La mujer y la patria

 

El sinsonte encerrado en la jaula ha cantado durante toda la noche, no sé porque si está encerrado canta tanto, el llanto del cielo por besar a la tierra se derrama en el alma del silencio, la mujer que amo me ha abandonado y no se a donde ha ido, en el cubo del agua a caído una luciérnaga y yace ahogada con las patas para arriba, no estuve para salvarla, yo me abrazo a la mancha del conejo de Lamas, pero tengo que dejarlo todo y correr hacia donde la patria grita, quizás pueda seguir haciendo algo para salvarla de la asfixia.

Antes del amanecer escucho los salmos, no hay poder contra el gran Dios, el sinsonte no deja de cantar y me pregunto ¿si lo liberan cantara igual o dormirá en la noche? Y si la patria, se libera ¿ podrá cantar como el sinsonte?.

 

Ayer toque la libertad de Cuba en una cruz de madera con el Cristo crucificado que me regalo Yoani, quiso resucitar el poeta y el verso se ahogo en la mudez, había muerto, como la luciérnaga, yacía patas arriba ahogado en la sangre de la Patria.

 

Cuba, como me duele verte siempre agonizando, tus calles ahuecadas en la piel de los insultos a la vergüenza, tus fachadas resignadas manchadas de miedo y tus hijos, tus mejores hijos, los que más te han amado se extinguen desconocidos a tus senos que los han amantado.

 

Que dolor ver, cómo te han destrozado el alma en el silencio de las cobardías y las perversidades de un pueblo que se pervierte antes de erguirse. El sinsonte ha dejado de cantar, solo queda el sonido de la lluvia, debo sacar el cadáver de la luciérnaga que yace patas arriba en el cubo iluminando la noche de mi Patria libre. Y debo también comenzar a olvidar la mujer que se ha ido, seguro que podre, pero la Patria ¿cómo hacerlo sin que muera si la olvido?

 

La mujer y la Patria son las dos partes del alma del hombre

 

La mujer madre, la mujer esposa, la mujer amiga y la Patria, madre esposa y amiga si pudiera escribirte el verso que tengo en el corazón.

 

Retorna el canto del sinsonte, por encima de la lluvia, decido olvidar el cadáver de la luciérnaga y salir en busca de la mujer que amo. La Patria la tengo dentro.

 

Esta entrada fue publicada en social y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La mujer y la patria

  1. Excelente este comentario, Agustin.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s