Soy bloguer he resucitado

 

Iglesia adventista del Trevol.

SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSCSONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSCSONY DSC SONY DSC SONY DSCJueves día 3 octubre 2013. Un crepúsculo adormecedor mece la ciudad, las nubes cargadas de lluvia han dado vueltas y vueltas pero el cielo no ha querido derramar sus lágrimas de impotencia por el beso a la tierra, el cerebro me arde y el alma chamuscada se retuerce intentando una vez más sobrevivir a tanta sensibilidad que atrapa el corazón. Golpes de sentimientos cuelgan silenciosos de los minutos que logro sublimar al gozo de vivir. La existencia se separa por momentos sin que logre matar el recuerdo de la mujer amada. Separo el yo que ha recorrido con fiereza rebelde el resto del día y lo dejo encerrado entre barrotes configurados a la insípida concupiscencia. Son las 19 con 20 cuando vuelvo a subir al auto la barrigona, el feto me sonríe desde dentro del vientre, el humo del cigarro no lo castigara por las cuatro horas que estaremos en la iglesia. Vuelvo a la calle por la que hace más de una década no cruzaba desde que mi amigo y hermano Aner se marcho hacia los EU buscando más que todo mantener sus valores cristianos y proteger a su familia de las influencias de este Satánico gobierno. El derrame de agua que baja desde la pendiente por el frente de las casas recorre el mismo camino hacia los hoyos pictóricos que adornan cada palmo de esta ciudad que no evoluciona y cada día se sepulta más en la miseria espiritual de los miserables. La melancolía como un susto se acurruca en el diafragma cuando cruzo frente a la casa de Aner. La referencia que me han dado es que la iglesia está frente a la escuela primaria, después de sumergirme en las entrañas del tugurio transitando por un fantasmagórico paisaje de construcciones fabricadas al costo de las imperiosas necesidades de tener un techo donde formar una familia siempre castigados por la indolente manopla del poder. Aparco frente a un muro de mampostería, detrás y ante mi asombro descubro la iglesia. La memoria retada al duelo del presente se bate ferozmente arrastrando el pasado de más de 15 años  cuando en una pequeña casita una maestra de escuela y otras pobres familias comenzaron a dar lecciones bíblicas de la iglesia adventista del 7mo dia. El reto era titánico, un David sin onda contra cientos de mutaciones de Goliat. Así con miles de trabas impuestas por el poder dictatorial de Fidel Castro se ha logrado construir en largo plazo un grupo de iglesias que hoy están activas predicando la palabra de Dios. Han comenzado en pequeñas y pobres casas cultos situados en los míseros y desorganizados barrios creados por la “revolución” y después con el recurso de la fe, el arma de la oración, la vigilia y el ayuno han llegado hacer lo que son hoy. Los más grandes centros de profilaxis social contra la corrupción y respeto por el género humano basado en el amor. Aunque no han quedado ilesos a este flagelo de la incapacidad humana.

Rostros conocidos con nombres olvidados me saludan con amabilidad y transparencia aunque la mirada de alguno denota una pizca de desconfianza. Soy un disidente, un opositor al poder, un contrarrevolucionario y esto puede ser político y los cristianos no se mezclan en política. Siempre les aclaro que soy un pensador social y actuó con la libertad que Dios me da y que ningún hombre me la puede quitar porque es un don divino legado a su creación. Pero las garras del poder asustan tanto que distorsionan la crucifixión.

Alguno me pregunta por la mujer amada, el pecho me tiembla muerdo el dolor y soplo el silencio. Debajo de la tetilla izquierda algo punza como un aguijón. Encima del pulpito hay un letrero que dice; Futuro con Esperanza y justo en este momento un himno de alabanza sube hacia el cielo.

Tanto tiempo en la oscuridad

Yo viví alejado de ti

Sin ninguna esperanza

Sin amor nada bueno había en mí

El pecado golpeaba mi alma

Fueron noches sin fin

Sumergido en las profundas aguas

De este mundo infeliz

Mi corazón tembló al escuchar su voz

Y mi cabeza suavemente levanto

Mi corazón tembló al escuchar su voz

Y mi cabeza suavemente levanto

La esperanza hoy renació en mí ser, la vida antigua deje

El viejo hombre aquel quedo en el ayer

Qué bello es renacer

Si sufriendo estas clama sin vacilar

El te responderá

Si lo hizo ayer puede hacerlo otra vez

Grande es su poder

Grande es, grande es el poder de Dios

Ven a Jesús

Mi corazón tembló al escuchar su voz

Y mi cabeza suavemente levanto.

Algunas de las piedras que se habían acumulado durante tantos años detrás de los ojos se licuan pero me doy cuenta que no son por mi sino por los que socaban la dignidad, por los que no se atreven a ser trasparentes, por los que aceptan cualquier infamia por sobras del poder, por los que se esclavizan detrás de la riqueza, por los que cambian el alma por una infamia concupiscente, por los cobardes e incapaces, por esta Cuba que la han convertido sus gobernantes en una Sodoma.

Las palabras del pastor estremecen el recinto, se pegan y suben por las paredes, penetra en los cuerpos y arde en los pechos, la oscuridad interior se disipa para muchos. El ladrón de la izquierda en la cruz le dice al Cristo crucificado, Señor acuérdate de mí. De que le sirve al hombre toda la gloria terrenal si pierde el alma?

Una diacono me llama la atención porque estoy haciendo un video y no me agrada que me llamen la atención, pero no le explico que estas fotos un día la verán cientos de personas y sustituirán mil palabras que no se decir ni escribir y que el pastor tampoco podría. Termina el sermón y volvemos por la misma calle de hace 20 años. El feto no ha fumado durante casi cuatro horas y yo aun cargado de pensamientos y sentimientos me vuelvo a los saltanejos del corazón que soberbio se lo he ido entregando a Cristo cada día más. Mañana volveré a ser el rebelde que solo se arrodilla ante Dios y tendré que seguir perdonando y buscando el perdón refugiado dentro de las iglesias.

“Ámame cuando menos lo merezco pero cuando más lo necesito” pidió un gran hombre sin atreverse amar a otros cuando menos lo merecían.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s