Las manos llenas y el corazón vacio .

El cubano es un hombre carente de dignidad. Se vende por las sobras del poder. Este título le vendría mejor al escrito de José Jasán Nieves Cárdenas de Cienfuegos del día 09-6-14 titulado “Volver a Cuba, con las manos llenas”. Todos se olvidan en lo que los convirtieron, y quienes fueron los autores de sus penurias, ahora amortiguadas, abusando también del resto de sus hermanos que quedaron y están atrapados en las garras del poder, al cual muchos regresan permanente o esporádicamente a servirle como siervos.
El tuerto en el país de los ciegos es rey. El que tiene cuatro centavos en el país de los miserables también es rey. “Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”, aun los que en apariencia o realidad alguna vez se opusieron al Castrismo parecen estar aceptando la sentencia. Someterse a ella para alcanzar algo de los desperdicios que deja. Quizás no eran tan patriotas, ni tan libertarios, ni buscaban tanto los derechos y la justicia para todos como el dinero. Idalberto Ramírez, propietario del restaurante” El Campesino” en la central ciudad de Cienfuegos.” Siempre había querido tener mi propio restaurante y me fue muy difícil conseguirlo siendo emigrante, latino, y sin nadie que me ofreciera el capital para impulsar algo como eso allá. Salí con la intención de probar y como los resultados no me parecieron buenos, regresé a mi país y mi familia” cuenta Ramírez. Los ahorros acumulados en ambos países no eran suficientes para crear el negocio allá. Pero, al parecer, sí bastaron para Cuba. Desde 2010 Ramírez obtuvo su licencia de “cuentapropista” y tres años después anda “recogiendo capital” recogiendo capital que parte va a parar a las arcas del poder que nos oprime para cubrir sus ineficientes gestiones económicas, sus despilfarros y nutrir sus mesas y sus roperos, pero no les importa eso, ellos se lo sacan a la mano de obra barata de sus hermanos desposeídos y esclavizados por el poder “A mí me tildaron de loco, pero hoy algunos que me criticaron me dan la razón. El tener dinero da razones irrazonables. Hay muchas formas de lavar capitales con los ríos de sudor, lágrimas y la sangre de otros, siempre los más humildes. Capitales obtenidos fuera de todo vestigio de dignidad, inmersos en la corrupción del alma, mucho peor que la corrupción del cuerpo atacado por vicios. Las transformaciones en la sociedad cubana abren espacio para que los ahorros conseguidos por sus emigrantes retornen al país para ubicarse en proyectos muy diversos, también los de beneficio comunitario y social. Ningún capital de los que se ha invertido en Cuba proviene de la honestidad, la honra y el honor. Todos están contaminados con la corrupción, la humillación y la servidumbre, se ha adquirido implorando derechos, de rodillas, suplicando libertades. Es mucho más decoroso el pan que recibe el mendigo que el manjar obtenido así. Sin embargo, elogiamos ahora a quienes casi nos obligaron a esta forma de existencia tan aberrante. “Yo tengo que devolver a mi tierra lo que mi tierra me dio a mí”, asegura alguien que agradece al sistema político cubano las oportunidades de formación recibidas en su juventud. A ti Ana María Salas te dio eso, pero a una mayoría del pueblo de Cuba, tu pueblo y mi pueblo ¿qué le dio? Has observado cómo están tus campos, tus ciudades, tus vecinos, tus campesinos y esos tantos cubanos que tuvieron una esperanza por la cual se consumieron trabajando y hoy mueren sin esa esperanza y con la agonía de verse burlados, por demás colmados de necesidades como cuando empezaron o quizás conotras agregadas por la “revolucion” . La normalización de las relaciones entre el gobierno cubano y la diáspora es una de las prioridades en la agenda del cambio asumido desde 2008. Hay palabras tan demagógicas, que son como verdugos en juerga. De las tantas formas de traición manifiesta del hombre, la más burda y miserable es aquella que se hace por dinero. Las manos llenas y el corazón vacio.

Esta entrada fue publicada en económica, pol)itica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las manos llenas y el corazón vacio .

  1. Armienne dijo:

    Nada quiero con la tiranía porque sería una traición a tantos muertos y a tanto dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s