Servicio de Ambulancias de Cuba

SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSCNormal
0

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Caminaba  por la calle 24 hacia 23 y  entre 15 y 13 estaba estacionado  un carro bombero detrás de un auto patrulla de la policía. Alguna gente se arremolina frente a un edificio y se escuchaban unos golpes secos que retumban como derrumbando una pared, me acerco a la gente y pregunto sobre lo que estaba sucediendo.

Una señora me responde que dos ancianos se habían quedado encerrados. La esposa se ha caído  y no se puede levantar para abrir y el señor está ciego.

Me voy hasta un muro del otro lado de la calle y discretamente extraigo la cámara y hago algunas fotos.

Los bomberos entran y salen, uno de ellos ahora lleva una sierra manual, el joven que parece ser jefe se mueve del carro a la casa y de la casa la carro, parece ordenar a los otros y a la vez conversa por el teléfono con el puesto de mando o un superior supongo.

Un teniente de policía sale ahora de la casa y va hasta la patrulla, toma el intercomunicador y da parte: se ha logrado llegar hasta la vieja, la levantaron, está viva pero respira con dificultad, se ve mal, necesitamos asistencia médica urgente.

Hasta ese momento nadie se había percatado de solicitar primeros auxilios. Es la una con treinta minutos. Veinte  minutos después me le acerco al oficial que vuelve a comunicarse con sus superiores para recibir una razón de la demora de la asistencia médica.

Le pregunto sobre la tardanza de la ambulancia.

Ya esta pedida. Me responde. Se levanta y vuelve dentro de la casa. El joven que habla por el móvil va adentro también y sale repitiendo la acción de comunicación con sus superiores. Ahora se acerca a la calle y detiene un taxi por cuenta propia que pasaba, le habla al conductor con la intención de sacar a la anciana para el hospital. El taxista se niega a prestar su servicio y le quita el cartel de taxi. El joven bombero decepcionado e impotente  lo despide y le dice: que te vaya bien taxiando.

El teniente que había salido casi detrás del bombero, le pregunto al joven y al conocer la negativa del taxista le ordeno que se bajara, pues estaba obligado a cumplir el servicio de auxilio. El conductor se baja de mal humor y gesticula protestando.

Ya han pasado cuarenta minutos después de llamar al servicio de urgencias de ambulancias y al fin una asoma la nariz. El teniente le ordena al taxista que se marche. El SIUM llega y se coloca detrás del carro bombero. Con lentitud marcada desciende un paramédico con camisa blanca y pantalón azul, no lleva ningún instrumento en las manos. El conductor de la ambulancia no se baja, la saca del lugar donde aparco y la coloca delante del auto patrulla, ahora se baja y con la parsimonia de un perezoso abre la puerta del costado entra y saca una carpeta y estetoscopio.

La señora que yo le había preguntado lo que pasaba se altera y le dice al paramédico que se mueva más rápido. El paramédico contesta despectivamente y no altera su ritmo. La señora dice: me voy para no buscarme un problema.

Pasados unos minutos sale el bombero y el policía. La anciana murió; dice el policía por el intercomunicador al puesto de mando. Envíen a medicina legal.

Mientras todo ocurría yo hacía fotos. Ahora me le acerco al joven bombero y le digo: te vi actuar con gran sensibilidad y humanitarismo, quiero escribir algo sobre ti en mi blog ¿Cómo te llamas? Marlon, me responde, si necesitas más datos llama al 105 y siguió trabajando.

En todo este tiempo estuve recordando a Líli que le habían pedido hacer un trabajo sobre el servicio de ambulancias.

Esta es una realidad que se repite muchas veces y como es “gratuita” la asistencia médica  el reclamo se pierde. El favor es un favor. No se trata de asistencia médica gratuita sino que mendigamos la asistencia médica al poderoso Estado.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Servicio de Ambulancias de Cuba

  1. Yadira Alvarez dijo:

    waooooooo ue triste al final la viejita se murio quisas habiando tiempo paras ser salvada. Que cosa mas grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s