ZOE SOEZ Y LAS RATAS SIN FRONTERAS

Hay quienes llegan a la presidencia de las naciones asesinando y luego son aplaudidos y venerados por los pueblos, y hasta les rinden honores de santos y le obsequian trofeos, les entregan llaves de ciudades, medallas de héroes y títulos Honoris Causa. Hay satanes vistiendo sotanas, y santos en las mazmorras, hay inocentes detrás de las rejas y verdugos festejando el guillotinar poetas, hay violadores en orgias mientras sus víctimas desgarradas se desangran en súplicas a la justicia, escritores que deshonran las letras, eruditos analfabetos , malhechores vistiendo togas de jueces, doctores titulados en medicina sirviendo de torturadores, traidores perversos viviendo con la gloria de los mártires. Hay quienes ejercen la palabra para maldición y son bendecidos. Entonces no es asombroso que a Zoe Valdés se le entregue el premio de Derechos Humanos Libertad, que otorga la Organización de la Paz Continental, o la Gran Medalla de Vermeil. El Estado Cubano Castrista le tiene guardado en un lugar secreto la medalla del servicio incondicional a la Revolución, y el pueblo de adentro y de abajo también le reserva en un lugar recóndito de su alma destrozada, la de traidora incondicional a la patria de Cuba.

Esta isla ha dado una Zoe Valdés, que huye aterrada o alegre, descubierta o enmascarada y también un Rodiles que regresa, un Serpa Maseira para desprestigio y un Orlando Zapata Tamayo para orgullo, un Fidel Castro que traiciona la Revolución y sus revolucionarios para avergonzar a Cuba y sus cubanos de adentro y de abajo. Una Yoani Sánchez, un Guillermo Fariñas y un José Daniel Ferrer García que los dignifican. Existe un Partido Comunista de Cuba para denigrar la cubanía y una UNPACU, unas Damas de Blanco, unas Voces Cubanas y un Estado de SATS, que la consolidan. Zoe siempre estuvo arriba: nunca le faltó el jabón, la pasta, el detergente, el caldero y qué echar en él. Nunca se mezcló con el hombre que suda la camisa y la mujer que en el hogar se devana los sesos haciendo malabares para equilibrar el sostén. Nunca sintió en su carne el dolor del preso, ni el sufrir de la madre, ni fue excluida, discriminada, humillada por el reclamo de sus derechos. Nunca formó parte de este pueblo de Antúnez, de Ferrer, de Yoani, de Fariñas, de Marta y de muchos otros, que también es el mío. Ojala que algún día sea su pueblo. Quien no tiene la virtud de la dignidad, por lo menos tenga la virtud del silencio ante aquellos que la ejercen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ZOE SOEZ Y LAS RATAS SIN FRONTERAS

  1. victor ramos dijo:

    qué mujercita despreciable, siempre lo pensé, que pierde la oportunidad de quedarse callada

  2. por cuba ya./Ni nunca fue capaz de tener solidarida con los excluidos(Lezama Lima). La recuerdo que con miedo vergonzoso entrar despues e la muerte del poeta, en la casa de trocadero, para y con prmiso de Maria Luisa Bautista, hsmear entre sus libros, par dijo:

    gra

  3. Maria Silvia dijo:

    Buen post. Zoe Valdes es vulgar, chismosa, vengativa, envidiosa, ojala encuentre paz esa alma tan atribulada .

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s