Liborio lo paga todo, la entrada y la salida

campo y marabu ciudad SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC marabu“Por esa puerta se entra y por esa puerta se sale, sin que constituya ningún demérito´´, con esas palabras Raúl Castro despide del Comité Central del Partido a  Ricardo Alarcón de Quesada canciller de Cuba de 1992 al 93, y luego presidente del Parlamento durante dos décadas, José Millar Barruecos, secretario de Fidel Castro dos décadas y luego ministro de ciencia y tecnología2009- 2O12, Misael Enamorado, Orlando Lugo Fontes y Liudmila Álamo.

Es la puerta del poder que da paso a los tesoros del pueblo. Detrás se ha dilapidado la esencia de la nación,  lo más puro, sublime y decoroso de Cuba. Hicieron banquete y ofrendaron a Satanás el alma del cubano. Todo el que cruza esa puerta queda incluido en el paraíso terrenal. Salir no es demérito, nadie está autorizado a reclamarle. Sobre ellos el brazo de la justicia se anquilosa, se vuelve inoperante. Entraron con las manos vacías, disfrutaron  y salieron con las manos llenas,  dejando las secuelas de la epidemia comunista. Miseria, miseria y más miseria en todos los sentidos. Todos quieren entrar y nadie quiere salir, pero los botan.

Alarcón, por ejemplo, fue un estorbo en las conversaciones migratorias. Nunca arregló los problemas de la emigración. Al contrario, los agravó y si hubiese sido por su anuencia, el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, hubiese quedado derogado de forma definitiva para la existencia del pueblo de Cuba.

Si hubiese tenido vergüenza unos minutos después de  su aberrante disparate sobre “la congestión del tráfico aéreo cuando los cubanos pudieran viajar”, hubiese renunciado incondicionalmente a su cargo de presidente del parlamento. Mucho más después de haber prestado uno de los más traidores y miserables servicio a la patria  cuando Osvaldo Paya entrego las 10 000 firmas  para el plebiscito. Alarcón nos deja una Habana colmada  de basura, podrida de corrupción, tan miserable que da miedo verla.  Hay hombres que confunden la patria con el Estado. He aquí un ejemplo clásico, son patriotas sin patria.

Orlando Lugo Fontes, la tambocha agrícola, el corruptor de las cooperativas y el campesinado, el cultivador de los marabuzales. Su grotesca figura viajará por mucho tiempo como un mal presagio sobre los campos de Cuba.

El doctor Barruecos, secretario de Fidel durante dos décadas y luego ministro de ciencia y tecnología del 2009 al 12, también nos deja su legado: la ciencia de los zascandiles y la tecnología de los mendigos si nos comparamos con el resto del mundo.

Nuevos rufianes entran por la puerta del mérito a ocupar sus puestos de depredadores de la nación cubana. Otros  cuervos criados con las mamas del poder y amaestrados para servirle, encarnarán sus picos sobre el cadáver de nuestra Cuba.

La dinastía de los Castro y otras, con puestos vitalicios, que se olvidaron  de que la puerta también es de salida  se encargarán de abrirla en el momento preciso para expulsarlos.

Esto me hace recordar  uno de los lemas inventados por la canalla del poder y utilizado por el pueblo en el éxodo del 80: “Que se vaya la escoria” aunque en este caso una nueva escoria ocupe el espacio desalojado. Así el pueblo se embriaga de esperanzas sin pensar en la resaca. Liborio lo paga todo. La entrada y la salida.

Esta entrada fue publicada en económica, pol)itica, social y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s