Cuestiones de Honor. Comentario sobre el discurso de Raúl Castro.

Normal
0

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

La música y las canciones son tediosas, dan asco, revuelven el estomago como una mala digestión. Así aminan el acto de este 26 de julio en Santiago de Cuba. Raúl Castro comienza declamando un discurso de 60 años de uso, vuelve a enarbolar las luchas y  a incentivar los  odios hacia los EU. La violencia justificada en el pasado y el presente tras la aparente y errada necesidad de unir América  contra los EU, sin dudas Raúl después de un anterior discurso no exento de demagogia pero esperanzador  enarbola la esencia del discurso de su hermano Fidel Castro. Se quita el maquillaje de las reformas. Retomar las necesidadades del pueblo y lo imprescindible del sistema “socialista”  para aliviarlas.  Las promesas hechas hace 50 años atrás  se cumplirán en los próximos 50 años, pero ya no a la generación prometida pues esa se ha extinguido en la esperanza.

Pocas diferencias con los discursos de máximo líder durante toda esta tragedia de “revolución”, excepto  una menor elocuencia y extensión. La misma historia contada, y recontada del Moncada para inventar un cuento diferente para el futuro.

El Santiago destruido por el ciclón y la revolución lo haremos nuevo dice; el gran sátrapa.

Después que yo y el otro Castro vayamos al infierno, el otro castro que quede les dará una ciudad limpia y prospera, o una isla mejor dicho. Tan solo escuchen estos cuentos unos 60 años más y todo estará arreglado y no se preocupen del litro de leche o del marabú, del desorden social o la corrupción, ya nos estamos ocupando. Les dimos a muchos la oportunidad de comprar un machete, otros tienen una chiva cuentapropista y los mas prósperos han lavado el dinero de la corrupción mediante pequeños negocitos. Para el  pueblo de abajo que no alcanza estos beneficios les brindaremos un planificado plan   futuro, futuro, futuro, futurorista, masoquista, rocialista, carculomoncadista, robacastrista, mentirocomunista, esotopista y maricorevolucionista. Con el propósito de lograrlo hemos invitado a este acto al presidente Maduro, Ortega, Mujica y demás mentecatos  de América que contribuirán a desarrollar este anteproyecto de evolución. En cuanto a las armas que les enviamos a los coreanos es el derecho que nos corresponde a defender nuestra soberanía nacional, nos importa un carajo la paz mundial, si Fidel Castro mi puro hermano de sangre puso la humanidad al borde de una guerra nuclear, yo soy su hermano tengo que igualarlo por cuestiones de honor. De mi se ha hablado muy poco.

Canción de cuna de Raúl al pueblo de Cuba

Duérmete pueblito, pueblito bonito,

Dientes no tengas y bemba un trocito

Raúl  del derecho  te da un poquito

Nengre de mi vida

Esclavo pueblito

Yo te daré de las sobras un poquito.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuestiones de Honor. Comentario sobre el discurso de Raúl Castro.

  1. Que decir,amigo Agustín. Cuando los discursos solo son promesas, si fueran nuevas en todo caso. Pero, como soportar esas promesas cuando se repiten una y otra vez a lo largo de 55 años. Hasta cuando esperar? hasta que los huesos no den más. Cuando llegara el día del gran esplendor socialista? Nunca, pero no porque Cuba o los cubanos sean incapaces de crearlo, porque esta comprobado que ningún país bajo el régimen comunista fue capaz de lograrlo. El esplendor comunista dejo de ser una utopía, una puerta hacia el mundo ideal, como nos hicieron creer, para convertirse en una gran mentira, en solo un discurso, en promesas. Pero estos discursos y promesas no son comunes, como la de cualquier campaña política o publicitaria, estas promesas matan.
    Saludos, Siga así valiente escribiendo lo que realmente piensa, lo que siente, lo que es. Nunca olvide que antes ud. fue victima de ese gran engaño, que creyó y apoyo. Nadie puede discutirle ya que su experiencia puede plantarse en la cara a todos esos prometedores, generadores de cuentos y decirles con valentía lo que verdaderamente es la vida cuando solo se vive de mentiras y promesas.
    Un abraso
    Abel Gonzalez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s