Soy bloguer he resucitado. La miseria del cine en Cuba.

Día jueves 24 de octubre. Carlos Manuel de céspedes le esta dando la libertad a los esclavos. No, es la asamblea de Guáimaro. Que enredo. Las clases de historia se me fueron de la mente. La libertad a los esclavos fue el 10 de octubre y lo otro fue el 24 de febrero. Los cimarrones estamos escapando, no aceptamos libertades programadas.

He llegado abrasado, el cráneo me arde y la camisa se me pega al cuerpo. Es noviembre ya, pero el verano parece haberse desplasado . Entro en la sala Kid Chocolate en busca de alguien para enfrentarme. En el mural hay colocados anuncios extraños de una revista de cine, pero eso no es lo que yo busco, yo no se ni carajo de cine, menos de cine cubano “revolucionario”. Para mí después del 59 la cinematografía se volvió excremento del poder, un discurso demagógico escenificado cargado de sátira hacia los valores humanos, politicarizado todo por los Castros y el Partido Comunista. La última película cubana fue la Muerte de un Burócrata, las que vinieron después no eran cubanas, sino revulucionarias y Cuba nunca ha sido la revolución.

El cine cubano y el teatro romano tienen muchas semejanzas, el cesar decide quienes tienen derecho a vivir y quienes a matar, para el y el senado todo es diversión y símbolo de poder. Los gladiadores en la arena y las cámaras filmando. Se permite dar todo por salir en escena, desde el ano hasta el prepucio o la cresta.

En todas partes hay esbirros, pero pocos tan retorcidos como los de la cinematografía y la prensa.

Entro y me siento, trato de descubrir juventud, pero solo encuentro una partida de viejos inútiles y de pronto este teatro de títeres me da la impresión de una sucursal del consejo de ministros. Me acaricio la barba y tengo una duda de ser un viejo más, encartonado, en un formato revulucionario. Coño me voy, que carajo hago yo aquí, he perdido el rumbo, aquí no es la revista “Tema”, la cambiaron de lugar, no tengo a quien desafiar. Tonto, el cine cubano es también un tema me responde el soliloquio o un loquio solo.

Dos viejos a mi lado conversan su desacuerdo sobre el pago de los trabajos, me dan deseos de voltearme y decirle. Imbéciles, de que se quejan, el salario de ustedes ha sido superior al de los bufones de cortes y no han sido más que eso.

Cruzo una ojeada sobre todos desde una esquina del patíbulo, no conozco a nadie. Hay miradas curiosas, tengo facha de actor o de alguien que tiene que ver con la cinematografía pero para esta ralea les debo parecer el hombre aparecido que solo han visto quienes tienen internet o los agentes de la seguridad que me siguen. Quizás el próximo filme cubano lo titulen “el aparecido” y aparezca yo en la pantalla con esta partida de mediocres universitarios, gloriosos actores o directores de cine. Coño pero que inculto soy.

Extraigo la cámara de la mochila con deseos de largarme, estoy a un paso de la puerta, pero hago lo contrario al deseo, así hago muchas veces, me le opongo, menos cuando se trata de oponerme al maldito poder “revolucionario”. Otros flaches han comenzado a funcionar antes que el mío, algunos no me quitan la vista de encima, tiene lógica, nunca me han visto si no trabajan para la policía política o visitan espacios de la cultura revolucionaria. Dos imbéciles que no conozco se sientan al frente en una mesa y hacen una retorica histórica del retorcido curso histórico del cine “revulucionario” y su historia “revulucionaria”. Solo tarda unos minutos entre el final de su atentado contra la paciencia y la proyección de rostros he imagines sobre la pantalla digital que tienen a su izquierda. El perfil de otros imbéciles que tampoco conozco se proyecta sobre los basurales y las ruinas de la ciudad. Perdón, no se ofendan por lo de imbéciles, es una forma de elogiar su heroicidad, su endemoniado patriotismo, sus bufonadas de cubania.

En realidad todo parece indicar que el único imbécil y estúpido que hay aquí en estos momentos soy yo por estar aquí. Presentan a un viejo y oigo un nombre que escuche hace unos meses atrás debido a que las hordas del poder castrocomunista habían asaltado su propiedad después de haberse convertido en difunto. Se especula que hasta las paredes de su casa sufrieron el desafuero dictatorial. Alfredo Guevara. Todos se emocionan menos yo, ahora si estoy seguro de no conocer nada de cine. El tipo era mari con cine, y hacia unos filmes encoj… diciable. Pero qué carajo se yo de esto, si la única película cubana que vi después de la muerte de un burócrata fue Freza y Chocolate y antes de finalizar me fui del cine después de haberle cambiándole el título para Nido de Ratas. Yo creo que lo mejor que hago es largarme de aquí, en un final yo venía buscando el careo para descargar contra el poder parte de sus infamias a la nación y eso por lo menos hoy aquí no va a suceder.

He, pero mira, en la pantalla esta el excelentísimo millonario, doctoricimo Eusebio Leal, a ese si lo conozco. Dicen que es el gran arquitecto de las ruinas de la Habana vieja y además conoce donde están escondidos los tesoros de los condes, los príncipes, los gobernadores y ta, ta, tun tun. Sabe más de ruinas que Fidel Castro y mira que la ruina de Castro sabe de ruinas: todo lo que toca lo arruina. Termina las imagines digitales y mencionan algunos nombres, algunas ruinas del cine se levantan de sus asientos para recibir un ramo de flores, posan para la foto de la afrenta y vuelven a sentarse esbozando una estúpida sonrisa de castración. Han cumplido con la revulucion. El de la mesa saca una revista que debe ser de cine revulucionario y empieza la perorata. Carajo, ahora sí que no puedo más, abro la puerta y me marcho. Aun el horizonte no se ha tragado el sol. Al frente un auto de la policía no cesa de poner multas a los indisciplinados que cruzan por donde no deben o desobedecen las leyes del tránsito, menos mal que son las del tránsito porque si no estoy frito, me digo mientras el ultimo loquio me agradece no conocer ni carajo de cine revulucionario. SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC

Esta entrada fue publicada en económica, pol)itica, social y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Soy bloguer he resucitado. La miseria del cine en Cuba.

  1. Me imagino que sea lo mismo de siempre, la misma demagogia y la misma perorata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s