándome con la muerte, pero no siento nada que se parezca a miedo, al contrario un éxtasis de placer me invade, la aventura, la emoción del riesgo, sentir el peligro cerca, palparlo, rozarlo , desgastarlo, acariciarlo me hace vivir, creo que ese fue uno de los motivos que me hizo escoger el judo como deporte y mas tarde me llevo a la marina, siempre con el sueño de pilotear un avión y lanzarme en picada contra la tierra hasta sentir que temblara, pudo ser la causa también que en algunas ocasiones me hizo circular en mi viejo Chevi por las calles, rompiendo las tinieblas a la hora de los fantasmas y otras cosas mas, siempre ocultando esta pasión para evitar ser juzgado de desequilibrado, hoy estoy seguro que con la mayor serenidad del mundo, si se les ocurriera colocarme la amenaza sobre la sien, les provocaría para que dispararan con toda la paz y la serenidad que no tengo al enfrentarme a una escena publica, el auto sigue avanzando rápido a través de las lobreguez, después de unos minutos, se aparta por un desvió hacia un barrio en las afuera de la Lisa, apenas nos cruzamos con algún vehículo , pero ahora vamos penetrando en la ciudad y trato de buscar en la memoria algún centro de detención ubicado en esta parte de este maldito tugurio, pero no logro el descubrimiento, llegamos a la avenida 51 y torcemos a la derecha hasta llegar a una estación de policías repleta de agentes uniformados, ya la identifico, alguna ves cruce por este lugar, esta cerca de 5 palmas la unidad nacional de transito donde hace años me entreviste con el general Blusón y su estado mayor para declararle la ineficiencia, la escases de ética y la corrupción presente en la policía de transito bajo su mando, le entregue además un informe donde se recogían casos, criticas y también posibles soluciones, contrario a la represalia, recibí elogios y me firmo con su estado mayor un folleto de Universidad para todos relacionado con el transito para que lo conservara como recuerdo. Un agente de civil me comunica que le siga hasta llegar a una salita adaptada para dar clases o instrucciones, allí me deja sentado alrededor de una mesa, al cabo de unos minutos aparecen con el civil dos uniformados del ministerio, de raza negra, el joven lleva los grados de teniente, la muchacha no recuerdo, después del saludo despliegan sobre la mesa sus respectivos libros de indolencia, nos miramos entonces un poco de frente, el mestizo cruza las manos sobre las hojas y me pregunta el por que de mi detención, es una pregunta absurda, casi carente de sentido, la manifestación de una pueril ingenuidad, o la torpeza del razonamiento de las fuerzas represivas expropiándote del derecho, no obstante, lo concibo como el inicio de un dialogo, un puente entre la fuerza que ellos representan y la razón de nosotros los que pensamos diferente a esa fuerza: lo ignoro, contesto, pero puedo suponer que por tener un blog independiente y publicar en el lo que pienso, siento, vivo y entiendo por verdad, hacer conocer al mundo a cualquier precio la realidad social, sus miradas inquisitivas se prende de mi rostro. Donde lo detuvieron? Pregunta el mulatico dejando entreabierta la herencia africana. En casa de mi hermana, cuando dormía, se cruzan entre ellos interrogativas miradas en la que aprecio una leve disconformidad, o la primera escena de este teatro romano, quizás conozcan que han violado el artículo nº 57 de la constitución al detenerme después de las 22 horas, sin ninguna acusación, sin violar ninguna ley ni haber cometido delito alguno, el síntoma de un leve desconcierto lo ocultan en la próxima pregunta. Trabaja?, la pregunta rutinaria, para mi ofensiva y humillante, innoble, es la pregunta mediocre he imbécil donde se encierra la miseria del régimen con tendencias socialistas, forjando un concepto errado que asegura la condición de servidumbre o esclavitud, hubo tiempos en que se consideraba como trabajo el realizado solo con el estado, y el individuo que se apartaba de esta obligación podía aplicársele la ley de peligrosidad social con una pena hasta de 4 años de encierro y trabajo forzado, después de haber abandonado la marina decidiéndome a no aceptar la imposición estatal en una labor donde obtendría un salario insuficiente para cubrir las necesidades esenciales, y me obligaría casi a obtener el faltante por métodos denigrantes he inaceptables para mis convicciones, como el hurto, el robo, la malversación, el fraude, la prevaricación, corrupción para resumirlos en una palabra, fui en varias ocasiones amenazado por la policía y la dirección del partido de la ciudad donde vivía, pero yo solo no he sido victima bajo ese errado concepto, otros fueron a cumplir en la prisión , hoy no tengo intenciones de explicar o justificar uno u otro proceder, mas allá de toda responsabilidad social la tengo con ese poderoso Dios y creador de todo lo existente sobre la tierra, mis códigos morales aunque contribuyen al respeto por la condición humana, no persiguen el objetivo de agradar a los hombres, mucho menos algún poder terrenal que impone la razón de la fuerza para gobernar. No trabajo, le contesto, guardándome los porque y los por que. De que vive? Esta pregunta me repugna, me da nauseas, siento que un asco me sube del abdomen y se me aloja en los cojones, tengo deseos de corregir sobre la mesa pero la decencia y respeto con que fui educado me lo impedirían, entonces en un salto trapezoidal, la memoria trae al presente los 50 dólares que el año pasado me dio mi hija buena, que emigro al país de los malos para seguir siendo buena y que fui ahorrando casi hasta hoy, las ocasiones en que vendo un racimo de plátano para comprar pan, y esas partes tan difíciles de creer cuando los amigos me brindan el plato de comida y avergonzado bajo la cabeza y como, levanto los ojos y miro fijo al soldado de la “revolución” mientras le hablo así, quizás el no quiera oír estas palabras, sino escuchar que recibo dinero del extranjero, o de alguna organización política para darme la posibilidad de actuar opuesto a los intereses del poder, pero se quedara con el deseo y nunca comprenderá el deleite del sacrificio por convicción y amor al pueblo, a la patria, a la nación que los Castros y el partido comunista han destruido, y entregarlo todo por la justicia, nunca percibirán ese éxtasis embriagador que deja, el además de haber puesto la otra mejilla, haber entregado el corazón por los que no pueden dar nada a cambio y sumidos en el ostracismo se consumen en un eterno lamento. Entonces tu hija te envía remesas, algo, le digo, no deseo que entre dinero al país porque al final va a parar a manos del estado, prefiero pasar necesidades antes que valla a fortalecer al poder, a los soldaditos de la “revolución” no les agrada lo dicho, pero para no caer en polémicas tan poco objetivas hago concesiones y desvió el dialogo, no vale la pena discutir una apreciación tan insustancial cuando se pueden enfocar otras cuestiones, no se puede desperdiciar esta oportunidad, estos jóvenes parecen estar bien preparados y este pedazo de patria necesita de la comprensión de todos, el de civil a mi izquierda ha estado escuchando como un receptor de honda corta, imperceptiblemente desplazo el dialogo a la corrupción, uno de los temas que mas inseparables es en cualquier razonamiento social, porque la sociedad entera esta corrupta. Después de algunas intervenciones de ellos y mías, se expresan y creo que aquí fueron algo sinceros. Nosotros queremos cambiar las cosas, acabar con la corrupción, entonces otro salto trapezoidal me vuelve a catapultar y me veo en una ceremonia militar, en la plaza de la Revolución, con el uniforme azul oscuro de la marina, parado en atención, mientras un oficial superior me colocaba los grados de alférez, tenia solo 23 años y todo el ímpetu necesario para cambiar las cosas, tenia esperanzas en mejorar la sociedad, años mas tarde pedía encarecidamente una entrevista con el presidente Fidel Castro, según iba conociendo las partes del gobierno que no conocía, mi decepción en el mejoramiento de la sociedad se transformaba en el convencimiento que estábamos errados, termine en el año 90 entregando un informe personalmente en el consejo de estado dirigido al entonces presidente Fidel Castro resumido en esta frase: la corrupción esta en la puerta de los círculos de la infancia, hoy aquellos infantes crecieron y son esta generación que se ha vuelto mas allá de lo corrupto decrepita a la razón de lo noble y lo digno. El joven me mira, sin dudas no tendría el ni nadie fuerza moral para censurar mis palabras que las he dicho con el corazón partido y un dolor tan grande en el alma que vuelvo ha sentir la debilidad del llanto.

No he terminado mi narración, pero el tiempo no me alcanza para todo lo que hago, por esa razón he decidido dividirla en tres partes, y no se preocupen, sobreviviré a cualquier cataclismo, muchas gracias a todos aquellos, que de muchos lugares dentro y fuera del país me demostraron su solidaridad, y amor haciendo llamadas y tuiteandole al mundo mi detención, y muchas gracias también aquellos que sin amor ordenaron mi detención, por haberme dado la oportunidad ansiada de tener un contacto mas directo con las fuerzas de la seguridad del estado.

Luk 12:11 Y cuando os trajeren a las sinagogas, y a los magistrados y potestades, no estéis solícitos cómo o qué hayáis de responder, o qué habréis de decir;

Luk 12:12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que será necesario decir.

Luk 12:13 Y le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia.

Luk 12:14 Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me puso por juez o partidor sobre vosotros?

Luk 12:15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de [toda] avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s