Con seguridad el pueblo calla pero “No olvida el fracaso señor Fidel Castro”.

En la primera página del periódico Granma del martes 14 de octubre aparece a la izquierda en la parte superior y con grandes letras negras el articulo de Fidel: “Lo que no podrá olvidarse”, algo más abajo y con letras en menor escala “Denuncian impacto del bloqueo en mujeres cubanas” y a la derecha en letras rojas “Celac rechaza en la ONU programa subversivo de ZunZuneo”. Toda una página escrita para conmover al más insensible de los seres humanos. La Cuba víctima del monstruo del norte.
Para quien no conozca y no haya sufrido en carne propia las atrocidades practicadas sobre el pueblo de Cuba por Fidel Castro, producto de sus ególatras ínfulas de emperador y su guerra personal contra los EEUU la conmoción puede hacerle derramar una lagrima, pero para el instruido de la realidad del castrocumunismo, lastimado por las garras dictatoriales, la lagrima se convierte en asco y desprecio por el elocuente demagogo y su perverso periódico.
El objetivo del artículo es responder al publicado por el “The New York Times” titulado “Tiempo de Acabar el Embargo a Cuba”. La perversa lógica del megalómano es culpar al embargo y a los gobiernos norteamericanos del atroz barbarismo depredador de la nación y sí; hay algo que no se olvidara en muchos años: la desposesión de un pueblo de sus propiedades para someterlo a la servidumbre, los juicios sumarios y después al paredón. Las expulsiones, los destierros, la mano alzada y la lagrima en los ojos de los adioses indefinidos en los aeropuertos o frente a las costas, el cementerio de cientos de cubanos al norte de Cuba en el estrecho de la Florida, el hundimiento intencional del remolcador 13 de Marzo y los cadáveres de los niños que fueron a parar al fondo del mar o la boca de los tiburones en un hecho sin precedente en la historia marítima, las exclusiones sociales y el presidio político solo por pensar diferente. Los más de 3 000 jóvenes muertos en la aventura política de Angola para satisfacer sus ansias de poder mediante la fuerza de las armas, en fin, el terror implantado para impedir el librepensamiento y conducir al cubano a la miseria espiritual, todo esto será difícil olvidar, y no por conservar el odio sino por las cicatrices residuales de las heridas hechas al alma de la nación.

Sobre todo no olvidar que éramos una nación donde el individuo existía con la condición de ciudadanos y ahora somos unos restos de nación y unos fantasmas de ciudadanos. No olvidar el debilitamiento de la industria azucarera por su orden directa, el sector agropecuario y agrícola con campos negligentemente explotados. Nuestras ciudades rodeada de deformes barrios al borde de la marginación y calles destrozadas colmadas de basura he inundadas de aguas albañales y potables que circulan con indolencia. No olvidar que todo este desastre es el fruto de la “revolución” y de usted señor Fidel Castro secundado por su Partido Comunista (PCC). No olvidar que a un pueblo honrado y trabajador se le ha convertido en un pueblo ladrón y mentiroso porque nunca el salario suministrado por el Estado le ha servido para cubrir sus necesidades. No olvidar que se han violado los DDHH durante casi seis décadas y se siguen violando con impunidad y de forma generalizada. No olvidar que no tenemos derecho a formar escuelas cristianas, ni a legalizar partidos políticos.
No olvidar señor Castro la ratificación de las firmas de los pactos de los Derechos Políticos y Civiles y de los Derechos Económicos Sociales y Culturales para cumplirlos como programa de gobierno, tampoco olvidar las elecciones libres y democráticas que hoy se practican en toda América menos en Cuba, y sobre todo no olvidar que ustedes los que han gobernado durante todo este tiempo de depredación de la dignidad humana siguen gobernando bajo el descontento del pueblo.
Y si, en algo coincido con usted: El artículo del prestigioso periódico está escrito con gran habilidad, buscando el mayor beneficio para la política norteamericana y para aquellos ricos y acomodados norteamericanos y cubanos que además de haber olvidado los desmanes de la dictadura, olvidan también que las causas del embargo están vigentes, y que el presente no se diferencia mucho del pasado, pero claro, ante los cuantiosos beneficios a recibir cierran los ojos y los afecta la demencia, mientras el pueblo de Adentro y de Abajo seguirá sufriendo los abusos del poder.
Hay tontos que piensan que la erradicación del embargo obligara a Cuba a no justificar mas su fracaso culpando al imperio de sus penurias. ¿Acaso todos los gobiernos de izquierda no justifican las crisis y la pobreza en el actuar del gran país del norte. ¿Han estado embargados?. El de Cuba no lo hará diferente y se afianzara más en el poder. Primero la firma de los pactos, eliminación radical del bloqueo interno a los DDHH y después el embargo exterior tendera a su extinción.
IMAG0083 IMAG0346 IMAG0849_BURST005

Esta entrada fue publicada en económica, militar, pol)itica, religión, social y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s