d-La caravana del terror. El estrangulador.

Termina todo y recogen las armas de destrucción masiva portada por las Damas de Blanco, los gladiolos y las banderas cubanas con el grabado de la Virgen de la Caridad que se colocan en el cuello, son guardadas en un bolso. Enfermos, lesionados y quizás alguno con otro motivo que supongo exista sin el menoscabo de la calidad humana, se retiran por 5ta para que no sufran el maltrato.
Me desplazo adelante para tomar un video y una foto de la salida. Ya en la calle tercera se mueven las tropas castristas, civiles y uniformados van cercando la comitiva, a la misma salida de 26 se abalanzan sobre nosotros, cierran el tránsito desde treinta hasta 28. Los pasquines con el nombre y el rostro de los presos políticos unos, y otros con las víctimas del remolcador 13 de Marzo, son colocados en las cercas acompañados de los gritos de libertad. Logro hacer un corto video y guardar el teléfono antes que uno de los esbirros se abalance sobre mí y me agarre por las manos, no hago resistencia. Delante de mi Antúnez se desplaza al centro de la calle y unos matones le caen encima intentando torcerle los brazos, grita “abajo la dictadura”. Mi grito de libertad no se hace esperar. El esbirro que me lleva es un muchacho delgado pero musculoso. Me introduce el delgado antebrazo en el cuello y me estrangula con todas sus fuerzas. Mi cuello no es blando, fueron muchos los años sobre el tatami y jamás nadie pudo estrangularme, contraigo el cuello pero la estrangulación está bien puesta, con el antebrazo; como me decía el profesor de yudo, no me queda alternativa que liberar el brazo derecho y con el ayudarme para no llegar al desmayo. Todo aquí es desventaja, no puedo ni siquiera defenderme, es la lucha no violenta. Pudiera hacerlo volar por encima de mi cabeza y estrellarlo contra el pavimento, lo hice decenas de veces con hombres bien corpulentos y con el doble de mi peso. El que esta prendido de mi cuello solo tiene unos 60 kilogramos, no me sería difícil hacerlo volar, pero el golpe contra el pavimento podría ser muy peligroso para él. Yo tengo 59 años y ya he vivido bastante, pero él unos treinta, quizás tenga una esposa con hijos pequeños que lo esperan en su casa y sería terrible que por culpa de los tiranos que gobiernan el sufriera un mal golpe y quedara lesionado. He lanzado por encima de mi cientos de hombres físicamente superiores a mi, pero siempre en un juego y nunca con la intención de dañarlos. Debajo estaba el tatami.
Aunque en este caso se trata de salvar la vida no quiero hacerlo a cambio de que peligre la de otro ser humano. Deseos no me faltan de quitarme la estrangulación porque lo que si no voy es a callarme, pero no hago nada, resisto a pesar de saber que como me decía el profesor en el tatami la estrangulación bien puesta solo tiene diez segundo para caer en lo inconsciente y después morir. Contraigo con todas mis fuerzas el cuello, el también aprieta. Por suerte Berta y dos Damas mas se dan cuenta que me está matando y le van encima gritándole: suéltalo que lo matas, no vez que puede ser tu padre. El brazo que me estrangula sede y vuelvo a tomar aliento para volver a gritar “libertad”, es un acto reflejo que no puedo dominar. Nuevamente siento la presión, ahora con más fuerza, pero he logrado presionarle su antebrazo con mi mandíbula inferior y esto me da tiempo para otros gritos sin que me mate tan fácilmente, no obstante logro decirle que me está matando, pero eso solo hace que apriete mas, me dejo caer para dándole a entender que si sigue apretando me queda poco, pero tampoco sede.
No encuentro explicación civilizada y lógica para que un hombre sin haber recibido ni ofensa ni agresión tome a otro de esta forma e intente matarlo porque este solo grite “libertad”. Quiero decir que aun estoy bien entrenado, si actúan así contra un hombre de mi edad que no esté preparado puede que lo maten. Berta y las dos Damas vuelven contra él hasta que se ve obligado a soltarme el cuello ya cuando casi debía tomar una decisión de vida o muerte. El jefe aparece y me retiran hacia una cerca. El mastodonte negro trae a Marcelino y lo coloca a mi lado, lo impreca y lo golpea, Marcelino le responde que si estuviesen solos se defendería, el corpulento negro lo empuja contra la cerca y lo obliga a permanecer de espaldas a la calle invitándolo a ir a fajarse de tu a tu a la costa, aprovecho y le digo que me traiga al que me estrangulo para la costa a ver si puede repetir la acción. Todo esto siempre queda en palabras, una porque los hombres que actúan así la mayor parte de ellos son cobardes, solos serian otra cosa; otra, porque sería ya un abuso muy declarado de la fuerza.
Además del gigantesco negro tenemos detrás varios policías y sicarios que nos obligan a mantener el rostro contra la cerca, no obstante, desobedeciendo la orden de voltear el rostro lo hago y veo que el centro de la violencia se ha desplazado hacia la calle 24, no puedo definir como están sucediendo las cosas. Uniformados y miembros de la Gestapo Castrista corren hacia el lugar acompañados de la turba traída de algún centro de trabajo bajo amenaza de perder la javita con el aseo personal, el estimulo en cuc, el carnet de la juventud o del partido, o el mismo puesto donde malversan y roban al pueblo para poder sustentar a sus familias y vivir un poco por encima del cubano de a pie, aseguro que allí no hay un simple obrero de los que recogen basuras en las calles, o trabajan dando atención a las aéreas verdes o en otros duros trabajos que no tienen nada que perder. Un auto blanco se atrevió a desobedecer la prohibición de circulación. Uno de los sicarios le dice a otro: tómale la chapa. Eso quiere decir que después el desobediente se verá en problemas. Buscar en : https://youtu.be/eBO_TdHn-eQ

Esta entrada fue publicada en militar, pol)itica, social y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s