Grandeza y basura

Faltaban 30 para las 12. Debajo del árbol, protegido de los fuertes rayos del Sol, estaba el hombre sentado al borde del contén. Miraba distraído a un punto dentro de su pensamiento. A un lado un pomo de agua, entre las manos un pedazo de pan que mordía con fruición. Al frente, el carrito con el tanque montado en ruedas de metal. Los dos rústicos instrumentos: el escobillón y el recogedor erguidos a ambos lados del vidón, semejaban dos soldados en guardia de honor. Tomé la cámara y le hice una foto, y sin poder contenerme me le acerqué: “Digno es del hombre comer el pan con el sudor de su frente”. Me miró despacio y vacío como si un ser raro le hubiese hablado. “Pero la gente no ayuda. Echan la basura en cualquier parte”- me dijo. “Le hice una foto”- le dije yo.

Él esbozó una sonrisa de otro mundo y ocupé por unos segundos su lugar. Me sentí feliz con su pan y su agua. Le di un tratado de Dios de una institución Bautista y cuando di la espalda para marcharme sentí que era yo quién recogía la basura de la ciudad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s