La caravana del terror amplía su impunidad.

Son las 08 con 30 minutos del domingo 7 de Junio. Estoy en casa de mi hermana y bajo a la calle con las intenciones de comprar pan para el desayuno. Una patrulla de la PNR con dos policías uniformados y un esbirro de la Gestapo castrista ya me esperan a unos metros de la salida y no me dejan realizar la acción. Durante los días anteriores había sido advertido para que dejara de asistir los domingos al parque Gandhi.
Sostengo una conversación con el sicario de la dictadura, que después de utilizar varios sucios y perversos métodos de persuasión para que no asista a Santa Rita, incluyendo la amenaza sutil, me ordena que me vista para que lo acompañe. Soy introducido en la patrulla bajo órdenes expresas de los mandos superiores y después de transitar por varios lugares de las afueras de la Habana soy abandonado en la autopista central a unos 20 km de la ciudad con la amenaza de que no puedo ir a Santa Rita el próximo domingo.
104_0401 104_0402 104_0403 104_0404 104_0405 104_0406 104_0407 Debido a que el movimiento Damas de Blanco se ha mantenido marcando la diferencia entre un justo y digno acto de justicia y unas denigrantes relaciones entre los gobiernos de Cuba y los EEUU,plegadas al deseo dictatorial del gobierno castrista. La tiranía de Raúl Castro ha hecho todo lo posible para desintegrar el movimiento, utilizando sobre sus miembros y demás personas que apoyan o se presentan al lugar todos los métodos de represión posibles; chantaje, soborno, amenaza sutil directa e indirecta, calumnias, intentos de descalificación mediante difamaciones, perversos actos de repudio por turbas carentes del más mínimo ápice de dignidad y torturas psicológicas.
Habiendo fallado y viéndose imposibilitada de acallar sus voces, desde el día 17 de diciembre del 2014, en que Obama anuncio el restablecimiento de relaciones entre la dictadura y el gobierno de los EEUU sin condicionamiento con el respeto por los DDHH, han recrudecido la violencia y la tortura directa sobre sus cuerpos físicos como último recurso.
Cada domingo después de ser arrestadas violentamente todas las personas pacifistas de ambos sexos que concurren al lugar, son conducidas crudamente esposadas hacia centros penitenciarios donde son mantenidas con las esposas apretadas por varias horas. Ahora también se ha agregado para muchos, la detención al salir de sus viviendas, para, después de ser amenazados ser abandonados en lugares apartados de la ciudad.
A los pocos periodistas independientes que nos atrevemos asistir al lugar, después de ser arrestados, las imágenes que logramos tomar con nuestros móviles son borradas con la intención de que el pueblo no las conozca y que no salgan al exterior.

Esta entrada fue publicada en militar, pol)itica, social y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s