Un Ricardo Alarcon: un presidente sin poder para ejercer la palabra.

Ricardo Alarcón, ex presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, reveló ante blogueros oficialista que no se le permitió debatir con el entonces estudiante Eliecer Ávila sobre los viajes al exterior, después del incidente que vieron miles de personas a través de un video en el 2008“ Quedara para la historia, que esta persona que está aquí, le dio como respuesta al tema de la tarjeta blanca, el argumento ese de que si todos los cubanos viajaran chocarían los aviones(…) gracias a la autocensura nuestra, me privaron a mí de mis argumentos y se los regalaron a él(…) para mí fue muy desagradable porque con eso yo me embarque, moriré con el sambenito ese” declaro Alarcón según el blog.

Basándome en la pregunta ¿Qué poder tiene el Presidente de la Asamblea Nacional en Cuba y desde cuando existe la censura? Reflexiono sobre las declaraciones de desgraciado y pobre Sátrapa. La “revolución” está repleta de miserias y miserables, de cobardes y cínicos, de mentirosos y traidores, de ladinos y aborrecibles esbirros o mejor dicho esa es la esencia con que se ha conformado la “revolución”. Los uniformes verde olivo con que descendieron de la Sierra hoy apestan a cloacales y cadáveres insepultos corrompidos por el vicio del poder y la indiferencia por la justicia.

Cada día cuando por disimiles causa se ven obligados al desenmascaramiento ante el acontecer cotidiano y el avance de las fuerzas progresistas contrarias a la “revolución” que buscan libertad, estos miserables intentan justificar sus actuaciones haciéndose pasar por inocentes víctimas. La censura no es nada nuevo, la violación de derechos, la negación de libertades, la práctica de la justicia sometida solo a los intereses del poder ocasionando una barbarie de acontecimientos sobre los humildes, la tergiversación de la verdad al pueblo de Cuba han sido armas predilectas del gobierno del cual Ricardo Alarcón participada con gran autoridad. La censura de la cual se victimiza oculto los asesinatos de los que se revelaban contra el poder, oculto las golpizas y el encarcelamiento a hombres y mujeres por pensar diferente, luego de someterlos a sumarísimos y parcializados procesos penales rendidos a la mas denigrante servidumbre a la “revolución” donde prevaricaba hasta la misma ley. La miserable vida de las cárceles cubanas y las crueles y degradantes condiciones a que eran sometidos los prisioneros políticos permanecía sepultada por la censura. Es humillante y vergonzoso que uno de sus participantes hoy justifique su perversa y ruin postura después de haber causado tanto daño a la nación.

En mis escritos personales he bautizado a cada canciller con aleas. Por ejemplo a Robaina con el de robo y vaina, a Felipe Pérez Roque como la Sabandija Pujona, a Bruno Rodríguez Parrilla como la Alcahueta de Burdel y a Alarcón lo había bautizado con el de Babosa con Garras. Siento una inmensa felicidad por no haberme equivocado.

Para que la nación deje de ser la letrina de América en que la han convertido, la única alternativa es extirpar el poder que sostiene a todos estos miserables.

Esta entrada fue publicada en económica, pol)itica, social, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s