Uniformes contra la legalidad X

Se llamaba Lamar, vestía el uniforme que usaban los médicos y era un sádico. Cuando le pedí asistencia médica, se asomó por la ranura, me miró la pierna y me dijo: espero que eso sea una buena gangrena…yo mismo entraré a cortarla.

Contra toda Esperanza. Armando Valladares.

De una de las motos aparcadas desciende un corpulento negro cargando un pesado maletín a un costado, Madrazo Y Omayda lo identifican al instante, ese es Volodia uno de los represores más despiadado e inescrupuloso de la policía política. En muchas ocasiones hemos sido objeto de sus fechorías , las miradas se desplazan hacia la mole negra de más de 90kg, que sabiéndose conocido extrae su teléfono móvil y con aguaje pérfido y vanidoso de quien se sabe cuidado, respaldado e intocable, se mueve de un lado a otro con ese aire de importancia de los que ordenan cuando de seguro es ordenado. Eugenio hace algunos comentarios con los demás sobre el espécimen que negando categóricamente la evolución del mono para convertirse en hombre y sin ofender ni discriminar la condición humana este tiene un marcado rostro de gorila, alguien dice que era especialista en artes marciales y otros tipos de luchas pero de lo que si no hay dudas es de que sí no debe ser un hombre valiente cuando se dedica a un trabajo de cobardes.

Es cerca de la media noche y los gallos se suponen que han cantado más de tres veces, la frágil y menuda compañera de Rodiles, adolorida por los maltratos del secuestro en la mañana pero sin flaquear le ha traído en un bolso con algún alimento al reo, albergando la esperanza de entregárselo personalmente y aprovechar el encuentro para saber de su estado físico, hasta ahora todo el esfuerzo hecho por lograr dicho propósito ha sido inútil, pero el Indio y Vallín insisten por última vez.

La impresión de frialdad fue lo que me despertó.

Estaba bañado de arriba abajo y sentado en un charco carmelitoso y pestilente. Por mi cabeza y mi cara se deslizaban pedazos de excrementos. No pude evitar por la sorpresa que me cayeran dentro de la boca. Un guardia me había echado una lata de excremento, orine y agua a través de la maya del techo de la celda, esto se convirtió en diversión para los guardias. Contra toda Esperanza: Armando Valladares. continua

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Uniformes contra la legalidad X

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s