YO ACUSO A RAÚL CASTRO Y AL GOBIERNO DE CUBA.

 
A LA POLICÍA NACIONAL REVOLUCIONARIA

A LA FISCALÍA PROVINCIAL DEL GOBIERNO DE CUBA QUE NO RECONOZCO PORQUE NO RESPONDE A LAS LEYES VIGENTES EN EL PAÍS, POR LO TANTO ME DIRIJO A LA HUMANIDAD.

Agustin Valentin Lopez Canino, ciudadano cubano, con identidad permanente número 55121605081 y dirección habitual en calle 313 Final , reparto El Globo, municipio Boyeros, provincia Habana, República de Cuba, comparezco y como es procedente en derecho digo sostengo:

Que vengo por medio del presente escrito, amparado en el ejercicio de queja y petición, reconocido en el artículo 63 de la Constitución de la República, y de su artículo 26 que reconoce que “toda persona que sufriere daño o perjuicio causado indebidamente por funcionarios o agentes del Estado con motivo del ejercicio de las funciones propias de su cargo, tiene derecho a reclamar y a obtener la correspondiente reparación o indemnización en la forma que establece la ley”, y a esos efectos consigno lo siguiente: —

PRIMERO: Nadie puede ser arbitrariamente detenido ni preso. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Así lo establece el Artículo 9 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH)y el apartado 1 del Artículo 9 y Artículo 10 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). El Estado cubano, mediante autentificación, dejó clara su intención de obligarse por los tratados internacionales en materia de derechos humanos, específicamente el PIDCP, firmado en Nueva York, el 28 de febrero de 2008. Igual derecho reconoce la Constitución cubana en su artículo 58 y el Artículo 241 de la Ley No. 5, Ley de Procedimiento Penal, única disposición legal que en el sistema jurídico cubano regula formas y el procedimiento para detener a una persona.

SEGUNDO: Violentando lo anterior declaro y asumo: siendo cerca de la 09 de la mañana del domingo 15 de junio de 2014. Íbamos yo y mi hermana por la calle tercera en Miramar. Antes de llegar a la esquina de 26 estaban dos agentes, un corpulento blanco que usaba espejuelos y un negro pequeño vestido con un pantalón de camuflaje de los que usan los destacamentos de asalto. Se desplazaron hacia la esquina por donde debíamos doblar. El negro me hablo para que me detuviera, sacó del bolsillo el famoso carnet del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE).
Parece para acá, –me dice- y me señala la parte de 3ra. Yo para mortificarle me quedo en el lugar, el insiste y me pide el carnet.
No lo traigo le digo, ustedes me conocen bien y si no pregúntenle a sus jefes, pero si tienen dudas soy Agustín López, periodista independiente, bloguero, publico en Voces Cubanas, mi número de carnet es el 55121605081.
Parece para acá- me dice- mientras enarbola el comunicador.
Lo sigo mortificando, se que quiere interrumpir la visibilidad por donde se acaba de marchar mi hermana y están las cámaras de las Damas de Blanco
¿Pero no me dijiste que aquí?,
No, allí- me dice-, y vuelve a señalar la otra parte de la acera pegado a la cerca para evitar visibilidad.
Cuando voy a ocupar el lugar indicado ya ha llegado una patrulla policial y dos uniformados de bajan hacia donde estoy. También una morena se ha detenido hacer preguntas.
Perdonen- dice la morena- saben ustedes quienes son esas mujeres vestidas de blanco que están reunidas en la iglesia?
Son mujeres cubanas vestidas de Blanco que desfilan en señal de protesta por la falta de derechos – le contesto yo-
Cállese me pregunto a mi-dice el oficial-
No, se equivoca, -le rectifico- dijo ustedes, y eso significa que se dirigió a ambos.
El esbirro me mira impotente, luego sigue hablando con la señora.
Y tienen permiso para hacer eso-le pregunta la negra-
No, pero nosotros se lo permitimos.
Pero eso no puede ser.
¿Dónde me pongo compadre?.
Ahí, pegado a la cerca.
No me van a cachear?.
Si, vírate de espaldas. Contesta el del carnecito repugnante
El policía uniformado me cachea, y me pregunta por lo que llevo debajo del pulóver.
La cámara y el teléfono- le contesto-
Quítale todo- le ordena el esbirro negro.
Y tu quien eres?- me pregunta la morena
Soy periodista independiente y por eso me llevan preso.
Preso no -rectifica el esbirro blanco-
Alzo la mano con una esposa cerrada y la otra colgando y le digo: ¿ esto no es preso?
No, eso es problema del reglamento.
Estudiaste periodismo- sigue preguntando la morena convertida ya en un agente.
Estudie maquinista naval.
Tú pagas al estado para ejercer el periodismo.
No me han querido legalizar.
Revisa la cuenta- me dice el policía-
Ya lo apague- le respondo- no hay problemas.
Se queda con la cámara y el teléfono, me lleva las dos manos a la espalda, cierra la otra esposa y me hala hacia el auto, abre la puerta trasera y me ayuda a sentar, luego cierra la puerta. La morena se ha quedado adulando al esbirro que oigo cuando le dice: esos son contrarrevolucionarios pagados por los EEUU. Me causo indignación aquel ignominioso comportamiento de los dos, me gustaría poderle responder.
El auto policial se detiene frente a la frente a la unidad del DTI de Playa situada en la calle 62 y 7ma. Ya la conozco no es la primera vez que me traen allí y pienso que no será la última mientras mi Cuba no sea un estado de derechos. Antes de abrir la puerta el uniformado de copiloto se comunica con el centro de la PNR y hace un llamado por planta para conocer de mi conducta social ante la justicia de la sociedad. Del otro lado le contestan
Da una clave que no entiendo y dice mi número de carnet:
El 5512 1605081.
Positivo a nombre de Agustín López procesado por hurto- le contestan desde el centro de datos de la PNR.
El copiloto militar apunta algo en la tablilla y se baja, me abre la puerta y me ayuda a salir. Quizás dejo apuntado en el papel lo que le respondieron por la planta. Quién sabe si tengo fabricado un expediente por hurto en los órganos de justicia. El sistema judicial además de estar corrupto está sometido a la política y bajo el mando del presidente mediante los órganos de la seguridad, ningún jurista puede desobedecer una orden de los altos mandos del gobierno. El delito de prevaricación esta a la orden del día, y no es una especulación, está demostrado. Las personas marcadas con el delito de CR, además de ser excluidos sociales y puestos en la condición de parias, judíos en el fascismo, no tienen garantías procesales, las sentencias a ellas vienen dictada por orden del presidente a través de los coroneles y generales que componen el MININT u otra fuerza represiva involucrada y para ser exacto todas las fuerzas militares están vinculadas a este fraude de justicia, pues quien no la realiza directamente la permite.
Hermano- le digo a los uniformados- jamás he sido procesado por nada, excepto una multa por alguna contravención nunca he recibido proceso judicial ni sanción alguna. Rectifica.
Y entonces como te sale el hurto.
Condiciones, el mal trabajo y la irresponsabilidad de ustedes.
Si, eso pasa a veces- contesta el uniformado mientras me indica que lo siga.
Subo la pequeña escalinata, los demás uniformados que se encuentran en la recepción ponen la atención en mi llegada, uno de los policías que me ha traído me indica un asiento a un costado de la carpeta y de frente a la entrada, ocupo el mismo puesto que en una ocasión el año anterior, espero que los cubanos recuperen el valor y la dignidad suficiente para yo no volver a ocupar esta silla el año próximo. El policía de la tablilla conversa algo con los demás, voltean el rostro y me miran, luego el otro se acerca y me quita las esposas, no parece habérmelas apretado pero en la mano derecha me queda una profunda marca, me froto con la izquierda hasta que recupera la circulación y la piel vuelva a su estado normal. El esbirro de la seguridad a dicho que no me han detenido, que no estoy preso, debo estar loco o confundiendo este centro turístico con una unidad policial y los uniformados de la PNR con grados en la hombreras con tomfas y pistolas son empleados de la corporación. Una joven oficial vestida con el traje del MININT me llama y la sigo hasta una oficina con dos mesitas habilitadas como escritorios, una está ocupada por otra joven también vestida de verde olivo. Saludo y me siento frente a la otra, donde la mestiza ya ha ocupado el otro lado y toma una hoja de papel y una pluma. Levanta la vista y me pregunta el nombre.
Agustín Valentín López Canino- le respondo.
Cómo?
Canino. Escribe y se queda por unos instantes meditando, parece haber olvidado algo del protocolo militar, de la ética que le han ordenado las autoridades superiores, luego vuelve a mirarme el rostro, le sostengo la mirada.
Es usted padre?
Si, tengo tres hijos.
Felicidades, hoy es el día de los padres.
Gracias, pero yo no tendré felicidad hasta que el régimen cambie y las cosas sean diferentes, y no se practiquen tantas injusticias sociales, ni se violen tanto los derechos.
Si, pero eso tiene que ser poco a poco.
Las palabras del ilegitimo presidente me asoman a la mente. Sin prisa pero sin pausa, el no necesita la prisa su prole esta segura disfrutando de las mieles del poder.
Si, con esa esperanza hemos sacrificados varias generaciones. Ya no hay tiempo de espera, es la hora o nos perdemos.
La muchacha no sigue la conversación, sabe que no la podría sostener sin mentir con desvergüenza. Sabe también que es algo irónico desearme felicidades por el día de los padres mientras me llena un acta de detención donde está obligada a colocar en el motivo un delito indefinido: CR o la voluntad del presidente sin ninguna base de justicia, está precisada a convertir un derecho humano en un delito.
Algún día, muchos de los que respaldan esta atrocidad comprenderán que CR es similar a un crematorio en un campo de concentración de la Alemania Hitleriana o la masacre de Tlatelorco en Méjico, peor diría yo, porque CR intenta matar lo mas patriótico de la dignidad cubana, la esencia de lo que en última instancia nos ha definido como nación alguna vez.
Vuelve a concentrarse en la planilla y yo alzo la vista hacia la ventana por donde penetra la blanca luz ya del medio día. Afuera, sobre una hoja del cocotero situado en la acera un negro totis entona su canto y mira hacia dentro, quizás sea padre también. La diferencia es que el solo tiene hijos negros y yo las tengo de todas las rasas y colores y muchos, muchos hijos cubanos, quizás cientos, miles, millones que aun no conozco y no conocen que fui un promiscuo espiritual con sus madres para darles el derecho a vivir con dignidad que sus padres no le entregan.
Dirección.
Calle 313 final, Calabazar el Globo.
Donde nació.
Villa clara pero cuando aún era Las Villas.
Padres?
Agustín y Araceli.
Al recordar a mi madre sepultada en un olvidado lugar en el cementerio de Colon, solo dos años atrás en unos de los días más complicados de mi vida acompañado por un grupo de pensadores diferentes el régimen calificados como CR también, bajo la atenta vigilancia de las fuerzas represivas, la garganta me anuda y una de las tantas lagrimas petrificadas detrás de mis ojos se mueve inquieta. Alzo la vista hacia la ventana de nuevo. En la hoja del cocotero ya no está el totis, ha volado, es libre.
Es casado o soltero.
Soltero.
Trabaja.
Si, periodista independiente.
Si, pero eso no es un trabajo.
Ahora me estoy burlando de la ley con la seriedad y el respeto que me concede mi condición de persona humana, pero ella se ve en la obligación de negármelo porque solo el poder define lo que es trabajo.
Mi último trabajo fue taxista por cuenta propia hasta el 2006. Pero mi profesión es oficial de maquinas de la marina.
Escolaridad?
Técnico medio.
12 grado.
Si creo que sea 12 o 13 quizás. El trece trae un dicho cubano muy vulgar, nunca lo ha pronunciado pero lo he escuchado y esto es intencional para los dos esbirros que me apresaron y que Dios me perdone.
¿Este teléfono y esta cámara son suyos?
Si.
Me entrega el acta y la leo. Lo único que me interesa es saber que ha escrito en el motivo o causa de la detención. CR dice en el centro de las líneas. Entonces recuerdo que eso le hice saber al comandante Fidel Castro en una carta entregada personalmente en el Consejo de Estado en la década del 90. Decía “Si la revolución es esto que está pasando, violación de derechos, corrupción, hipocresía política, doble moral que es peor que no haberla tenido nunca, conciencia de circunstancias, estatismo, prostitución del carácter, fraude; júzgueme usted como el más acérrimos de los contrarrevolucionarios y me seria honorable ir a prisión por ello.
Me indica donde firmar y estampo mi rustica y sencilla firma capaz de ser fácilmente falsificada.
La mestiza se levanta con el acta en la mano, parece que se han dado cuenta la violación constitucional y además de orden interior que estaban cometiendo en las detenciones al no levantar acta de detención en el caso de las personas encerradas por CR y detenidas por la CI. Por lo menos a mí en las múltiples ocasiones que me habían detenido, solo en Bayamo intentaron levantarme un acta de detención que no firme porque nada de lo que decía en el motivo de la detención era real. Me fueron devueltas mis pertenencias cerca de las 15 horas o sea cinco de la tarde cuando fui liberado.
TERCERO: Que el Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) al que presumo pertenecen los agentes que me arrestaron,, con la participación activa de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), para impedirme ejercer mis legítimo derecho a asociarme, reunirme y hacer mi trabajo de periodismo, reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), violentando las reglas y normas de las Naciones Unidas en la esfera de la prevención del delito y la justicia penal.
CUARTO: Que en el momento de mi arresto las autoridades no me presentaron orden de detención emitida por el tribunal u otra autoridad con funciones judiciales, ni tampoco fui presentado ante las mismas para que decidieran acerca de la legalidad de mi detención, violentando el Principio No. 4 del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión y el Artículo 9, apartados 3 y 4 del PIDCP.

QUINTO: Que no violente el Código Penal ni incurrí en ninguno de los delitos previstos y sancionados en esta ley ni en ninguna vigente en el país, por lo que los agentes actuantes violentaron el Artículo 11 apartado segundo de la DUDH, el apartado 1 del Artículo 15 del PIDCP y el Artículo 59 de la Constitución de la República de Cuba.
1

OCTAVO: Que los oficiales actuantes, al arrestarme arbitrariamente, violentaron el artículo 5 del Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que establece que “Ningún funcionario encargado de hacer cumplir la ley podrá infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, ni invocar la orden de un superior o circunstancias especiales, como estado de guerra o amenaza de guerra, amenaza a la seguridad nacional, inestabilidad política interna, o cualquier otra emergencia pública, como justificación de la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”.
NOVENO: Que los agentes actuantes me dieron un trato denigrante al registrarme y esposarme en la vía pública siendo yo un individuo de pacifico y sin oponer resistencia, violentando el apartado 1ro del artículo 10 del PIDC y del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, el principio No. 6

DÉCIMO: Que los agentes actuantes nunca me informaron el motivo de mi detención violentando el Artículo 9, Apartado 2 del PIDC y del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, los principios No.10 y 13

DECIMOCUARTO: Que los agentes actuantes no me permitieron realizar una llamada telefónica para avisar a mis familiares sobre la detención violando lo establecido en el segundo párrafo del artículo 244 de la Ley de Procedimiento Penal vigente en el país y del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, los Principios 15 y 16.
DECIMOCTAVO: Que los oficiales actuantes, al arrestarme arbitrariamente, violentaron el artículo 1 del Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley2 que establece que “Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley cumplirán en todo momento los deberes que les impone la ley, sirviendo a su comunidad y protegiendo a todas las personas contra actos ilegales, en consonancia con el alto grado de responsabilidad exigido por su profesión”. Según los estándares internacionales la expresión “funcionarios encargados de hacer cumplir la ley” incluye a todos los agentes de la ley, ya sean nombrados o elegidos, que ejercen funciones de policía, especialmente las facultades de arresto o detención, incluyendo las fuerzas de Seguridad del Estado.
DECIMONOVENO: Que los oficiales actuantes, al arrestarme arbitrariamente, violentaron el artículo 2 del Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que establece que “En el desempeño de sus tareas, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley respetarán y protegerán la dignidad humana y mantendrán y defenderán los derechos humanos de todas las personas.

VIGÉSIMO: Que se violentó el articulo Artículo 8 del Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que establece que “Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley respetarán la ley y el presente Código. También harán cuanto esté a su alcance por impedir toda violación de ellos y por oponerse rigurosamente a tal violación. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que tengan motivos para creer que se ha producido o va a producirse una violación del presente Código informarán de la cuestión a sus superiores y, si fuere necesario, a cualquier otra autoridad u organismo apropiado que tenga atribuciones de control o correctivas”. Igualmente obligación impone el principio 7 del Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión.—————————————————————————————————-

POR TANTO
De la DIRECCIÓN NACIONAL DE LA POLICÍA NACIONAL REVOLUCIONARIA intereso, como organismo apropiado con atribuciones de control y correctivas” con facultades para examinar reclamaciones y denuncias de violaciones cometidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, admita este escrito e investigue los hechos aquí denunciados y someta a los funcionarios actuantes, a procedimientos penales, por haberme detenido arbitrariamente y torturado tanto física como mentalmente.
De la FISCALÍA PROVINCIAL DE LA HABANA intereso, como organismo apropiado con atribuciones de control y correctivas” con facultades para examinar reclamaciones y denuncias de violaciones de los derechos humanos cometidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, admita este escrito e investigue los hechos aquí denunciados, someta a los funcionarios actuantes a procedimientos penales por haberme detenido arbitrariamente y torturado tanto física como mentalmente, y se pronuncie mediante resolución sobre las violaciones de los derechos humanos aquí denunciadas, teniendo en cuenta además que la Ley No. 83 e 11 de julio de 1997, “De la Fiscalía General de la República”, en su artículo 7 inciso c) establece que “la actividad de la Fiscalía General de la República tiene como objetivos, además de los fundamentales que le asigna la Constitución, los siguientes: c) proteger a los ciudadanos en el ejercicio legítimo de sus derechos e intereses”. En su artículo 24 establece que La Fiscalía General de la República por medio del Fiscal designado, atiende, investiga y responde, en el plazo de sesenta días, las denun­cias, quejas y reclamaciones que en el orden legal formulen los ciudadanos. En el apartado 2 advierte que “Si en las investigaciones a que se refiere el párrafo anterior se aprecia que han sido violados los derechos de algún ciudadano, el Fiscal actuante dispondrá mediante resolución que se restablezca la legalidad””.
Como todas estas entidades, están tomadas por la irresponsabilidad, la corrupción y el sometimiento incondicional a la política del gobierno de Cuba dirigido antes por Fidel Castro y ahora por su hermano Raúl Castro y el Partido Comunista, agusanadas por la autocracia y la burocracia, dirijo esta queja a las más altas instituciones y al actual Presidente de la república y al alto comisionado de las UN, no aceptando que el gesto de bondad de los médicos que prestan servicio como servidumbre en África sirva de paraban para las violaciones de derechos y los abusos de poder en Cuba.

La Habana, 13 de diciembre de 2013
Agustín Valentín López Canino.

Esta entrada fue publicada en militar, pol)itica, social y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s