Miedo al blanco

El hombre vestido de blanco se dirige a la puerta de control de pasajes. Alguien con rostro de cálculo oficialista lo detiene y le pregunta: ¿Tiene tu ropa algo que ver con las Damas de Blanco?

Al hombre le tiembla la voz. Se asusta como una rata sorprendida por un haz de luz.

-No, nada, no sé de qué me habla.

Lo dejan pasar y sube al avión rumbo a Nassau, de ahí continuara vuelo a los Estados Unidos. Hoy posee un pasaporte español. Mientas el avión toma altura, piensa: “Nunca más vestiré de blanco, lo juro”. Negar su nacionalidad es una forma de adquirir derechos.

La Cuba que se olvida después de que se adquiere un pasaporte extranjero, una visa para viajar al exterior, o el exilio.

El hombre vestido de blanco vive por encima de los desposeídos. Posee un auto que renta, y hace negocios inescrupulosos con sus salidas al exterior. Sabe lo que está mal, conoce lo corrupto, lo indigno, lo inmoral, lo bajo, pero cierra los ojos y aprovecha las oportunidades del derecho del pasaporte extranjero, por supuesto. Desecha y casi es contrario a la oposición, no quiere saber de ella, ni tan siquiera saber que existe. Así existen millares de cubanos, sin mirar a la Cuba que se hunde.

Hoy se marcha hacia los Estados Unidos un joven con el cual llevo una profunda relación de amistad, por ello le pido un favor cuyo objetivo no tiene ninguna relación política. He cortado por la mitad un pomo plástico y colocado dentro una rosa, y he envuelto una concha petrificada para enviárselo a una amiga. El presentimiento me dice que no la llevará al aeropuerto, así ocurre. Al otro día su madre me dice:

-Por favor, discúlpalo, la tía le dijo que no se arriesgara. Podía perder la salida.

(Tráfico de rosas, fósiles de valor o valor fosilizado)

Hacía más de un año que no veía a mi hija. La persona que más amo en este mundo. Al fin un día llegó junto a su esposo. Al marcharse le quise entregar una carta que no tenía connotación política. El esposo me trató despectivamente y casi con reproche (fueron sus nervios). Mi hija casi peleo conmigo, se me abrió el pecho cuando se marchó. Por ella y por la patria.

Decenas de amigos se han marchado a los Estados unidos, incluso algunos políticos a los que había brindado apoyo y ayuda cuando estaban en esta tierra infernal, vienen y van tantas veces que me creo que viajan de un lado al otro de esta ciudad, no solo se olvidaron de mí sino de Cuba.

Excepto los que están comprometidos con la oposición, los demás, sean grupos culturales, intelectuales o científicos, incluyendo los “internacionalistas”, se hacen dictadores menores para no hacer peligrar la posibilidad del derecho y se convierten en una brigada de repudio no a la injusticia sobre Cuba, sino reprimiendo cualquier reclamo de justicia para Cuba.

No quiero que nadie venga a exigir el derecho y la justicia que nos corresponde a los que mordemos cada hora el polvo apestado de nuestra nación y nos dejamos despedazar por el tirano que nos convierte a todos los cubanos de una forma o de otra en escoria, basura miserable, mendigando derechos. Pero tampoco quiero que tanta humillación caiga sobre la patria vendida al precio de las sobras de los poderes.

Los cubanos no necesitamos armas para vencer la dictadura y establecer la democracia. Solo necesitamos un mínimo de honor, decoro, vergüenza, dignidad, y valor suficiente para ejercerla. El pueblo de Cuba ha sepultado el reclamo de la justicia . No merece sus reprendidos y muertos. Pero yo tampoco merezco que Cristo haya ido a la cruz por mí, y sin embargo allí quedó martirizado por mis pecados. Pero hay una diferencia, Cristo es Dios y nosotros los cubanos ¿qué somos?

En el sueño de Martí y el mío propio ya no puede decirse “Las palmas son novias que esperan, y hemos de poner la justicia más alta que las palmas”.

Las palmas que quedan son novias olvidadas y llorosas, por sus novios cubanos que la abandonan, la cambian en el horrible y cobarde trueque por pasaportes americanos, españoles, ecuatorianos o venezolanos. Por faltarles el valor para ser cubanos, de la Cuba de adentro y de abajo. La Cuba mía y tuya, la Cuba que amo con llanto y con fuerza, con toda el alma y con mi deseo de libertad que no alcanza el viento para abarcarla.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Miedo al blanco

  1. Angel Martinez dijo:

    Yo desperte a la realidad en 1980,deje de participar,no por hacer politica ,por ir en contra del sistema , sino por respeto a mi mismo,para no llevar una doble moral ,participar apoyando a un regimen con el q estoy en desacuerdo,nada me paso,solo q era rechasado por los simpatizantes del regimen,un dia me fui ,,,,y cada dia sueno con Cuba,estoy al tanto de todo hoy con dolor quiciera olvidarla,,,,estos son otros tiempos , ya no hay razon para llevar una doble moral tan masivamente,,,ste primero de mayo me convenci q los cubanos tenemos el gobierno q merecemos,,no somos capaces del menor de los sacrificios para quitarnos de encima esa doble moral q nos doblega ante el tirano y que lo hace a el cada dia mas fuerte politicamente,, la isla mas hermosa q ojos humanos hayan visto se esta hundiendo ,,,y nadie va a sacarla a flote porque su propio pueblo la esta hundiendo con su doble moral.

    • agustinv dijo:

      El llanto vuelve a mis ojos, tus palabras se me clavan en el pecho como una lanza que arde, pero si creo en que la vamos sacar aunque muchos perescamos en el intento, habra un dia para la Cuba que es digna de amarce y sembraremos una palma para el recuerdo aquellos que no se la merecen sentiran bochorno y basta con un gesto amable para perdonarles, gracias hermano necesitamos de todos, aun de los verdugos arrepentidos, un gran abrazo

  2. Estupendo el reportaje de Agustin,encierra en el toda la verdad y devilidad del exilio cubano y toda la verdad de los cubanos en la isla,yo llegue al exiliom en 1968,y cuando nos trasladaban para el
    Opaloca nos gritaban bastitianos,vende patria,asesinos y hasta a una Sra le dio un huevo en la cara por lo cual el chofer nos pidio que cerraramos las ventanillas,hoy 44 años despues nos siguen diciendo batistianos,a pesar que Batista ya hace muchos años que murio ,mas sin embargo yo quiero hacer una pregunta,¿ si yo fui simpatizante de Batista y me fui de Cuba,porque me siguen diciendo batistiano ?Porque si los que fueron Castristas y apoyaron a los Castros y por varios años no quieren que los llamen Castristas,cuando en realidad son mas culpables que los que apoyaron a Batista,luego entonces ellos son Castristas si nosotrosb fuimos batistianos en una epoca,por otra parte tambien le digo que los batistianos en el exilio son mas fieros para combatir a los Castros que aquellos que ,aquellos que lo, pusieron y despues se arrre3pintieron despues de miles de asesinatos en los paredones,siempre tienen una exusa que no les sirve,estos a su vez desprecian a los que fueron batistianos y no saben el coraje y los co que tienen. Alfonzo.

    • agustinv dijo:

      Hermano, decir lo que ademas de ser verdad nos esta devorando la poca dignidad que nos queda hiere y duele, pero nada duele mas que ser agenos a nuestra miseria en todos los sentidos, hay arrullos de palomas que son mordidas de serpiente y pasteles de cumpleanos que deben tener el sabor del estiercol, nuestros hijos los de aqui y los de halla se visten con los colgajos del ultimo traje de la patria de Cuba y usan las espalgatas del residuo de una nacion despedazada sumisa y corrompida hasta los tuetanos, un abrazo bien fuwerte, no por entenderme sino por tener el valor para ser transparente. nos vemos.

    • agustinv dijo:

      No encuentro palabras para responderte, solo recibe el abrazo de un cubano que prefiere la muerte antes que el exilio, dentro de Cuba existo, fuera de Cuba desaparesco.Parece tonto pero no puedo ser diferente aunque lo quisiera,

  3. yenis Martinez dijo:

    Amigo ;hermano;Eres un grant sera humano y un hombre con el corazon enorme y firme en sus ideas. .valoro tu amistad por los tantos Que la han perdido ;;asi como admiro tus escritos. .sigue adelante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s