Ciudadanos Libres Independientes y Cubanos

Se terminó el festival CLIC, los esfuerzos de muchos se vieron materializados, una esperanza late en el corazón de cada uno de los que abandonamos el espacio donde por tres días hemos lanzado un grito de libertad diciendo quienes somos y lo que queremos para la Cuba sufrida de abajo y de adentro, de afuera y de arriba y aun para aquellos que por las irrazonables razones del poder la siguen sepultando en la miseria. Después de cada apretón de manos o abrazo de despedida, cada uno lleva en su soliloquio una reflexión sobre la libertad de la información convertida en una tragedia en este, antes hermoso país que fue Cuba, afeada y destruida ahora por esta maquiavélica dictadura.

La palabra CLIC comienza con la misma letra que Cristo la misma C del hombre que vino a rescatar al hombre que se había perdido, se hizo carne el Dios santo, limpio a los leprosos, resucito a muertos, dio vista a los ciegos, hizo escuchar a los sordos y hablar a los mudos, no vivimos en tiempos de milagros pero el CLIC a sido casi un milagro, muchos ciegos a la ideología fanática de este fraude de socialismo verán la trampa del poder, muchos sordos al clamor de su pueblo escucharan su lastimoso grito de desesperación y otros enmudecidos por el miedo emitirán sus primeros gritos de auxilio o rebeldía en reclamo de la justicia, la verdad y la armonía resucitaran. No tengo mucho más que decir, que otros dedicados al periodismo ciudadano no hallan dicho en ese periodismo surgido fuera de las aulas universitarias, del hombre que vive desde abajo ese día a día sacrificado para conquistar el mendrugo de pan, ese, que escribe con el poder del corazón, y articula la palabra a todo riesgo sin esperar nada a cambio excepto ser escuchado con otro corazón receptivo y buscador de la paz, la fraternidad y la comprensión entre todos los cubanos, aun los que durante más de cinco décadas han sembrado el odio, la división y la separación indolentes ante el sufrir de la nación. CLIC Ciudadanos, Libres, Independientes y Cubanos existe por sobre todas las razones la poderosa razón que ningún estado tiene el derecho de impedir la comunicación libre entre los seres humanos.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s