Mis sueños para Cuba. Soy bloguer, he resucitado

 

Día lunes 4 de noviembre 2013

A las 08 con 30 estamos recogiendo a Rebeca y Regina que se ha cambiado el corte de cabello y el peinado y emprendemos el viaje hacia la trastienda donde tocarnos por varias horas ese mundo del ciberespacio prohibido para la mayor parte de los cubanos que han vivido con dignidad. En el trayecto se toca el tema de la orden dada por el gobierno para el cierre de las salas de cine particulares y clandestinas, que se habían abierto aprovechando la cobertura de esas pequeñas “libertades” económicas cedidas por la dictadura a condiciones de servidumbre, con el propósito de esperanzar al pueblo en un futuro de prosperidad, y hacerlo recuperar la ya perdida confianza en el sistema. Muchos se han engañado, y han creído erróneamente en el comienzo de una transición, abriendo el camino hacia un estado de derechos, donde pronto cederán libertades políticas, y de una forma ordenada y racional se desintegrara el sistema. Yo no opino, el sufrimiento encerrado dentro me han hecho demasiado radical, estoy convencido que todas las “reformas” son una estrategia encaminada, mas para controlar la economía estatal y fiscalizar el capital circulante del país, que para buscar un estado de derecho donde florezca la justicia social. Más del 60 % de todos los recursos del país a pesar de ser solo propiedad privada del estado son manipulados por la corrupción y se ha convertido en la más fuerte oposición. Encausando esta fuerza destructiva que no pueden enfrentar logran por un tiempo más favorecerse de la anarquía económica, mientras buscan nuevas alternativas para mantenerse y no ceder el poder. De un capitalismo de estado con cierta justicia social, pasamos a un capitalismo de estado con la ausencia casi total de justicia social, donde por encima de cualquier escrúpulo de la conciencia está el dinero. Me mantengo con las manos aferradas al timón, preocupado por los defectos del motor, mientras dejo acumulada dentro de la mirada las gentes amontonadas en las paradas dispuesto hacer un viaje suicida colgados de las puertas de un ómnibus o tan aprisionados dentro de este que la respiración se convierte en un duelo por sobrevivir. Me enternecen las ruinas de esta ciudad con sus vehículos ancestrales circulando por calles infectadas de huecos y obstáculos al tránsito, y me asombran esa gente que aun sonríen sintiéndose orgullosos de Cuba.

A la entrada del lugar ya esperan Ignacio y Wendi. Ignacio me llama aparte y me cuenta un altercado que tuvo Líli con él y las demás personas que se encontraban el viernes pasado en la sala de internet.

-el comportamiento de tu ex está causando problemas, está bien descontrolada. Ha tenido varios altercados con diferentes personas y en diferentes lugares: me dice.

Desde ese lugar donde imaginariamente permanece el alma, un dolor punzante me invade el pecho, el corazón descarga violentos golpes sobre las paredes del tórax como si quisiera escaparse, no puedo evitar que las manos me comiencen a temblar y que la voz se quiebre, cuando abochornado le digo a Ignacio:

  • Ya no puedo hacer nada por ella. Estamos separados. Traiciono todos mis sentimientos personales y libertarios. Ustedes no saben lo que tiene dentro. Si lo supieran se asombrarían.
  • Y es muy injusto lo que le hace a su niña. Agrega Ignacio.

Las palabras me estremecen al recordar el indefenso rostro de la niñita sometido a las egolatrías personales de la mujer amada. La garganta se me anuda y una lagrima mas se hace piedra detrás de mis ojos. Es tanto el dolor, que solo puedo decir unas palabras más casi fuera de conciencia. Me siento tan lastimado, avergonzado y humillado por el comportamiento de Líli que temo cometer indiscreciones y juzgar con la vara que más tarde seré juzgado. Los valores que traté de inculcarle no fueron acatados, sencillamente, no supe dar el mensaje cristiano y humano. Ya le pido por esto perdón a Dios de rodillas cada madrugada. En el juicio final él se encargara de explicarme lo que no supe hacer bien.

La pequeña salita hoy está bastante concurrida y al rato llegan Antonio Rodiles y Ailer. Otra vez el tema de las salas de cine sale a relucir, sumándole el de los negocios de venta de ropa, zapatos y otras prendas utilizadas para vestir, que han aumentado producto del contrabando y el robo al Estado. Entonces si intervengo

  • Estoy de acuerdo, muy bueno que quiten las salas de cine clandestinas, ningunas propone un cine educativo con ética social, sino un cine tendiente al sexo y la violencia. En ninguna, estoy seguro que se proyecten filmes de género social o político tendientes a la elevación de valores, y nuestra sociedad está en una gran crisis de valores. Alrededor de ellas y dentro se comienza acumular repugnantes vicios. Y los negocios de ropa, ni hicieron florecer la industria privada nacional que era lo que se pretendía, ni tampoco incentivo al trabajo honesto, sino al contrabando desde distintos países hacia Cuba y al robo y venta prácticamente legalizado del 50% de las prendas. En realidad todas las “reformas” solo han legalizado capital corrupto, inducido al robo y la explotación entre nosotros mientras el poder recoge dinero.
  • Alguien dice: pero, ¿ Y la inversión que hicieron esas personas?.

  • Que la pierdan por dejarse utilizar por el poder, además, ninguna provino del trabajo honrado. Nadie en este país ha acumulado un capital con dignidad, excepto Yoani Sánchez. Esto último no lo dije, pero lo pensé y lo aseguro.

Faltando poco para la mitad del día cuando salimos y nos acomodamos en un restorán cerca del acuario. Allí en aquel lugar y en la voz tomada por el refrió de la diva de la libertad oigo realizarse la mitad de mis sueños para Cuba, por los que nunca había tomado la decisión de ser un emigrante. Un cumulo de piedras desde detrás de mis ojos se licuaron e intentaron salir por los lagrimales, a duras penas las contuve, pero ahora cuando escribo este testimonio, no puedo evitar que se derramen. Cuba, por quien mejor que por ti y tu libertad.

Esta entrada fue publicada en económica, militar, pol)itica, social y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s