El Dictador y el día de los Reyes Magos en Cuba

IMAG1241 IMAG1242 IMAG1243 IMAG1244 IMAG1245 IMAG1246 IMAG1247 IMAG1248 IMAG1250 IMAG1275 IMAG1295
Centenares de juguetes fueron repartidos entre cientos de infantes el día tres en la Sede de las Damas de Blanco situada en la Calle Neptuno #963 en Centro Habana.
La líder de la pacifica organización Berta Soler había prometido hacerle una fiesta a los niños en conmemoración del día de los Reyes Magos. La tradicional celebración mundial quedo prácticamente extinguida en Cuba después del ascenso de Fidel Castro al poder e intentar cambiar las tradiciones del pueblo y también celebradas en el mundo. En nombre de la “revolución” el régimen castrista no solo prohibió la celebración de tan sublime acontecimiento el día seis de enero, también fueron vedadas las celebraciones navideñas. El pueblo quedo impedido de la práctica religiosa de la semana Santa en la que se dedicada a cumplir ciertos preceptos de la iglesia Católica en honor a su fe Cristiana. Las procesiones donde se transportaba en brazos la imagen del mutilado cuerpo de Cristo que usualmente eran seguidas por la mayoría de los pobladores de la isla, así como las acostumbradas comidas el 24 y el 25 de diciembre quedaron como provocaciones contrarrevolucionarias propensas a ser consideradas delitos y atentados contra la independencia.
Este día tres de enero más de 400 niños mayormente hijos y familiares de pensadores diferentes a la ideología Castrista y algunos de familias pobres que se atrevieron a asistir, recuperaron su día de felicidad y regocijo arrebatado con indolencia por la egolatría del “máximo líder”.
El año anterior se intento hacer algo parecido pero unos días antes se presentaron las fuerzas represoras del régimen y sustrajeron todos los juguetes destinados para la celebración, por lo que esta vez, el domingo 28 en la reunión pública acostumbrada a realizarse después de la misa en la iglesia de Santa Rita, en el parquecito de 5ta avenida, la líder advertirtio categóricamente al presidente de la república Raúl Castro y a las fuerzas represoras; que no se dejarían quitar los juguetes, ni absolutamente nada destinado para la fiesta de los niños. Esta advertencia recibió el apoyo de todas sus seguidoras y un grupo de activistas opositores al régimen incluido también periodistas independientes.
La fiesta transcurrió con normalidad sin interrupciones de las fuerzas represoras. Cada niño, además de recibir uno o varios juguetes disfruto de un delicioso pastel, algunas golosinas mas como, chocolates, galleticas, caramelos y refresco. Pequeñas cosas que colman la felicidad de los niños pero que no está al alcance del salario de un obrero revolucionario.
Nada, que Fidel Castro y su “revolución” no se percataron de que atentar contra las tradiciones de un pueblo sean torpes o civilizadas es como devorarle el alma, y eso es imperdonable.
A pesar de que ninguno de los niños supo contestar la pregunta de quienes son los Reyes Magos y una niña se lo agencio a las Damas de Blanco, estos niños por lo menos este año tuvieron su día de reyes. Esperemos que el año que viene también se extienda, y se recuperen con alegría todas las tradiciones destrozadas por el fanatismo de Fidel Castro y su “revolución”. –Digo- con alegría, porque desgraciadamente se han ido recuperando ciertas costumbres pero más parecen exequias que festejos tradicionales.

Esta entrada fue publicada en económica, pol)itica, religión, social y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s